Me siguen...

Traductor

viernes, 1 de abril de 2011

EMIGRACIÓN

A la sombra del parral mateaba Juan, tanto era el calor, que ni los pájaros se oían, solo el zumbar de la abejas entre las uvas maduras.  En una pequeña radio a pilas, escuchaba,  que en la ciudad se mataba la gente, la gran cantidad de habitantes hacia imposible la convivencia.  La pobreza arrasaba los hogares, junto con el hambre, y las enfermedades.  En la lucha por los bienes y la comida, se robaban la dignidad.  Juan miraba la inmensidad que lo rodeaba, el silencio musical de la naturaleza, no podía darle imagen a las palabras que oía. ¿ Como pueden robarse la tierra, el espacio de cada uno?  Si hay tanto para repartir ¡¡¡  El canto del hornero anunciando la lluvia, confirmaba su razón.  Si hasta los pájaros del cielo, elijen donde poner su casa¿, porque no el hombre?.  Miraba con orgullo su pampa, donde todo era generoso sobre ella, el pasto, el agua, la vida... apaga la radio.  Piensa,  en tanto el paisanaje,  cegado por las luces emigre  a la ciudad, donde no son dueños de nada, desprecie el don de la tierra, por brillos que opacan su vida,  en una lucha vana, donde ninguna cruz recordará su nombre, en tanto, no acepte  la grandeza de ser un hombre de campo, en el que la riqueza son el trabajar la tierra, y amar la vida...no encontrará su destino.

31 comentarios:

  1. Muy bueno, querida Abuela. La grandeza del campo. Así es, ahi es donde se enraiza todo lo bueno del ser humano, sus virtudes, porque solo la belleza crece cuando uno se siente integrado en ella.

    Un cariñoso abrazo,

    Luis.

    ResponderEliminar
  2. Hola amiga

    En el campò está lo bueno, lo bello, lo auténtico.

    Besos, Montserrat

    ResponderEliminar
  3. Vengo de un paseo de la ciudad llena de luces, y este escrito no hace más que confirmar mi asqueante experiencia. Buenos Aires es un desastre, una locura alienante. Basta, paisanos, quédense en el pueblooooo!!!!

    ResponderEliminar
  4. Yo adoro el campo, he vivido en bastantes ciudades, pero siempre regreso al campo, es como volver a las raíces. Precioso tu escrito y muy real. Besos.

    ResponderEliminar
  5. La pobreza, el hambre y las enfermedades persiguen al ser humano tanto en la ciudad como en el campo. Lo que llamamos civilizacion parece tener solo en cuenta las grandes cifras macroeconomicas, insensibles a los individuos que padecen la miseria y el reparto injusto de los bienes. Al final, madame, la unica riqueza que nos quedará será realmente, como usted apunta, amar la vida.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. Muy cierto. Sólo el hombre que sabe el valor de su tierra, del campo, es feliz.

    ResponderEliminar
  7. Cuando escribes así, regreso a mi niñez, y el campo es un recuerdo bello. Tanta inmensidad para el hombre y a veces no la sabemos cuidar y menos amar...

    Un lindo día para vos.

    ResponderEliminar
  8. Apoyo a Madame Minuete, la pobreza está tanto en el campo como en la ciudad y el hombre es perseguido por las consecuencias de esa pobreza: la enfermedad el hambre etc.

    y efectivamente, la verdadera riqueza como tú sabiamente dices es amar la vida.

    Besos Bue.

    ResponderEliminar
  9. La felicidad está donde uno mismo si la llevamos en nuestro corazón. Si no deseamos lo que tiene el vecino. Si no destruimos la tierra abusando de sus productos. Si para mejorar no arrasamos con los más desvalidos...
    Hemos creado una sociedad donde basamos la felicidad en tener y atesorar sin medida...
    Así es en todo el mundo, amiga
    No estoy de acuerdo con Curiyú pidiendo a sus paisanos que se queden en el pueblo... todos tenemos derecho a una mejor vida, lo importante es saber vivir mejor sin cosas superfluas.

    Abrazos solidarios y mi deseo de un buen finde

    ResponderEliminar
  10. El campo es un refugio.

    La ciudad, un campo de batalla.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. HOLA
    ME HACES ACORDAR TANTO A MIS ABUELOS, INCLUSO A MI PAPÁ QUE AMA EL CAMPO Y LA SOLEDAD DE ESA TIERRA QUE LO ABRIGÓ SIEMPRE.

    ES MUY NOSTÁLGICO TU RELATO, SOBRE TODO PARA MÍ QUE ME HE CRIADO ENTRE PAISANOS, DESDE MIS TATARABUELOS HASTA HOY.

    BESITOS
    CARIÑOS

    ResponderEliminar
  12. Ay, abu...qué preciosidad. es algo con lo qu estoy tan de acuerdo que me emociona.
    Me has recordado a los horneros...me encantan sus multiples nidos por el campo, en cualquier lugar.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Crecí en el campo viendo a mi familia sembrar la tierra y recogiendo sus frutos con alegría y amor...ahi es donde me di cuenta que un campesino trabaja mucho y la paga es una misería...es por eso que muchos tienen que dejar su tierra buscando un bienestar para la familia...

    Muy lindo tu texto amiga...es una realidad que vivimos...te deseo un bello y bendecido fin de semana...Dios te bendiga

    ResponderEliminar
  14. esta asturiana te da infinitas gracias por concedernos el honor de hacernos participes de tus bellos y sensibles textos, un besin muy muy grande.

    ResponderEliminar
  15. Entrañable abuelita:Vivo en un pueblecito muy pequeño,rodeada de amapolas,golondrinas y gallinas.No lo cambiaria por nada del mundo
    Gracias por compartir
    Te quiero un montón
    Con cariño Victoria
    Te enlazo a mi escondite
    Besitos
    Victoria

    ResponderEliminar
  16. Abuela que nostalgia me haces sentir, es muy especial para mi, ya que me enviaron con mi abuelo a pasar unos meses, y justamente el vivía en Cañuelas, fueron unos de los mejores meses de mi vida.
    Cómo siempre hermosos tus textos!
    Y emotivos!
    UN abrazo de oso!

    ResponderEliminar
  17. Recuerdo mis descansos en el campo, ojalá algún día vuelvan.

    ResponderEliminar
  18. SIEMPRE ES UN GUSTO SENTIR EL CAMPO EN TUS NOTAS.
    BESOS

    ResponderEliminar
  19. Precioso relato Abu...y gran verdad dices cuando dices que todo el ser vivo tiene su propio espacio en el mundo,solo el ser humano no...

    Besos,Vega Pasión.

    ResponderEliminar
  20. Llegará el día que tendremos que reencontrarnos con la naturaleza.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  21. Hola mi buena amiga, pasé por aquí por tú hermoso espacio para saludarte y también agradecerte tus bonitos comentarios que siempre me dejas cuando me visitas. Bonito post, precioso y hermoso lo que escribes, tienes toda la razón del mundo, la grandeza del campo, nos hace reencontrarnos con nosotros mismos y con la naturaleza, gracias por compartir. Que pases un feliz fin de semana lleno de sensaciones positivas. Un beso desde la distancia de un amigo.

    ResponderEliminar
  22. Estoy de acuerdo con Madame, Minuet y Pluma Roja: la pobreza esta tanto en el campo como en la ciudad, pero en la ciudad la pobreza es más degradante.Hermoso relato, querida abuela! Un abrazo afectuoso

    ResponderEliminar
  23. Siempre, todos, encontramos nuestro destino. Diferente es que no nos guste...

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. ¡Y qué cierto! La emigración desde el campo ha hecho de las ciudades un monstruo devorador de hombres. Y los hijos de los hijos de aquellos paisanos, hoy se asan, trajeados, rumbo a oficinas que son como cárceles para el alma.
    Aunque, abue, hay algunos (nietos, tal vez) que llevan el campo en la sangre aunque no lo hayan visto, y vuelven a él, como las golondrinas...

    Un beso enorme, querida amiga.

    P.D.: Te aseguro que pude "ver" a Juan mateando, pude "sentir" el tufo del verano y hasta "escuchar" el sonido de las abejas. ¡Qué texto estupendo el tuyo!

    ResponderEliminar
  25. Cuanto de bueno está perdiendo el ser humano desdeñando la tierra y viviendo en enjambres... Un abrazo abu y sigue deleitándonos con tus relatos

    ResponderEliminar
  26. Un campo inmenso, donde se pierde la vista, y la mayoría de personas amontonadas en asfalto, donde solo existen aglomeraciones.

    Lo que disfruta mi niña en el campo, eso no se puede comparar con nada. Bendito campo.

    Besos

    ResponderEliminar
  27. Lo de ¨mateaba ¨me ha encantado , porque en un primer momento no sabía de que hablabas .Es que aca no lo utilizamos pues no tomamos mate .jajaja

    Besos desde Málaga.

    ResponderEliminar
  28. Hola
    Me interesa tu blog, tus palabras son precisas y claras y denotan sentimientos

    Esto es tan cierto, tan así, que duele. Me duele como habitante de esta ciudad de Buenos Aires que quiero tanto y que está tan enferma
    Un saludo

    ResponderEliminar
  29. México está igual: sobrepoblado en las grandes ciudades y cada vez más despoblado en sus campos.

    Un abrazo Abuela

    ResponderEliminar
  30. Después de unos día fuera d emi casa vengo a recuperar el tiempo perdido.
    Yo vivo en una ciudad de esas en que la vida se vuelve una loca carrera muchas veces sin sentido pero mi alma le pertenece a la tierra, al campo, allí esta la verdadera cuna del hombre... yo sueño con volver a mis raíces algún día.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. Olá passo por seu blog para convidar você a visitar o meu que é dedicado a cultura. De segunda a sexta feira noticiário cultural aos sábados minha coluna poética ás 09 horas da manhã e ás 5 da tarde Chá das 5 sempre com uma participação especial. Irei aguardar sua visita lá. Abraços sucesso em seu blog. O endereço é informativofolhetimcultural.blogspot.com

    Magno Oliveira
    Twitter: @oliveirasmagno ou twitter/oliveirasmagno
    Telefone: 55 11 61903992
    E-mail oliveira_m_silva@hotmail.com

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.