Me siguen...

Traductor

martes, 5 de abril de 2011

ROELA

Inclinado sobre el atril, el orfebre, daba forma al precioso objeto.  Pulía lentamente la roela, pensando que su trabajo conocería mundos lejanos, sería prueba de amor, dolor de ambición, muestra de poder, y capacidad económica.  Nadie reconocería su nombre en ella, pero él sabia, según la belleza que imprimiera en la joya, los posibles beneficios, y daños que causaría en el espíritu humano.  Mantuvo su forma original, y la rodeó con virola de oro blanco.  Ahora faltaba el mensaje, que mostraría al poseedor de la misma.  Descartó la sutil filigrana, era una obra con cierta rusticidad, necesitaba darle luz, y belleza.  Nada mejor que una piedra, pero, ¿cual?  Al fin, optó por un brillante redondo, que engarzo en su centro.  Nada  como esa piedra ancestral, para reflejar en sus cincuenta y siete facetas, todos los colores de la luz.  Miró la pieza terminada, y pensó, solo un hombre la llevará, para encadenar con ella el corazón de su amada.  Sobre la pana azul, la joya desafiaba al mundo con la definición de sus formas, realzadas por el brillo de la piedra, gritaba su deseo de ser poseída, y lucida en el cuello vanidoso de mujer.  Puesta en la vitrina, el hombre se sentó,  observaba  los rostros de los pasantes que la admiraban, y supo que poco tiempo pasaría,  para entrar a su fino estuche de regalo.

25 comentarios:

  1. Fabuloso, el mejor regalo.

    Un fuerte abrazo mi querida Abue.

    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  2. Algunas piedras, son màgicas.

    Buen texto, abuela.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. UNA CONCLUSIÓN PERFECTA!!!
    BESOS

    ResponderEliminar
  4. Hola Ame:

    Y con que admiración contemplaría el joyero su obra., que ñluego seguramente adornaría el cuello de una mujer, hermosa o no tan hermosa, que más da.
    Pero seguro que seria una mujer.
    Besos desde Valencia, Montserrat

    ResponderEliminar
  5. Que belleza tus letras, tanto como esas 57 facetas con colores de luz.
    Tu también elaboras obra de arte digna del más lindo estuche; me trasladas a la escena con tus detalles.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Qué bella descripción de la roela. La ha hecho usted tan atrayente que yo también estoy segura de que no pasará mucho tiempo antes de que alguien entre a adquirirla.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Querida abu, no conocía la palabra roela...ahora sí. Es una preciosa entrada, cargada de tan bellas palabras que me emocionan, como siempre...si es que eres inspiradora de sensaciones.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  8. ¡Qué hermoso! Yo quiero una :)
    Eso es lo que pasa con tus relatos, abue, "se ven". Este es una joya, cuyo ofebre, labra las palabras.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  9. ADMIRABLE TEXTO.

    DAN GANAS DE LLEVARSE UNA PORQUE LA DESCRIPCIÓN TAN ACERTADA DE LAS PALABRAS NOS LLEVA A IMAGINAR ESA JOYA TAN PRECIADA NO?.

    BESITOS ABU
    CARIÑOS DESDE SANTA FE

    ResponderEliminar
  10. Lástima que no pasé por alli y no la vi , si no ...................... , precio como todos tus relatos

    Un fuerte abrazo .

    ResponderEliminar
  11. Querida Amiga: Cuando se usa una joya o un adorno, pocas veces se piensa en quien lo hizo.
    Alguien puso su tiempo y su sapiencia en elaborar esa prenda que adorna los cuellos, las muñecas o los dedos de algunas mujeres.
    Con las joyas pasa lo mismo que con las casas, los albañiles que pasan días y días contruyéndolas, finalmente nos las difrutan o rara vez son para ellos, ha de ser muy triste ver que el fruto de su trabajo no es apreciado en toda su magnitud y que ni siquiera se acuerdan de quien se esforzó por el disfrute de otros.
    Un beso cariñoso de tu amiga: Doña Ku

    ResponderEliminar
  12. Linda descripción de tan hermosa y valiosa joya...joya que aumenta el valor cuando se regala con muchisimo amor...

    Feliz dia mi querida amiga...un abrazo grandismo para ti

    ResponderEliminar
  13. En cada una de tus entradas, las imágenes se proyectan en cada letra, la nitidez y los detalles los visten las palabras con pulcritud y exactitud. Me encanta leerte, toda vez que entro a la internet.
    ¡ saludos!

    ResponderEliminar
  14. Las piedras preciosas tienen un magnetismo que atrae. Bello relato.

    Isabel

    ResponderEliminar
  15. Tienes razón,¿sabrá el artesano para que y para donde ira su creación?.La imaginación volara.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Tú eres nuestra orfebre, querida amiga-abuela... con las palabras moldeas bellas historias que guardamos en nuestro corazón -la mejor cajita para ellas.

    dos abrazos :)

    ResponderEliminar
  17. Bello relato y con finos detalles. Compro la historia...

    Un saludo enorme.

    ResponderEliminar
  18. Bella historia. El orfebre, me hizo recordar a esos campesinos viejos que plantan un frutal, cualquiera, sabiendo que no comeran de su fruto. Pero igual lo plantan, saben que su trabajo lo disfrutará otro hombre.

    Un abrazo.

    Alejandro

    ResponderEliminar
  19. piensas en todo, querida abuela! una historia tan delicada como la joya, me pone a pensar. Um abrazo, mi amiga

    ResponderEliminar
  20. Está tan bien descrita esa bella joya que no me importaría que me la comprasen. Un abrazo abuela

    ResponderEliminar
  21. Abuela muy bonito relato, un poco de melancolía de parte del joyero, no es fácil desprenderse de una obra...
    Otro tema es con los escritores, verdad?
    Un gran abrazo y precioso tu texto!

    ResponderEliminar
  22. Siempre nos cuesta desprendernos de una obra realizada con mucho cariño
    Abu,me ha encantado la historia
    Eres un cielo abuelita
    Con cariño Victoria

    ResponderEliminar
  23. Una excelente joya en un excelente blog.

    El artista estará siempre orgulloso de su obra.

    Un abrazo, Abuela.

    ResponderEliminar
  24. Al artista, en el fondo, siempre le duele un poco desprenderse de su obra.
    Precioso relato Abuela.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.