Me siguen...

Traductor

domingo, 6 de febrero de 2011

TIEMPOS OSCUROS

La pareja caminaba en las sombras de la noche, jóvenes, hombre y mujer, cada uno cargado con un bulto.  Seguros de estar solos en ese invierno helado, y a esas horas, entraron a un descampado donde los yuyos cubrían sus huellas, enseguida encontraron la fosa echa la noche anterior, y donde acomodaron en varios viajes, libros, revistas, apuntes, todo aquello que ponía en peligro sus vidas, y la del hijo.  En ese tiempo, ser periodista, o universitario, ponía a las personas en linea de riesgo,  de sospecha, detención, o muerte.  Taparon y disimularon  el triste entierro de una biblioteca,  que les llevo tiempo y dinero tener.  Corrían voces de alarma, rodeaban los barrios de estudiantes con la fuerza militar, ejecutaban  allanamientos brutales con armas largas y perros,  que mordían  furiosos, contagiados de la locura de sus amos.  Entraban a las casas derribando puertas, gritando, insultando, golpeando, generadores del miedo por el caos.  No se podía hablar, temblar, ni llorar, pedir ayuda, no había a quien.  Retenían a la pareja dentro de la casa, dos militares, como haciendo una ofrenda de muerte, levantaron el colchón donde el niño dormía buscando armas, luego lo depositaron nuevamente en la cama.  El niño sonreía en su sueño, había burlado a la muerte.  El oficial sin decir palabra los miró, en una tácita promesa de regreso, y salio de la casa, llevando la muerte con él.  No habia formas de coquetearles, incorruptibles en su maldad, se iban dejando el barrio semi destruido y en silencio, hasta los pájaros callaban cuando ellos llegaban.

21 comentarios:

  1. Menos mal, madame, que por una vez el niño había conseguido burlar a la muerte. Cuantas veces no habría terminado igual la historia en ese barrio!

    Feliz tarde de domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  2. Fahrenheit 451 novela de Ray Bradbury, es una novela que narra un episodio similar.
    Si no la has leido mira de hacerlo, es fantástica.

    Un beso amiga.

    ResponderEliminar
  3. Sí, terrible situación vivida en varios países hispano hablantes. Épocas inolvidables por el terror que se padeció.

    Un relato muy bien hecho abue.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  4. Es triste pensar que han sido situaciones reales para muchos.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Tristes realidades difíciles de olvidar. Aquí han pasado 60 años y aún hay cicatrices que sangran.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Lo leo, y casi lo estoy viendo. Que duros, esos tiempos oscuros.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. ¡Que tiempos más tristes y feos, Oscuridad plena sin duda. ¡qué terrible dolor imposible de erradicar del planeta!
    Besitos.

    ResponderEliminar
  8. Es una historia muy bien plasmada abu...tremenda la locura humana!

    ResponderEliminar
  9. esta asturiana te da las gracias porque con tu buen saber en letras describiste muy bien el horror y el terror que esos entes llevaban con ellos, un besin de esta asturiana.

    ResponderEliminar
  10. Triste situaciones de muchos lugares en distintas épocas. Tu narración como siempre de reflexión, de análisis. Muy bueno.

    ResponderEliminar
  11. Terrible, abue. Como siempre, tus palabras se hacen imágenes que se ven con pavorosa nitidez. Sí, eran tiempos oscuros, por suerte y a pesar de los miles de mártires, aquellos tiempos volvieron a recuperar la luz...
    ¡Y a qué precio!

    Un besote.

    ResponderEliminar
  12. Que absuridad y cuánto miedo. Miedo a respirar. Los años oscuros, como dicen más arriba. Pero tan reales....
    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Demasiado cercanos en el tiempo, para muchas personas, querida amiga.
    Estremecedor relato-recuerdo (que yo, afortunadamente, no he vivido). Mi beso cariñoso para todos los que sí lo sufrieron en primera persona

    Mi abrazo cariñoso para ti, amiga-abuela

    ResponderEliminar
  14. acho difícil comentar esse texto, querida avó, sofrimento real e não apenas literatura e você escreve com alma o que faz o texto ainda mais forte. Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  15. Buen texto, creo que entrada como estas nos hace recapacitar en la situación que viven muchas personas. Debemos valorar más nuestra situación. saludos

    ResponderEliminar
  16. Estremecedor Abuela, más aún sabiendo que hay personas que lo han vivido asi.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Y tantas historias que siguen pasando de igual manera...
    que triste.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Ay, Abu querida, triste historia la vivida en tu país y en muchos otros en épocas de dictaduras, cuando el sólo hecho de pensar o de leer puede hacer peligrar la libertad y hasta la vida. Yo misma quemé algunos de mis libros, cuando era una adolescente, un día fatídico para mi país, que, afortunadamente se quedó sólo en un susto, pero que pudo ser un golpe de estado en una recién instaurada demoracia, y que es tristemente rememorado como el 23 F, (23 de febero).

    Un beso enorme y muy feliz semana, querida amiga.

    ResponderEliminar
  19. Hacía ya tiempo que no pasaba por aquí, tan interesante y pegada a la realidad como siempre. Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Gracias por compartir con nosotros momentos tan duros como esos que se han vivido hace algunos años ya aqui y que infelizmente se sigue viviendo el algunos puntos deste planeta...momentos muy dificiles la verdad uanque en tu relato por suerte ese niño y sus padres de han escapado de una muerte dolorosa y casi segura...
    Felicidades...

    Saludos,Vega Pasión.

    ResponderEliminar
  21. Historias de dictaduras brutales,de violencia de estado¡¡esto tiene que acabar!!!

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.