Me siguen...

Traductor

lunes, 28 de marzo de 2011

CARNADA DE CIELO

Empuja la inmensa puerta, con ella entra un rayo de  luz, que proyecta su fina sombra.  Respiró aliviada la frescura del templo.  El blanco chemisier de hilo mostraba aureolas de transpiración, entró a la sacristía, arregló las azucenas en un florero de largo cuello, como añorando esa imagen de pureza, cerró los ojos y aspiró el perfume, deposita la aromática, y silenciosa ofrenda en el altar.  Si pudiese seducir a los santos, ya tendría un ejército de ellos, como sucedía en este mundo.  Después de todo, no era su culpa ser tan bella, Dios lo quiso, y ella entendió su misión.  Seducía sin querer, hombres y mujeres caían bajo el inconsciente embrujo de su personalidad, cuando se dio cuenta, se transformó en un desafío, se apostaba a si misma el tiempo, para lograr la atención  de los seres.   Así tejía, y destejía los corazones.  Unos se retiraban avergonzados, otros odiándola, algunos marcados para siempre,  por una pasión que jamas los abandonaría, cercando sus sentimientos, en un círculo viciado, de ruegos, y rechazos.  No dejaba de adornar los altares, nunca supo si lo hacía de piadosa, o vanidosa.  Le gustaba la sensación que se llevaba cada vez, esa que le hacía sentir la fuerza de su don, probando la fortaleza espiritual de sus seguidores,  representaba a la bella Erato.  Y así en la tierra, como en el cielo, se hacía el juicio de salvación, evaluando, las manifestaciones sublimes del espíritu, y su transformación en actos humanos de pasión, y de amor.

27 comentarios:

  1. Buen texto abuela.

    "...nunca supo si lo hacìa de piadosa..."

    Es claro que algunos dones, les tocan a gente equivocada.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Buen relato querida. Con tus historias siempre se aprende y se respira su aroma.

    Un fuerte beso.

    ResponderEliminar
  3. ¿No es entonces lo que hace ella un manejar a su antojo los sentimientos de los otros?...ahí no cabe la piedad... todo es vanidad...
    Precioso texto Abuela, da mucho que pensar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Magnífico relato para profundizar y reflexionar, amiga. Al fin y al cabo todos somos esclavos de los mismos dones... unos por poseerlos y la mayoría, por envidiarlos.

    Abrazos y feliz semana :)

    ResponderEliminar
  5. Dones que se convierten a veces en una maldición, tanto para el que los posee como para el que los sufre, madame.

    Ya estoy de regreso después de mi viaje imprevisto. Me alegra regresar por esta casa suya.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué belleza de entrada! Ummm lo he leido casi en un suspiro contenido..es que describes las cosas con unas palabras tan bellas, me parecía estar viéndola y sintiendo sus emociones a la par.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  7. HOLA QUERIDA AMIGA.
    ME ENCANTÓ TU RELATO.

    PALABRAS QUE NOS HACEN PENSAR, PROFUNDAS, LOS DONES NO SIEMPRE VAN ACOMPAÑADOS DE VIRTUDES AUTÉNTICAS.

    BESITOS Y GRACIAS POR VISITARME.

    ResponderEliminar
  8. Su belleza, más que un don era un suplicio. Quien siembra vientos, cosecha tempestades, dice el refrán. Y nada bueno puede acaecer a quien vive deslumbrando a sabiendas que lastima.
    Muy buen relato, abue, siempre nos das la punta del ovillo para la reflexión.

    Besotes y excelente comienzo de semana.

    ResponderEliminar
  9. Un don es bueno cuando se sabe usar, en este caso creo que abuso del mismo. y en lugar de piadosa resultó ser vanidosa.

    Buen relato Abue.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Abuela, que gran relato. Lo he leído con el corazón apretado en un suspiro.
    Se podría tildar de doble personalidad, ¿o no? tejer y destejer corazones, tiene mal final.

    Un saludo abuela.

    Pd. Yo tambíen creo que aquellos dientes de vampiresa era un articulo de juego. Y que ahora viven su amor lejos de allí.

    ResponderEliminar
  11. esta asturiana te da infinitas gracias por hacernos participes de tus bellisimas y sublimes letras, un besin muy muy grande.

    ResponderEliminar
  12. Hoy aprendí a valorar más la vida , descubrí Que el amor llena, que el cariño queda, y que Las personas como TÚ son un regalo de Dios.
    Besos de tu amiga…
    (¯`v´¯)
    `•.¸.•´
    ¸.•´¸.•´¨) ¸.•*¨)
    (¸.•´ (¸.•´ .•´¸¸.•´¯`•-> SOYPKS
    ______●
    __●
    ☻/
    /▌
    /|Feliz Inicio de Semana.

    ResponderEliminar
  13. Buen relato has hecho, me gustó. Gracias por publicar. Besosssssssssssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  14. Hermoso telato, abuela, pero es un tanto misterioso, hermético, no creo que lo comprendí todo, pero sempre es un placer venir aquí. Un abrazo, querida amiga

    ResponderEliminar
  15. CREO QUE CREASTE UNA MUY BUENA ORACIÓN.
    BESOS

    ResponderEliminar
  16. La vanidad no es buena y herir los sentimientos de los demás menos...lindo relato mi querida amiga....

    Te deseo una bella nochecita y un lindo inicio de semana...un abrazo grande para ti:-)

    ResponderEliminar
  17. Qué hermoso relato para pensar por largo rato lo que es la vanidad y tantas otras cosas que la rodean. Genial. Un besazo.

    ResponderEliminar
  18. MMMMMMMM...
    este relato refleja un tanto los convencionalismos y a la vez los tejes y manejes de las personas vanidosas.

    Abue fresca como las mañanas de mi pais,que este relato lo siento como una joyita bien pulidita.

    recibe un graaan abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  20. Unas brillan desde lejos y otras vistas de cerca, las opacan.

    Cariños para vos Abuela frescotona!!

    ResponderEliminar
  21. Un gran relato, para pensar y reflexionar. "No era su culpa"... como una carnada, ella...tal vez de ella misma.

    Saludos muchos, y que tengas lindo día.

    ResponderEliminar
  22. Quién puede entender el corazón de las personas. Tu personaje, se sabe bella, sabe que domina y sin embargo algo busca en el templo... tal vez, estar en paz con ella misma.

    Un saludo.

    Rosa

    ResponderEliminar
  23. Maravillosa entrada querida abuelita:
    Gracias por seguir compartiendo entradas para reflexionar
    Besitos Victoria

    ResponderEliminar
  24. Precioso relato de una mala persona.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  25. Una seductora, pues.

    "Si pudiese seducir a los santos... " Genial.

    Un abrazo, Abuela

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.