Me siguen...

Traductor

martes, 30 de noviembre de 2010

LLANTO DE GUITARRA.

Lejano y bello, se veía tu rostro, inclinado en suave deleite, acariciando las cuerdas de la guitarra.  Buscabas la nota que leyera el sentimiento... En vano buscabas, hay amores que solo dan la melodía al corazón que los creó.  Ese amor que hace llorar tu guitarra, ya no reconoce tu música, no tañe tus cuerdas.  El se fue, dejando en silencio, tapiado tu corazón.

domingo, 28 de noviembre de 2010

EL HOMBRE FRUSTRADO

El hombre camina lento, arrastra los pies, carga una bolsa, todo en él habla de miseria y suciedad.  Perdida la mirada detrás de cejas abundantes, y larga barba.  Un caminante le da una moneda, indolente la toma, se sienta al sol para aliviar la comezón que le producen los parásitos enquistados, se gratifica a si mismo con el olor emanado de su cuerpo, y la repulsión que causa en los demás.  Es su secreto poder, alejarlos, ofenderles, sin decir una palabra, y ademas, cargar sus conciencias por el desamor que le muestran.  Siempre fue así su vida, donde quiera que esta lo pusiera, gustaba de presionar, obligar a las personas a hacer su voluntad.  Fue quedando solo, cada vez mas lejos de todos, se fueron cerrando puertas y corazones.  Ahora veía al mundo  detrás de un vidrio cada vez más oscuro, mimetizado con el ambiente, era un insecto  de la gran urbe , que gozaba ostentando su inmundicia.  La mezquindad es tan egoísta, que devora la fuente la produce.  Es propio de la condición humana.

sábado, 27 de noviembre de 2010

OCASO FUGAZ.

Me gusta el ocaso
cuando se retira la luz
y pinceladas oscuras
dan paso a la noche.

Me gusta el instante
aquel
que fugaz, despide la tarde.

martes, 23 de noviembre de 2010

LA FRAGUA .

La fragua era la dueña de la alegría.  Los niños rodeaban al herrero, y preparaban el alboroto de corridas y risas, cuando echaba aire al fuego estallaba el carbón de piedra en mil estrellitas de fuego, que la brisa llevaba presurosa y en remolinos naranjas desaparecían en la noche.  Los niños corrían detrás, pero ellas volaban alto, la magia ancestral del fuego, atrapaba a los niños.  El herrero sudoroso manejaba la maza con destreza, y moldeaba los aceros, que se doblaban ante sus ojos cambiando de forma, como masa de pan.  Los secretos de la fragua y el acero, solo él los conocía.  Sumergía los hierros calientes en el agua, y nubes de vapor se disparaban, ojos asombrados admiraban el fenómeno.   Recién podían tocar con sus manitos, la obra terminada, pero ya no los atraía la quietud.   Solo el movimiento que produce el cambio, creaba la expectación,  de ver surgir el milagro de la forma.                          

domingo, 21 de noviembre de 2010

CORTEJO FATAL .

Rostros sombríos lleva el cortejo, dolientes bocas, cerradas en mutis de odio.  La oscuridad, viste de luto.
Solo la voz del cura, arrojando rezos y agua bendita, en humos de incienso.  Lentos los pasos, no quieren llegar negando la muerte, la última resistencia, luego la fosa y la tierra cayendo.  Se libera el llanto echo grito, aceptando por fin, la visita fugaz y fatal.  El nunca jamas, se cumplió una vez mas, ya nunca volverá a reír, a amar, a ser.  Todo acabó, los demás gritan el llanto, temiendo su hora, en la que solo serán testigos muertos, del temor de los vivos.

viernes, 19 de noviembre de 2010

ME GUSTA EL MAR

Me gusta el mar en la noche, sentir su poder, moverse a mis pies.
Masa abisal que agita la vida, en su lecho salobre.
Cementerio infinito de sueños dorados, y guerras oscuras.
Me gusta el mar, cuando sereno extiende su masa, reflejando la luz.

jueves, 18 de noviembre de 2010

ABANDONO DE AMOR

Extraño las noches
de amantes suspiros
esas
en que tu me decías
que me querías.
Adoro los días
en que tus ágiles manos
jugaban las caricias
y yo
gozaba las artes de tu amor.
Añoro tanto de ti
que ya no busco el amor.
Se fue contigo
tus suspiros, tus caricias.

martes, 16 de noviembre de 2010

RENOVACIÓN .

Siento alegría en mis días domésticos.  Algo que creí ya nunca haría, de pronto se presentó en mi, la voluntad de renovar, buscar las alegrías de antaño cuando pintaba mi casa, esperando los desafíos del año por venir.  Por los avatares, y las necesidades, dejamos pasar el tiempo.  Los hijos se hicieron hombres, y el silencio ocupo sus cuartos, ya no camino la casa asegurando puertas, mirando estufas, cubriendo espaldas, y levantando colchas. Ya  no los beso dormidos, buscando en sus sueños,  el reflejo infantil de decir la palabra "mamá". Ese tiempo pasó.  Ahora mis nietos visitan esos cuartos, cuando llega la noche  vienen llegando con sus mantas a la cama de su abuela.  Mi cuarto, al igual que hacían sus padres, sigue siendo el lugar preferido, sala de juegos, de ver tv., de comer...  Siempre que no estén sus progenitores, de lo contrario, se oye de inmediato "dejen descansar a la abuela".  Por dentro sonrío, habrán olvidado sus tiempos de mimos?.  Todos comentan y discuten colores, aunque son siempre los mismos, un matiz del amarillo, los interiores blanco, y las rejas verde noche.  Mis nietos sueñan conmigo los colores del arco iris, esperando ansiosos que borren el paso del tiempo, y volvamos a empezar con nuevas alegrías,  la vida en nuestra casa pintada de sol.

lunes, 15 de noviembre de 2010

MEZQUINDAD.

La piel olía a sol, y mar.  El adonis adolescente sin saber el poder de su belleza, caminaba la playa.
Mientras,  todas las miradas codiciaban sus formas, todo en él, hablaba de la divina proporción, el número aureo, que marca la creación con su sello divino.  Todos  deseaban poseer esa gracia, dejar en él las huellas de su imperfección, bajarlo de esa lejanía de dios.  Hacer sentir en él la misma sed, y a la vez, saber que nunca podrá ser saciada.
El joven de pronto se detuvo, y contempló a los bañistas, en cada mirada veía, sentía el deseo, la envidia, la frustración...  Se dio vuelta y caminó hacia el mar, triste, pues en nadie encontró lo que buscaba compartir, amor.  La soledad, a que los necios condenan  con sus vacíos corazones, a aquellos que solo quieren compartir la suerte que les tocó en este mundo. La envidia, no perdona.

domingo, 14 de noviembre de 2010

NOCTURNA SOLEDAD.

La luz traslucía el líquido, su reflejo ponía una mancha rojiza en la clara mantilla.
La mano, como una paloma blanca, se aferró al cristal.  La boca trémula abrazó el borde, cerró los ojos, y lentamente arqueó su cuello,  el líquido bajo a su pecho.
Por fin,  la tibieza del vino acarició su pena.  En el silencio de la noche, la mujer, mas que beber, besaba al líquido elemento.  Ya asomaba a su ánimo,  esa falsa alegría que da la rapidez del alcohol.  La oscuridad, ya tenía sonidos, la pena,  no era su enemiga, ya no dolía.  Era ese momento en que ambas se consolaban, abrazadas a la frágil copa de cristal, tratando de huir de los fantasmas de la noche.

viernes, 12 de noviembre de 2010

EL BESO.

La boca roza la piel
que sedienta bebe
la sal de la vida.

Minúsculos poros
se estremecen
gritando su gozo.

Erizada pasión
estimula el beso
que lento y ardiente
busca el amor.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

SED.

La lluvia bienhechora nos negaba sus beneficios.  El polvo se adueñó de la ciudad, minúsculas partículas enloquecidas, abatían todo a su paso, ninguna cerradura, puerta, o ventana podían con él.  Los alimentos hacian crujir nuestros dientes, el sol, un disco ocre sin brillo.
Parecíamos insectos enloquecidos, huyendo de la oscuridad del día. Al caer la tarde comenzó a amainar, lentamente fue parando su agitada locura, hasta tomar pulso de suave briza.  En el cielo las nubes nos acercaban algunos truenos, esperanza de lluvia, asolada por el polvo.  La ciudad inmóvil, solo esperaba.
De pronto, sin aviso,  grandes gotas caían sobre el asfalto, al tocar el piso, enseguida eran absorbidas formando pequeñas bolitas de lodo. El ozono purificaba el aire, y por fin, el gran trueno que derramó toda el agua del cielo. Los árboles recuperaban su verdor, las paredes respiraban, chorreando turbia, el agua arenosa, y las calles,  encauzaban el torrente hacia la oscuridad subterránea.  Las luces de neón,  hicieron en la noche un arco iris luminoso, que movía sus colores invitando a salir.  La gran urbe calmó su sed.

lunes, 8 de noviembre de 2010

LA ESPERA .

Al amparo de los días pasados, evocando vivencias de felicidad, la mujer dejaba que la vida pasara.
Solo esperaba que él,  que todo lo borra, todo lo lleva en su cronos infinito, también en un remolino cósmico, la rescatara de este pasar estático.  La materia cumple su ciclo, y como pájaros migratorios que abandonan el nido, así nos vamos quedando vacíos, hasta que la briza sople la última brizna, y nos recoja el tiempo.

jueves, 4 de noviembre de 2010

LA AMADORA

La amadora, le decían, de flores su piel, de miel los ojos.  Lejanía había en su mirar, que trataba de desmentir con su sonrisa, y suave voz.  Ella se dejaba llevar por los vientos de la vida, y donde podía tomaba un poco de amor, de pasión,  y seguía.  La amadora, solo quería un nido tibio y amante, donde descansar su corazón.  Ella no sabía que muchos tenemos ese destino de búsqueda, que nos define, viajando por la vida como fotones, que ignoran su destino, pero que iluminan el camino que otros andan..  Ella irradia como un sol, atrae vidas, que curiosas se acercan a mirar sus sueños, y luego dicen adiós.  Es de todos, y sin dueño, mariposa de luz, que se quema en la flama.

martes, 2 de noviembre de 2010

DÍAS DE GRIPE

De pronto,  la amplia cama se transformó en algo así, como un nido con pichones.  Mis tres nietos que llevaban mas de tres días sin verme, entraron a casa, como un río que se desmadra.  En  las paredes lloraba el silencio de tanto extrañarlos.   La gripe aun no se decide a dejarme,  a pesar de la batería de remedios.
Patitas cortas y su macizo cuerpito llegaron primero, y luchaba por trepar a la cama, los otros dos llegaron y comenzó la sesión de besos, abrazos, todos querían hablar a la vez.  Lucas contento, no tendría clases al día siguiente, Candela, toda suave, con su largo pelo aun húmedo,  contaba  de su clase de natación.  Joaquin  se había sacado los zapatos y la ropa y se aprestaba a  acostarse a mi lado como todas las mañanas.  La niña bella que sueña con ser maestra me dejó una carta y un dibujo, luego encontraron con gran satisfacción los caramelos, que estaban "escondidos a la vista".  La energía había llegado en mi auxilio, los miraba, los olía, los tocaba, la cama se llenó de papeles, lápices, hojas, los zapatos nuevos de Joaquin...     Toda mi razón de vivir estaba aquí, nada había cambiado, la vida se anunciaba nuevamente,  y como siempre,  estoy dispuesta a recibirla con amor.  Comenzaron los lamentos al ver a sus padres -¡¡¡Otro ratito ¡¡¡
Joaquin tapado hasta la cabeza resistía el desalojo a gritos.   A una mirada de su padre Lucas salio en silencio.  Candela debajo de la cama buscaba los "tacos", mis tacos, de los que se apropio y ya nunca volverán a su cuidada caja de cartón.  Por fin reunieron la pequeña majada y salieron con sus padres por detrás.  De pronto apareció mi niña, y abrazándome me dice -Abuela esta noche te voy a rezar para que te cures- Y se fueron... El silencio jugaba con el eco de sus risas, que la cálida briza paseaba por los cuartos.
Me gusta el desafío de vivir cada día, donde  estar, es un regalo divino.

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.