Me siguen...

Traductor

domingo, 10 de abril de 2011

EL ALBAÑIL Y LA PURÍSIMA

El viejo barbado,  y humildemente vestido estaba arrodillado, por la posición, los gastados zapatos se le salían y mostraban sus pies desnudos, quemados por la cal de toda una vida de albañil.  Con el frío se partía la piel, sangraban causándole mucho dolor.  Lloraba quedo, las lágrimas bajaban por sus manos unidas, y rodaban  dentro del raído abrigo.  Lo extraño es que la ermita, tenia su hornacina vacía, la luz del cirio alumbraba dos florcitas del campo, que había traído como todos los días, pero su Purísima no estaba...   En la inocencia que guarda la ignorancia, en las personas olvidadas, su relación con la imagen, era intensa, por ello se preguntaba el por que de su ausencia.   Quizás,  la virgencita se fue por que nunca cumplió su promesa de hacer una hornacina para ella, pues esa era muy pequeña.  La verdad que era de san Roque y su perro, quien se fue con el anterior cura, y el que llegó la puso  aquí.  Sacó las herramientas, y trabajó toda la noche, adornó el marco con caracolas, y piedras brillantes, por dentro la pintó celeste, como el manto, y el minúsculo domo amarillo, con rayos de sol.  Amanecía, salio al prado y de las primeras flores que abrieron su corola, juntó un ramo que puso dentro.  Contemplando su obra, el albañil se durmió.  El cura venía apurado, se hacía tarde para la misa, aun debía acomodar a la Virgen en la hornacina, doña Maruchina le había renovado el manto y temía no entrara en el pequeño habitáculo.  Cuando llegó, casi tropieza con el viejo en el piso, con cuidado acomodó la imagen.  Sonó la campana y el devoto guardián de la hornacina despertó, su Purísima había regresado, dulcemente le sonreía, de su corto viaje como madre que es, le trajo de regalo,  paz, y la certeza de la fe en los milagros, para aquellos corazones que creen, que es posible vivir, para servir, y amar.

27 comentarios:

  1. Abuela es que si no se vive para amar y servir...¿para que se vive?...
    Precioso el relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Que linda historia. Abuela me voy de tu blog con el corazón reconfortado con tan bella y esperanzadora historia.
    Un beso.

    Rosa

    ResponderEliminar
  3. Abuela:

    Si todo eso sirve para darnos paz, pues venga!
    Hermoso tu relato y te envío un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Fe, emoción, ternura, un sin fin de emociones... Y el alma llena de luz. Una preciosidad.

    Saludos y que bello fin de domingo me llevo. Que pases bonita semana.

    ResponderEliminar
  5. Qué lindo relato, amiga. De abuela a abuela... me ha encantado. Un beso bien grande para vos.

    ResponderEliminar
  6. Que preciosidad, amiga-abuela. La sencillez del obrero abre hasta el corazón más duro :)

    abrazos

    ResponderEliminar
  7. "El corazón que ríe"



    Tu vida es tu vida

    no dejes que sea golpeada contra la húmeda sumisión

    mantente alerta

    hay salidas

    hay una luz en algún lugar

    puede que no sea mucha luz pero

    vence a la oscuridad

    mantente alerta

    los dioses te ofrecerán oportunidades

    conócelas

    tómalas

    no puedes vencer a la muerte pero

    puedes vencer a la muerte en la vida, a veces

    y mientras más a menudo aprendas a hacerlo

    más luz habrá

    tu vida es tu vida

    conócela mientras la tengas

    tú eres maravilloso

    los dioses esperan para deleitarse

    en ti.

    (Charles Bukowski)



    ¡¡QUE TENGAS UNA PRECIOSA SEMANA!!

    Gracias por tus agradables visitas a mi blog

    Abrazos y besos de tu amiga

    ~Charo Bustos Cruz~

    ResponderEliminar
  8. Liebe, Glaube und Hoffnung, so besteht unser Leben...und Arbeit...

    Liebe Grüße
    Kvelli

    ResponderEliminar
  9. Que historia tan hermosa. Finalmente la Purisima tuvo un hermoso lugar, gracias a un viejo albañil que cumplió con la promesa.
    Me puedo imaginar la cara de jubilo que pudo tener ese señor.

    Besos Abuela, que disfrutes de un gran lunes.

    ResponderEliminar
  10. Querida Abuela, siempre nos deleitas con hermosas historias. Y te digo: Iré a Daroca el miércoles, parece que el día estará mejor. Y he tomado nota de todo lo que me indicas. Yo también ando emocionado. Y te lo dedicaré con todo mi cariño.

    Hasta la vuelta.

    Un abrazo,

    Luis.

    ResponderEliminar
  11. Muy emotivo, como siempre, tu relato abue. En verdad que los milagros, sólo son milagros cuando nacen dentro del corazón, en la inmensidad y la pureza de los sentimientos.

    Muy bello. Besos y buen comienzo de semana :)

    ResponderEliminar
  12. Hola amiga mía:

    Han salido lágrimas de mis ojos.

    Tu relato me ha emocionado.

    Bendito el albañil, que con su amor a la Virgen, la hizo una hornacina.
    Bendita la mujer que cosió un vestido nuevo para la virgen y Bendito el cura que volvió a colocarla.

    Besos y muchas gracias por compartir esta bella entrada, Montserrat

    Entre los tres crearon una energía de amor y Paz a través de la imagen de la Virgen.

    ResponderEliminar
  13. Un relato precioso de una obra humilde y sencilla, hecha con el corazón, como deben ser hechas las cosas, y recompensada generosamente con paz y amor.

    Feliz comienzo de semana, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  14. mi princesa que relato más hermoso nos regalas, esta asturiana te da infinitas gracias por emocionarnos los sentimientos con tus bellisimas y sensibles letras y te manda un besin muy muy grande.

    ResponderEliminar
  15. ¡Que divinura, querid abu! Es una ternura imaginarse al viejito y su purísima. Me has dejado una sensación preciosa en el corazón muchisimas gracias.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  16. El albañil está para inspirar ternura.


    Un abrazo, querida abuela.

    ResponderEliminar
  17. Un pequeño milagro. Sólo hay que saber mirar las pequeñas cosas de la vida.

    ResponderEliminar
  18. Ay abuela qué bonita historia... una preciosidad de relato, una preciosidad, desde luego que si que existen los milagros, sobre todo si nacen de la bondad de un corazón simple y noble. Me encantó tu final, porque es en sí mismo un resumen de vida maravilloso: es posible vivir para servir y amar !genial!

    Mil besotes gordotes

    ResponderEliminar
  19. Desde que leí el titulo, sabía que me iba a gustar. Felicidaades. Saludos

    ResponderEliminar
  20. Me encanta el relato.

    Es emotivo, Abuela.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Una bella historia la que nos cuentas y que como siempre sabes llegar con ella hasta el corazón.

    Un beso para ti.

    ResponderEliminar
  22. HOLA

    HERMOSO RELATO CARGADO DE EMOTIVIDAD Y DE PAISAJES LUGAREÑOS.
    NOS DEJAN PENSANDO EN LAS VIRTUDES DEL AMOR Y DEL BIEN.

    BESITOS

    ResponderEliminar
  23. Estas cosas pasan, precioso relato, que trasmite la sencillez de rincones inolvidables donde el bien y la virtud todavía perduran.

    ResponderEliminar
  24. Todo un ejemplo de fe...de devoción..muy hermoso mi querida amiga, es un placer venir a leerte.

    Te deseo un maravilloso inicio de semana...un abrazo y un beso con mucho cariño

    ResponderEliminar
  25. Gracias abuela, por ser seguidora de mi blog desde este momento yo también lo soy de tu grata y hermosa casa bloguera.
    Bellos tus relatos, sabes llegar al corazón de quien te leemos.

    Feliz semana y besos de MA para ti.

    ResponderEliminar
  26. MUY BELLO MENSAJE. SIEMPRE ES UN GUSTAZO VISITARLA.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.