Me siguen...

Traductor

lunes, 10 de enero de 2011

VALOR DE UN ALMA

El viajero escondió su rostro bajo el ala del sombrero, se sentía mirado.  Era el único de cabellos y barba blancos, de pantalón y saco color claros, ocultaba sus ojos del mismo color del cielo.  A esas alturas el tren trepaba el largo puente, rumbo al último pueblo de frontera.  Ansiaba que el tiempo pasara, quería olvidar.
Trataba de entretener su mente estudiando la idiosincrasia de los pasajeros, el pasillo del vagón ocupado por animales de granja, viajaban tan a gusto como sus dueños, se adormecían en el traqueteo.  En la parte de los equipajes, sobre las cabezas, estaban los frutos y  granos, todo producto del trueque, esa sería la moneda de pago, por sus servicios de médico.  Lo recibió la humilde cabaña, polvorienta y solitaria, buscó el descanso en el  frágil catre.  La imagen amada, de mujer paciente y doliente, la que se deshizo entre sus manos, como castillo de arena, y en llantos de mar, no lo dejaba.  Veía esos ojos,  yendo a la oscuridad sin fin, que no dejaban de mirarlo, esa boca desesperada por vivir,  en su agonía decía te amo.  Lloró el hombre su maldad... una vez mas.
Mucho hacia que buscaba el olvido, la redención de tamaño crimen, pero el perdón, y el olvido, le negaban su presencia.  A los ojos del mundo, era un hombre bondadoso, dedicado al prójimo.  Solo Dios, sabia su verdad, y el precio de su culpa.  Alguien dijo una vez, "Un Alma vale mas que un mundo".  Larga será la búsqueda del perdón, para que, por fin llegue el olvido.

25 comentarios:

  1. Y la página en blanco del perdón y del olvido, siempre estárá ahí.Sólo hace falta una cosa:
    El arrepentimiento sincero.
    Un gran abrazo querida amiga

    ResponderEliminar
  2. Precioso y conmovedor. Disfruté leyéndote. Me llevaste al desenlace montado en primera. Un abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
  3. Sabes una cosa nena, que cada día escribes mejor. Me gusta leerte. Gracias por postear.
    Besosssssssssssssssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  4. mi niña esta asturiana queda admirada con tus bellisimos relatos, un besin muy muy grande ¡¡que grande eres mi niña¡¡¡

    ResponderEliminar
  5. Creo que en esas circunstancias, por más que busque el olvido no lo encontrará jamás. Ese lugarcito llamado conciencia, nos persigue para que recordemos hasta lo olvidable.

    Sobrecogedor relato, abue, muy bueno.

    Besos y cariños.

    ResponderEliminar
  6. SIEMPRE TUS IMÁGENES, DEJAN VIVENCIAS.
    BESOS

    ResponderEliminar
  7. me gusta mucho leerte, abuela querida. te abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  8. Me encantó este escrito Abue porque es tan cierto: muchas personas reconocidas como honorables y buenas en realidad guardan secretos terribles. Un abrazo y te deseo el mejor año-

    ResponderEliminar
  9. ..AMALIA,HAY COSAS QUE NI EL SINCERO ARREPENTIMIENTO TE HARAN OLVIDAR,QUEDARAS MARCADA COMO EL GANADO,PARA TODA LA VIDA!!!
    BESITOS MI CIELO...

    BALI..

    ResponderEliminar
  10. Ese cierre me gustó bastante:"Larga será la búsqueda del perdón, para que, por fin llegue el olvido". Hay situaciones que ni con el perdón se olvidan".

    Besos Abue.

    ResponderEliminar
  11. Amiga, cuando hay culpa, nunca llega el olvido. Te dejo un beso, cuidate.

    ResponderEliminar
  12. Madame, un relato cargado de dramatismo el de este personaje y sus remordimientos. Me gusta que lo ambiente usted en ese tren, rumbo al ultimo pueblo, en una huida imposible porque no puede huir de sí mismo.

    Feliz dia

    bisous

    ResponderEliminar
  13. Ese es el rosotro de muchos humanos. Un lado limpísimo para el mundo, y una oscura sombra muy adentro. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Hay veces que aunque el perdón exista, el olvido es imposible. Un abrazo Abuela.

    ResponderEliminar
  15. El perdòn llega.

    el olvido, a veces.

    Gran texto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. me perdí entre tus letras buscando ese valor...
    el olvido es dificil
    el perdón valoración...

    Un beso Abu...me encanta venir!!

    ResponderEliminar
  17. Era el sentimiento de culpabilidad que no lo dejaba en Paz.
    Que bien conoces el alma humana.

    Besos amiga, Montserrat

    ResponderEliminar
  18. Un alma vale el mundo entero y lo que tiene de cielo y de luz... inimaginable. Hermoso, me encanta como escribes. Besos.

    ResponderEliminar
  19. querida abu, me dejas con el alma emocinada. Es un relato precioso, doloroso y triste.
    ¡Qué bien transmites los sentimientos! Gracias.
    Besos enormes.

    Pdt. Espero que tengas agua fresquita cerca para aliviar los calores si no..¿una sombrita?

    ResponderEliminar
  20. El perdón llega a veces el olvido según de qué nunca.
    Unos sentimientos que muchas veces cuestan de encontrar.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Hola. Un abrazo. Un beso. Un perdón. Un olvido.
    (¿pero puede haber perdón sin olvido?¿a que no?)

    ResponderEliminar
  22. Puede existir el perdón, pero los recuerdos no se convertirán en olvidos mientras exista la culpabilidad que mucho mas en cicatrizar...

    abrazzzusss

    ResponderEliminar
  23. Abuela ¡Que relato! Muy pero muy bueno.
    Saludos

    ResponderEliminar
  24. La conciencia no entiende de perdones ni olvidos. Siempre está ahí. Imposible escapar de ella

    Magnífico en su desarrollo, amiga :)
    abrazos

    ResponderEliminar
  25. Uff, qué duro. Vivir con el alma atormentada por la culpa, debe ser espantoso, querida abuela.

    Una abrazo

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.