Me siguen...

Traductor

miércoles, 1 de diciembre de 2010

REINA DE LA NOCHE.

Reina de la noche, así le llamaban.  Ella dominaba el mundo sin luna ni estrellas, los únicos brillos eran de fantasía, lentejuelas y luces de neón.  Mientras aspiraba el dudoso cigarrillo, y se perdía en volutas anilladas que ahogaban su alma, pensaba en su vida, debía sentirse orgullosa, era una de las pocas mujeres que, resistió los embates del submundo hasta lograr incorporarse al poder que lo regía.  Era la reina, se rendían a sus pies, por seducción, temor, intereses oscuros, aun así, el poder la encerraba en su soledad, y se daba cuenta que no había vivido, ni amado.  El único que retiraba su paga era el tiempo, sus ojos sin brillo, su piel que comenzaba a rendirse y plegarse, su pelo gastado  tanto cambiar su color, su boca carmín,  una mueca,  aun en la risa.  Debe y haber, todo el haber estaba en ese cuarto.  Cuanto pasó sin ver el sol... sin vivir un día, era toda blanca, con esa blancura del vegetal  en  sombras, débil como él.  No resistiría, ella lo sabe, el choque vital de encontrarse en la lucha cotidiana de los días, donde nada puede ocultarse, y las miserias, lucen como las virtudes bajo el sol.  Bebió un largo y lento trago del gran vaso, luego aspiró por el cornete, se relajó y se entregó a los goces de su único amor, una lágrima caía en su vestido, brillaba como el lamé.  Ya estaba dispuesta, lista para el amanecer, cuando asome el sol, ella estará en las antípodas.  Ya no ansiaba el regreso, como dijo alguien alguna vez, "el carro estaba demasiado lleno", ya no hay vuelta atrás.

17 comentarios:

  1. Que tristeza me ha inundado leyendo este post. He podido ver perfectamente a esa mujer y me ha emocionado hasta las entrañas.

    Te dejo un abrazo inmenso

    ResponderEliminar
  2. Hola:

    La reina de la noche. Un ocaso para esa diosa.
    Es el vacio interno de tantas mujeres bellas, que vivieron sólo del placer y los halagos, de su belleza externa.
    ¿Cuántas habrá asi?.

    Triste final, como la letra un tango para poner música.

    Besos, amiga mía, Montserrat

    ResponderEliminar
  3. Que lindo,Abuela. Me encanta la cadencia de este escrito. Como se nos presenta ese lento caer en el sopor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Pero fue la reina de la noche, y eso nadie podrá quitarselo. Disfrutó de su vida, la hizo plena e intensa, y la vivió como quiso vivirla.
    Todo acaba. Lo triste es para aquellos en los que ni siquiera comienza nunca.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. La belleza se acaba,pero fué la reina de la noche y ella quiso que así fuera.
    Bonito escrito aunque un poco triste,pero así es la vida.

    Bonito dia amiga y un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Bello relato, quién pudiera ser reina de la noche, aunque sea una vez en la vida. Linda manera de empezar mi jueves, leyéndote.
    Besossssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  7. "más vale ser rey del calabozo que no ser rey de nada, ¿cuántos reyes conoces tú?", cita de una película que ahora no recuerdo. La vida es alrga, la felicidad, siempre posible :D
    Un abrazo y gracias por comentarme, y muchas gracias por seguirme! :D:D

    ResponderEliminar
  8. Abuela frescotona: He conocido mujeres que han brillado alguna vez,pero que por haber tenido el "privilegio" de ser una estrella, renunciaron a una vida propia, de manera que cuando llegan a la ancianidad no tienen nada, ni siquiera un hijo o una hija que se acuerde de ellas o si tuvieron hijos, se han ido lejos a hacer una vida menos glamorosa, pero más real.
    Con mi cariño: Doña Ku

    ResponderEliminar
  9. ES MUY TRISTE TU POST. SABEMOS QUE SOMOS RESPONSABLES DE NOSOTROS MISMOS.
    BESOS

    ResponderEliminar
  10. El poder siempre tiene un precio, y además, ofrece la única compañía de la soledad...
    Una "reina de la noche" que se quedó por siempre en la noche eterna.

    ¡Muy bueno, abue!

    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  11. Abuela:

    Ella fue reina y ya es algo... quizá no lo mejor que pudo haber sido pero no paso imperceptible...
    Coincido en que la tristeza brota de estas letras, siempre tan sentidas, aleccionadoras y honestas.

    Un gran abrazo!

    ResponderEliminar
  12. Querida Abuela

    Dicen que quien vive de noche se desgasta más. También, que vive el doble de intensidad. A saber. Uno desde acá, siente pena por ella, pero tal vez no debería.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Duro y hermoso como una lección para aprenderla. Y lo es. Abrazos fuertes y besos, Abuela. Tenga feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  14. Al leer tu realato me ha venido a la memoria un tema de Tino Casal donde, también se hablaba de una reina de la noche, me ha gustado relacionarlo.
    Bstos

    ResponderEliminar
  15. Hola, Abu querida, este texto tuyo me ha recordado una película mexicana que vi hace mucho, una de mis favoritas, de Arturo ripstein, titulada así, "La reina de la noche", ella vivía también en el submundo y era una historia tan triste como la que relatas.

    Te dejo un beso enorme y mis mejores deseos para este fin de semana.

    ResponderEliminar
  16. Un escrito para guardar y leerlo, y leerlo, y volver a leerlo.

    Como anda esa abuelita,
    se viene pa´las sierras o todavía anda entre brochas y colores?

    Besos,
    tu amiga (que de vaqueana nada)

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.