Me siguen...

Traductor

martes, 15 de marzo de 2011

PARA OJITOS RASGADOS, QUE DEAMBULA EL DOLOR...

                                                                         ...
                                            


                                        Para mis amigos y todo su pueblo, es este pequeño escrito.
                                            
                                                     HIROMON
                                                     TSUTOMU OTSUKA




Ojitos rasgados aferrado a la segura mano de mama, camina, camina y cae entre escollos que sus ojitos oscuros nunca vieron.  Tratan de llegar a tomar la escudilla de comida caliente, tenía hambre, tenía frío, estaba muy cansado.  Dos días buscando su casita, ¿donde estará?, se fue con el agua, mientras la tierra jugaba saltando y ondulando caminos, el mar la llevó. ¿ Por que no regresa?.  Su osito de paño, sus dragones de fuego, extraña su vida, su tibia camita, los suaves aromas que fluían, mientras llegaba el sueño.  De vez en cuando la luz de la luna, mostraba el rostro de la madre, donde brillaba la sal, que no era del mar.  Las dos sombras apretadas cantaban a su Dios, una voz por momentos dudosa, otras llenas de rencor, el niño en cambio, elevaba la suya esperanzada,  en aquellas bondades que siempre le mostraron sus mayores, en tiempos de necesidad.  En el silencio que ocasiona, la lúgubre presencia de la nada, llevaba el viento la dulce vocecita, hacia frío, había perdido una botita, de a ratos mamá le calentaba con sus manos y besos la patita desnuda, el reía,  y ella trataba de encontrar a Dios en ese rostro.  El viento helado hacia crujir las ruinas, otras sombras buscaban en la oscuridad un refugio.  Donde están los cerezos en flor, los farolitos de colores, que juegan con las sombras, los origami perdieron sus muros donde cobran vida. ¿ Por que se volvió tan triste la noche, y tan feo el día?.  ¿Donde están los otros niños?.  Las explosiones sacuden la tierra, como goznes oxidados anuncian que se abrieron las puertas del nunca jamas, ya no habrá regreso, la contaminación avanza  escondida, nadie la ve, pero  se alimenta de. sangre, de a poco se irán apagando vidas...Como se apaga el mundo.

35 comentarios:

  1. ¡Que pena Abuela, que pena!
    Dios quiera que las catástrofes cesen, que el pueblo japonés salga de esta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Tengo entendido que estas calamidades están expresas en la biblia. Se habla del fin de todos los tiempos. ¿Qué pienso? Es inevitable, por eso, todos los años en cada Semana Santa, el Padre de la Iglesia no da cirios, que son las únicas velas que alumbrarán cuando el sol se canse de brillar, anunciando con un estruendo, la llegada del Señor. Revisemos las santas escrituras. Todo está escrito, e incluso nuestros designios. Por suerte, he recurrido a cosas religiosas en la que me siento seguro, mi fe es fuerte, o pretendo que sea tan fuerte a como de lugar. Con Dios, quien contra nosotros. Orar es bueno en estos momentos de crisis.

    ResponderEliminar
  3. ¡Ay amiga, que tristeza! No sabes como me duele pensar que un país tan disciplinado y tan educado, esté pasando por otro (y tal vez el peor)dolor tan negro y catastrófico.
    Hoy amanecí pensando en una mujer quizás de mi edad, que el viernes al levantarse dijo para si: "hoy tengo que ir al doctor y al super, para comprar la lista de víveres que hice anoche". Nunca se imaginó que ya no iba a ir al médico, ni al super. Que ese día, unas horas más tarde, perdería su casa, su auto y tal vez a su familia.
    Son días dificiles y peligrosos por la amenaza que representan los reactores nucleares, nos sólo para Japón, sino para el mundo entero.
    Dios tenga compasión de Japón y del mundo.
    Te quiero, amiga: Doña Ku

    ResponderEliminar
  4. Nuestros representantes en cada uno de los países del mundo no han entendido o no quieren entender que nuestra prioridad no son reactores nucleares, ni esa horrenda máquina aceleradora de partículas que crean para hallar la partícula de Dios entre Francia y Suiza..Necesitamos cuidar nuestro planeta, evitar los excesos, procurar volver a lo básico porque cada vez mas nos estamos convirtiendo en una nueva Sodoma y Gomorra, donde los sentimientos son artículos que caducan, la familia ya no es mas la célula de la sociedad en un mundo en donde el internet a pasado a ser el centro de mesa..los hijos se programan, y son traídos a un mundo en donde las enfermedades mas terribles han hecho de caldo de cultivo..
    No es la tierra quien nos está acabando...somos nosotros mismos, la tierra solo se está sacudiendo del peor peso que ha tenido en miles de años...
    Hoy lloro por ojitos rasgados y por todos los hijos que sufren...

    ResponderEliminar
  5. Lloro contigo amiga-abuela. Deseo que podamos ponerle un final feliz a toda esta tragedia... o un final menos trágico

    abrazos

    ResponderEliminar
  6. esta asturiana llora contigo mi querida amiga, un besin muy grande.

    ResponderEliminar
  7. Todos nos hacemos carne en el dolor de nuestros hermanos japoneses. Toda mi energía para todos aquellos ojitos rasgados que están padeciendo tanto sufrimiento.
    Un beso para vos, abuela.

    ResponderEliminar
  8. Estoy contigo querida amiga, haces el escrito de maravillas. Ruego a Dios que pase pronto el dolor y que el hombre de una vez por toda tome conciencia, que cambie su actitud, que sea más solidario, que no contamine, que ame más.
    Cariñosssssssssssssssssssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  9. qué triste, qué triste mi querida abuela! y como me emociona su texto. Pobres japoneses, ojalá los dioses los protejan, especialmente los niños.Te abrazo amiga mia, afectuosamente

    ResponderEliminar
  10. Sí, una triste realidad que a todos nos conmueve, nos quedamos mudos ante este tipo de tragedias sin poder remediar nada. Solo ver y rezar y pedirle mucho a Dios.

    Besos abue.

    ResponderEliminar
  11. Ante esa carita de ojos rasgados,ante la magnitud de esa tragedia, ante el sufrimiento indescriptible de ese pueblo,yo si ceyese en su dios ,o en otro cualquiera estaría muy cabreado con el,no me vale la resignación, no me vale la teoria del castigo porque somos muy "malos",no me vale rezar.....solo me queda la rabia y la impotencia....

    Un abrazo Abu.

    ResponderEliminar
  12. Esta tragedia nos tiene a todos el corazón encogido, esperemos que la centrales nucleares resistan y que la catástrofe no sea aún peor Mi solidaridad para el pueblo japonés.Besos.

    ResponderEliminar
  13. La sensibilidad que rezuma su texto de hoy me ha arrancado lágrimas, mi querida amiga. Por desgracia temo que no serán las única que nuestros ojos habrán de derramar por esta tragedia. otras parecen avanzar encadenadas a ella.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  14. Querida amiga.
    Con que dulzura haces hoy este post, dedicado
    a los japonesitos.

    Recemos por ellos.
    Por estas inocentes criaturas,
    que al fin y al cabo son criaturas de Dios.

    Besos, montserrat

    ResponderEliminar
  15. Un dolor se ha apoderado de mi pecho, pensando en nuestros hermanos nipones.

    Un reconfortante abrazo abuela.

    ResponderEliminar
  16. Abuela has escrito un texto simplemente maravilloso. Te abrazo desde mi alma conmovida.

    ResponderEliminar
  17. El dolor más grande son los niños. Te abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Un texto que me pone en empatía con los japoneses.

    ResponderEliminar
  19. Cuando el alma llora, es que hay demasiada tristeza...

    ResponderEliminar
  20. Penoso.

    Pero ellos se repondràn.

    Es mi deseo y lo declaro.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Maravilloso escrito dedicado a ojitos rasgados, ojalá Dios les ayude y pronto puedan superar tanta calamidad.
    Nos unimos en su dolor.

    Un abrazo amiga.

    ResponderEliminar
  22. ¡Qué bien escrito! Me ha encantado el título. Muchos Saludos abu.

    ResponderEliminar
  23. Siempre un placer pasar por tu casa.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Muy emotiva tu elegía a los japoneses. Muy duro lo que han pasado pero como antaño, creo que ellos siendo un pueblo acostumbrado a luchar contra la adversidad, saldrán adelante. Claro, el dolor por las vidas perdidas con nada se alivia.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  25. Esperemos que se pare la radioactividad y pronto vuelvan a la normalidad.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  26. En Mis caricias del alma he dejado una cesta de rosas que abre la entrada de hoy "Quiero ver el alba" de bonitos colores, la he compuesto con mucho amor para quien se la quiera llevar como un presente, para sentirse acariciado por el suave aroma de sus fragantes pétalos.

    Un sentido y fuerte abrazo en este fin de semana para ti!!

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  27. Un texto precioso.
    Me conmueve este pueblo, esperemos que se recuperen, yo también los pienso continuamente.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  28. Que tal! espero que estés muy bien..
    después de algunos meses he regresado con un "Tornado"..
    te dejo un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  29. Abuela: muy claro y sentido tu post. Duele saber, o no saber que es lo que en realidad sucede... ¿Que será del mundo...?

    alejandro

    ResponderEliminar
  30. Hola mi buena amiga, pasé por aquí por tú hermoso espacio para saludarte y también agradecerte tus bonitos comentarios que siempre me dejas cuando me visitas. Bonito post, precioso y hermoso todo lo que escribes, tanta tragedia y dolor en el mundo y nadie hace nada para evitarlo siempre pagan los mismos los mas debiles, y como nadie lo arregle ¡a donde va a parar el mundo!. Que pases un feliz fin de semana lleno de sensaciones positivas. Un beso desde la distancia de un amigo.

    ResponderEliminar
  31. Hola amiga mía:
    Disculpe mi ausencia de tantos días, no ando bien, tengo una tendinitis en el brazo derecho que me obliga a escribir con el izq. y no me apaño bien
    Todos estamos consternados ante semejante dolor de nuestros hermanos japoneses.Y pidamos al Dios que no vaya a más con la energía nuclear descontrolada.
    Reciba mi ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  32. Ay, qué horror, Abu, cariño, que hasta las islas se han movido de la intensidad del seísmo...y las vidas perdidas son incontables...tu relato sobre "ojitos rasgados" define bien el horror sufrido por esas pobres gentes. Y es que cuando más felices nos creemos, sobreviene la tragedia...

    Ojalá que esta catástrofe termine pronto y no aumente el número de víctimas.

    Me sumo al dolor y al duelo que el pueblo japonés está sufriendo en estos momentos. Vayan para él mis ruegos.

    Un gran beso, Abuela querida, de pluma y corazón de oro.

    ResponderEliminar
  33. Esta vez sí. Me pusiste triste :'(

    ResponderEliminar
  34. Precioso escrito, lleno de dolor y muerte. Mis mejores deseos para la recuperación del pueblo japonés...

    ResponderEliminar
  35. Hola abuelita:Me uno a este llanto..El pueblo japonez es fuerte aunque ha aprendido a llorar por dentro,saldrá de esto
    Espero que el hombre vaya tomando nota de que es el culpable de su p`ropia destrucción
    Dios nos ha regalado una Naturaleza para convivir en ella no para destruirla
    Te he echado de menos
    Besitos mi niña y que Dios te bendiga

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.