Me siguen...

Traductor

jueves, 13 de enero de 2011

SOLEDAD ¿FRUTO DEL EGOÍSMO?

En un gesto bíblico, estiró el brazo, y arrancó una manzana.  La acercó a su cara y tomó su aroma, a su lado, Quimei, la perrita, esperaba ansiosa.  Todos los días la anciana cortaba de su parque la fruta,  que compartía con su perro.  En aparente soledad la vida transcurría, ella que cambió su pasar silencioso de intramuros, por la mundanal algarabía, aun no encontraba su norte.  Su mente y espíritu, tantos años moldeados por maestros del alma, resistió los cambios.  Ya no pertenecía al pasado, tampoco al presente. ¿ Donde estaba ese lugar, que ella creyó ver, pensando en la libertad?  Al fin se dio cuenta, que la libertad, igual que su vida anterior, hay que cultivarla en frutos compartidos.  La libertad del Ser, está justamente, en la solidaridad existencial.  Ser libre, es poder intercambiar valores, aceptando unos, rechazando otros, desde la experiencia.  En estos tiempos donde se habitan todos los espacios, la soledad está esperando por el más débil.  Hoy más que nunca, la existencia necesita aferrarse al corazón de su vecino, la soledad, ya no tiene para el hombre de hoy, la mística de antaño.  Los estímulos alejan al hombre de la búsqueda espiritual, esa que ilusionaba con promesas de perfección, y atemorizaba con paraísos perdidos.

22 comentarios:

  1. Soliraridad, justicia y caridad.
    No estarían las personas tan solas.
    Simplemente con esta trilojía.

    Y respetarse y amarse cada cual con sus herramientas filosóficas y culturas diversas.

    Quiza los caminos se unirían en el vértice principal de la pirámide el Amor de Dios.

    Un abrazo, Montserrat

    ResponderEliminar
  2. Pues mucha razón tienes. La señora Soledad anda un poco sola. Infravalorada, como una repulsa, sin prestigio. Todos nos agarramos unos a otros para no hundirnos.
    ¿Se podría decir que un hombre libre es un hombre solo?
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hola amig@ el saludo de este fin de semana lo he dejado en el blog Mis caricias del alma para todos los que me acompañais asiduamente, con un presente que preside la entrada, espero te guste.

    Ha sido adornado con la caricia de mis pupilas, la que te acerco al dejarte estas letras.

    TQ.

    Marí

    ResponderEliminar
  4. La soledad, debe ser bien entendida.

    Quien lo hace, no la sufre.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Sí, es verdad, madame, parece que hoy dia se rehuye mas que nunca la soledad, y se busca,como usted lo expresa tan hermosamente "aferrarse al corazón de su vecino". Seguramente porque vivimos en un mundo cada vez mas deshumanizado.

    feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. Hola... es un placer venir a leerte, gracias te doy por tu visita y quedarte como mi amiga en mi casita virtual que a partir de hoy también es tu casa...muy bello y verdadero todo lo que expresas en tu post...hay que aprender a vivir en libertad para no vivir en la terrible soledad...un abrazo para ti aún en la distancia

    ResponderEliminar
  7. A veces es que el hombre huye de si mismo por eso no le gusta estar solo...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. quizás que si exista la soledad porque estamos más a lo nuestro y nos preocupamos poco de los demás, somos más egoistas aunque con esto de la informática la verdad es que puedes estar acompañada a cualquier hora,Besito abu.

    ResponderEliminar
  9. No quito ni pongo un solo punto de este escrito lleno de sabiduría.
    Un querido y fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Querida abu, que sabia entrada. Ya no significa lo mismo la temida y buscada soledad.
    Preciosas tus palabras.
    Besitos.

    ptd. Quiero que sepas una cosa: el avión tarda un poquito pero llega hasta aquí..cuando quieras.

    ResponderEliminar
  11. esta asturiana te da las gracias por tu bellisimo y sabio texto y te manda un besin muy muy grande.

    ResponderEliminar
  12. Muy cierto mi estimada amiga.
    Hoy hay más que nunca Soledad, pero por egoísmo, estamos muy bien comunicados pero poco relacionados. Me da mucha tristeza los numerosos correos que tan solo me piden amistad , desahogos, porque no tienen con quien compartir su vida o simplemente lo que se piensa.
    Con ternura
    Sor.cecilia

    ResponderEliminar
  13. ¿La soledad? Creo que no existe cuando mantienes ocupada tu mente. Siempre te encuentras ocupada no hay cabida para la soledad. Interesante entrada, para reflexionar.

    besos.

    ResponderEliminar
  14. Abuela amiga, muy reflexivo este texto. Un gusto leerlo. Besos, cuidate.

    ResponderEliminar
  15. Abue:

    Planteas una dicotomía muy compleja... La soledad es una constante en nuestras vidas a veces más perceptible que otras, y en algunas tan atemorizante que sin consideración nos anclamos a soledades ajenas...

    Un abrazo grande!!

    ResponderEliminar
  16. Qué bueno abuela, sí, la manzana, el encuentro, el compartir, la felicidad... todo se puede convertir en acerola. Me encanta leerte, porque comparto todo lo que dices. Eres genial. Un fuerte abrazo mi amiga.

    ResponderEliminar
  17. Justo venía de hablar de la necesidad y esa brutal costumbre del consumo ciego. Eso es, no mirar al que está al lado, pisotearlo, por no verlo, para tener lo que quiero.
    La libertad es la solidaridad, si abuela, estoy de acuerdo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Y paradójicamente, amiga mía, en estos tiempos en los que la comunicación nos abre puertas impensables hace unos años, el aislamiento es aun mayor y la soledad camuflada con 'amigos virtuales' y cientos de nombres en nuestras redes sociales... pero sin contactos humanos, sin intercambiar caricias y abrazos tangibles.

    abrazos cálidos, buen finde

    ResponderEliminar
  19. La soledad es dura, Abu querida y a veces hay que compartirla incluso con un perrito, alguien que brinde su cariño...

    Estupendo y enternecedor relato, mi buena amiga. Te dejo un beso enorme y msi mejores deseos para lo que resta del fin de semana.

    ResponderEliminar
  20. INTERESANTE TEXTO Y ESTADO. GUSTO SIEMPRE ESTAR AQUÍ.
    BESOS

    ResponderEliminar
  21. Mi abu, siempre he amado la soledad porque me gusta encontrarme conmigo misma y reflexionar, pero lo que no me gusta es sentirme sola. Mientras podamos dejar espacios en nuestra vida para conversar con nosotros y entendernos con nosotros, la soledad no nos acaparará, pero también hay que ceder espacios a otros y aprender a escucharlos y entenderlos.

    Un besito, linda.

    ResponderEliminar
  22. Yo soy una gran defensora de la soledad. No creo que sea mala, tampoco que necesariamente sea producto del egoísmo. Y menos que deba rehuírsele. La soledad puede ser, para algunos, una compañera. Y hay muchas formas de soledad. La soeldad más triste es la que se siente estando acompañado.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.