Me siguen...

Traductor

miércoles, 8 de diciembre de 2010

EL PICHÓN

Se equivocó la paloma, así dice la canción...
Abro la puerta de mi casa, sentadito y confortable, estaba el pichon tomando el sol.  Lo tomé y lo deposité en la rama del árbol, donde se veía el pequeño nido.  Como todo niño curioso, este pichón, apenas sus alas le dieron aire, levantó el vuelo, pero no llegó lejos, sin pericia y cansado cayó en mi jardín.  Pasó el tiempo, y olvidé el ave.   Caía la tarde, oía el alboroto de mis nietos, venían felices a mostrarme el hallazgo, el pichón.  Se lo pasaban uno al otro, el mas chico traía una caja donde lo "guardarían" calentito, le pusieron agua, semillas y unas ramitas para que no extrañase el nido.  Los niños conocen el mundo y las personas, a través de sus necesidades, amor, comida, frío, calor, aseo.  Sentados en el piso miraban la paloma, ella a su vez, también los miraba como esperando.  Mutuamente se cansaron, el pichón se adormeció acurrucado, los niños se aburrieron, en definitiva, quedé con el intruso.  La picazón no les daba paz, las itas, a los tres los metí en la tina jabonosa.  En mi andar nocturno por la casa, el insomnio es mi amigo, nunca falta a la cita, llegué hasta la caja donde el ave seguía esperando,  que su mamá le deglutiera la comida en  buche.  Veía los minúsculos insectos abandonar el cuerpo a medida se enfriaba y moría, lentamente,  adormecido.  Por la mañana, llegaron los niños - Abu ¡¡¡  se fue el pajarito-       -Si temprano le abrí la ventana y se fue volando-
Salieron al jardín a buscar otro audaz pajarillo a quien salvar.

24 comentarios:

  1. me hiciste llorar buena amiga. un besin de esta asturiana y gracias por hacer que sigan pensando tus nietinos que el pichón salió volando en busca de su libertad.

    ResponderEliminar
  2. Lindo cuento..lastima que el pichón no pudo sobrevivir...pero como dice mi amiga Ozna hiciste bien en no decirles nada a tus nietecitos de la muerte del pichón... una mentira piadosa no hace daño...disculpa por entrar a tu casita virtual sin permiso...pero no me quise ir de aqui sin comentar esto que me gusto leer...te deseo un hermsoo día en compañía de los angelitos que tienes como nietos...un abrazo de un alma enamorada de la vida y del amor...Dios te bendiga

    ResponderEliminar
  3. Pinchoncito, que murió de frio sin el calor de su madre paloma.

    Que bien hiciste que tus nietos no supieran su final.

    Les evitaste un sufrimiento y desilusión.

    Besos abu, Montserrat

    ResponderEliminar
  4. ¡Ay, querida abu, ese es el problema que a veces por querer ayudar nos equivocamos. La intención de tus nietitos era divina y la tuya al ser tan buen compañera de sueños, también.
    Pobre Pichón pero no fue con mala intención.
    Besitos abu querida.

    ResponderEliminar
  5. Qué tierno,madame. Mejor no decirles la verdad, y dejarles creer que lo habian salvado. Lo contrario hubiera sido demasiado cruel, un golpe a su inocencia.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. Abuela, viví algo muy parecido con un pajarillo...que bello lo cuentas!, un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. una vueltecita por tu blog...echaba de menos tus relatos,pura vida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Que ternura!!

    Es mejor asì.

    Algunas mentiras, son necesarias.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Cuantas veces cambiamos finales...
    Que bello fue leerte, cielo.
    Me he emocionado...



    Un abrazo con el cariño de la amistad.

    _Charo Bustos Cruz_

    ResponderEliminar
  10. BELLISIMO TEMA, MUY SENSIBLE. Y SE NOTA QUE LO HAS VIVIDO JUNTO A TUS NIETOS. ESO DICE QUE ERES UN GRAN SER.
    BESOS

    ResponderEliminar
  11. Ja! Cuanta ternura entre pajarillo, abuela y nietos. Y hay amor, sobra amor!

    ResponderEliminar
  12. La ternura del relato se eleva fundiendo la vida y la muerte del pichoncillo con tu amor de abuela. ¿Para qué hacer sufrir a los críos si puedes hacerlos sonreír con tu tierna sensibilidad?
    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Auch, pobrecito pichón. Las aves que mueren siempre me dejan una sensación de tristeza.

    Un abrazo querida abuela

    ResponderEliminar
  14. Lindo cuento querida Abue, sentí tristeza con la muerte del pichón, Felicitaciones por éste.

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Ventajas de ser abuela, algunas veces se ve venir el final y a esos pequeñuelos se les evita una tristeza, que ya las tendrán .
    Cuando uno se cae del nido prematuramente es dificil volver y seguir creciendo, ¿ verdad?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Abuela, el relato no sólo es muy bueno, sino que es muy real. Cuando un pichón cae del nido, es muy difícil que pueda sobrevivir, apenas algunas especies soportan que el ser humano haga las veces de madre alimentándolo artificialmente. El detalle sobresaliente es la mentira piadosa a unos niños que deben conocer el mundo de a poco, sin las rudas realidades de la adultez.
    Un beso enorme.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  17. Real y triste cuento a la vez, pero tu hicistes que tus pequeños lo conocieran hermoso y bonito.


    Un abarazo querida aabuela.

    ResponderEliminar
  18. Niña, me hiciste recordar a los pájaritos que a diario veo, son libres sobre los arboles, ojalá que ninguno quede adormecido de frío.
    Besos Abu.

    ResponderEliminar
  19. Muy bello como escribes, Abuela. Me gusta tu forma de ver la vida, y la muerte. Besos querida amiga

    ResponderEliminar
  20. No sabes cuántos pichones he intentado salvar toda mi vida, Abuela querida, no sólo de paloma, sino de todo tipo de pájaros, hasta de cuervos. Sólo en dos ocasiones he tenido éxito, incluyendo al susodicho cuervo. ¿Y sabes una cosa para mí inaudita? Por dos años consecutivos regresaba el cuervo a picar el vidrio de mi ventana, como saludándome, y luego se iba. Después, no volvió más. Elijo pensar que hizo nido lejos y ha fundado su propia familia. Muchas veces he tenido que ir a a la farmacia a buscar champú para matar los piojillos que casi siempre tienen estas aves en el nido. Hoy me hizo llorar tu relato, por cercano y por tierno. Muchos besos para ti y un abrazo apretado, ya sin piojillos que nos den picazón ni nos hagan ronchas, jajajaja.

    ResponderEliminar
  21. Cuanta terura hay en tus palabras, me recordaste a mi abuela que hacía lo mismo cuando alguna de nuestras mascotas se iba, ella era la primera en darse cuenta y nunca nos dejó apenarnos por ello.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  22. Hola, mi querida Abu, hiicste bien en decirles a tus nietos que el pichón había salido volando, sino sufrirían mucho, los pobrecitos.

    Un beso enorme y disfruta mucho del fin de semana, amiga mía.

    ResponderEliminar
  23. Hola

    Me llamo Felicia , soy administradora de un directorio y tengo que decir que me ha gustado tu página, me encanta el contenido que publicas, creo que tu decisión fue la correcta.
    Por ello, me encantaría contar con tu sitio en mi directorio, consiguiendo que mis visitantes entren también en su web.

    Si estás de acuerdo. Házmelo saber.

    Suerte con tu web!
    Felicia

    Mi correo es felicia.alvarado@hotmail.com

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.