Me siguen...

Traductor

lunes, 14 de marzo de 2011

EL DOLOR DEL MUNDO

En la luz de la mañana, el silencio se hizo llanto.  El mar azul, negro de furia, azota las costas y las vidas, azorado el mundo se pregunta -¿Será el fin de los tiempos?-  Tiembla la tierra abriendo sus fauces, tragándolo todo, quebrando las formas, borrando los mapas.  Como en un gigante hormiguero, el hombre corre, dando gritos que nadie escucha.  La pasajera soberbia humana, a los pies de su Babel destruida, clama piedad, se juntan las manos pidiendo perdón, se besa la tierra, humillando la falsa dignidad, de quien cree tener el poder, y ve en segundos, destruidos sus castillos de arena.  El destino desata su juego fatal, corre de una punta , a otra, tocando el mar, la tierra, libera la fuerza suicida de las centrales térmicas.  El hombre, por fin,  entiende que su juego de ser Dios, terminó.  Volver a empezar, renacer del caos, seguro lo logra nuevamente.  Ojalá haya aprendido, que el hombre, nada posee...ni siquiera su vida

31 comentarios:

  1. Ojalá haya aprendido el hombre abuela, y no enoje más a Neptuno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Terrible, Japón está muy expuesta a estos fenómenos naturales. Deberían construir otro Japón en otra área. No cabe la menor duda que estamos pasando de una era a otra. ¿Estamos en la cuaternaria? Que nombre le pondrán a la venidera. Centroamérica también está en peligro de un terremoto.

    Besos abuela.

    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  3. Pero no aprenderán. Lamentable.
    Saludos Abuela

    ResponderEliminar
  4. Buena reflexión...ojalá el hombre se diera cuenta que la mayor riqueza que tenemos es nuestro planeta tal y como es, sin hacerle daño, sin perforarlo, sin quitarle sus raíces, ni ensuciar sus aguas...
    Ojalá las personas empezaramos a evolucionar de una vez al pasado...no necesitamos esta nueva tecnología que nos esta matando..la tierra es de todos y lo que hay en ella se nos entregó para vivir no para competir ni ver quien tiene mas..
    Felicitaciones por ese escrito..muy reflexivo..
    Besos amiga

    ResponderEliminar
  5. Muchos maestros espirituales aseguran que la Edad Oscura está por terminar.

    Ojalá

    ResponderEliminar
  6. Ojalá pero no... o si? Que si, démonos otra oportunidad y van...

    ResponderEliminar
  7. Tenemos que aprender Abuela, y aprendemos tarde, mal y... ojalá podamos ser mejores, en la justicia, en la conducta, en el Amor. Besiños.

    ResponderEliminar
  8. Buena reflexiòn.

    Polvo al polvo. y nada mas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Mi querida amiga-abuela tiemblo de pensar en las consecuencias. Y hablamos de un país super preparado para estos desastres...

    Abrazos

    ResponderEliminar
  10. Abuela hoy estaba viendo la tv y me he puesto a llorar a ver las imágenes de gente buscando a sus seres queridos entre los escombros. Tiene que ser terrorifico´encontrarte en esa situación.
    Que Dios les des fuerzas al pueblo japonés.

    Un abrazo amiga.

    ResponderEliminar
  11. Es un texto impecable de esa tragedia terrible de Japón... en la televisión he visto algunos vídeos caseros que gravaban los propios japoneses mientras veían como la gran masa de agua del sunami se lo llevaba todo a su paso... era estremecedor... !y menos mal que es el pais que mejor preparado está para los terremotos, que si eso llega a pasar en España, la catastrofe se quintuplica por lo menos!, aún así, hay más de diez mil muertos -por solo hablar de daños en vidas humanas-, !qué terrible abuela!, es, como tu dices, el hombre no es Dios, nada posee... ni siquiera su vida.

    Mil besitos gordotes

    ResponderEliminar
  12. Muchas vidas cobran los desastres que acontecen en todo el mundo mi querida amiga...el mas reciente es el de Japón...Dios nos ayude y nos libre de todo mal...

    RECIBE UN FUERTE Y CARIÑOSO ABRAZO..FELIZ INICIO DE SEMANA

    ResponderEliminar
  13. Una gran tristeza y como dice tu reflexión esperemos que hayamos "... aprendido, que el hombre, nada posee...ni siquiera su vida."

    Un saludo enorme, Córdoba linda.

    ResponderEliminar
  14. Ay, querida abu...debió de ser algo así o peor.
    Realmente triste y angustioso.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  15. Muy buena reflexión, ojalá hayamos aprendido, que ni la vida poseemos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. bellisima, triste y veraz reflexión nos regalas princesa, esta asturiana te da las gracias por compartirla y te manda un besin muy grande.

    ResponderEliminar
  17. Quiera DIOS que se logre poner freno a esta sin razon en la que hemos caido; anteponemos nuestra ambicion y egoismo a la necesidad de guardar un equilibrio entre el progreso y la Naturaleza,nos sentimos tan soberbios que nos quedamos destrozados al contemplar la fuerza y el poder que la Madre Naturaleza impone cuando es dañada impunemente; como dice usted, ojalá aprendamos la lección y que no sea demasiado tarde, si no para nosotros , al menos para nuestros hijos y sus descendientes. Que así sea.
    Besos ,amiga mia, y que el amor y la dicha la inunden.

    ResponderEliminar
  18. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  19. Sí algo ha demostrado nuestra raza, es la necedad, la ambición desmedida y un profundo instinto de destrucción, todo tomamos cómo si todo nos perteneciera, culpables e inocentes, seguramente terminaremos pagando el costo...que será de nuestros hijos...

    ResponderEliminar
  20. Hola Ame:

    Cierto, si se comprendiera lo frágiles que somos, quizá la humanidad sería más humilde y en el mundo reinaría la Paz.
    Ha sido y sigue siendo muy duro y cruel, lo que está pasando en Japón.

    Gracias por esta entrada, me hace reflexionar.

    Besos, Montserrat

    ResponderEliminar
  21. No se si el final de los tiempos abu, pero debemos corregir nuestras actitudes para no recibir tales efectos.
    Te mando un beso.

    ResponderEliminar
  22. Cuándo los seres humanos cuidaremos
    de la madre tierra???
    Aun hay tristeza en mi corazón por lo secedido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. seguro que escribió pensando en Japón, ¿no? qué terrible! texto muy bueno, como siempre, querida. Te abrazo, abuela frescotona, mi amiga virtual

    ResponderEliminar
  24. Las Abuelas y los hijos tienen una forma especial de ver la vida. Las Abuelas por la experiencia, los hijos por la actualidad y por estar siempre al día. Mi hijo dice que los japoneses siempre ha fantaseado con la destrucción de su pais y la forma de seguir adelante. Eres oportuna con tus escritos y seguro que nuestros amigos japoneses salen adelante.
    Un abrazo Abuela y para todos los hijos del Sol naciente.

    ResponderEliminar
  25. Me temo que el hombre no aprende, se cree poderoso en su soberbia, ¡ojalá y aprendiera!.
    Un abrazo Abuela.

    ResponderEliminar
  26. La madre tierra castiga con fuerza, madame. Aunque habitualmente generosa con nosotros, su cólera desatada es temible y nos hace sentir tan diminutos e impotentes.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Es una buena reflexion, no somos nada por muchos aires de grandeza que nos demos. Saludos abuela.

    ResponderEliminar
  28. Querida amiga. Mi Blog de Las Tentaciones ( http://bigariato2.blogspot.com/ ) ha recibido un premio que a su vez tengo que reentregar a otro Blog y he elegido el tuyo. Pásate por dicho Blog a recoger tu galardón. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. ... Y CONTINUARÁ RECLAMANDO.
    BESOS

    ResponderEliminar
  30. Así es abuela, nada más triste ni aterrador. El hombre se acuerda de su condición mortal cuando la guadaña le acerca el filo...
    Quiero ser optimista y pensar que sí, que el hombre aprenderá, pero la experiencia me dice que vivo de sueños.

    Un beso enorme, abue.

    ResponderEliminar
  31. Así es querida Abu: nada es nuestro, ni siquiera la vida, lo único que creemos tener, nos puede ser arrebatado cuando menos lo esperamos...triste destino el del ser vivo, ya no sólo humano, sino tan sólo vivo...

    Otro beso y abrazo fuerte, querida y entrañable amiga!!!

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.