Me siguen...

Traductor

miércoles, 4 de mayo de 2011

EL CARRO VERDE

Tengo muchos amigos, gracias a Dios, algunos lejanos, otros están cerca,  del otro lado de las montañas, de aquí es Santos, Santito para los amigos.  Son tantos de familia, que en la humilde barriada donde viven, sus casitas están una al lado de la otra, y ocupan una cuadra, y algo mas.  Hay una sola calleja de tierra, de un lado sus casas, del otro el centenario murallón del cementerio.  El lugar,  tiene cierta magia insolente que atrae, ellos siempre están felices, allí se canta y se bebe en largas tertulias gastronómicas a la luz de la luna.  Siempre tuve la sensación en esas noches, que los finados, salían de sus tumbas a oír las serenatas.  Una calurosa siesta llegué con mis sobrinos que me seguían a todas partes, aun no tenía nietos.  Apenas llegábamos,  salian en bandadas por las cuatro puertas del auto, asustando a los animales de granja, como a mi cerdita que me acompaña en el blog.  Santitos, tenia un caballo ches-ches, que ataba a su carro de trabajo, cuando la gente menuda descubrió el carro, subieron todos, se turnaban para manejar el caballo invisible en imaginarios viajes.  La cantinela comenzó en el auto, -Tía queremos viajar carro-   Avisé a mi amigo quien preparó el carro para el día siguiente, sin decirles nada salí con el vehículo y pasé por el mayor, su cara de asombro, solo se puede ver en un niño.  Se sentó a mi lado,  en un asiento cubierto por un pelero, y fuimos de casa en casa cargando niños, paseamos tanto ese día...
Merendamos en un bosque atravesado por un arroyito, llenaron el carro de flores del campo, de piedritas de colores  que sacaban del  arroyo, llevaron a flor de durazno(el caballo), a beber.  Recostada, los miraba, añorando para mi ese tiempo feliz, el presente, me llevaba al futuro de sus vidas.  Todos recuerdan ese día, cada uno en sus estudios, en sus trabajos, menos uno, que siguió su viaje sin regreso, y que cada noche cuando miro las estrellas, me habla de ese día y siento en la brisa que me abraza-

27 comentarios:

  1. Que precioso recuerdo..y me imagino que en la mente de aquellos niños tambien estan guardadas maravillosas anecdotas de ese dia..con los mismos colores y el mismo sentimiento nostalgico como el que has tenido al escribir este relato...
    Sin duda te abraza...besos..

    ResponderEliminar
  2. Que bonito relato abu, me has emocionado!!! un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hermoso día el vuestro.
    Una prueba más de que lo pequeño y sencillo llena una vida entera.
    La vida esta compuesta de estos bellisimos días.

    ResponderEliminar
  4. Preciosa descripción del entorno de Santitos, me sentí recorriendo esas callecitas.

    Mil besos Abu. Te dejo un fuerte abrazo y mi agradecimiento.

    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  5. Hola Abu, las cosas simples y pequeñas de la vida suelen ser las que nos dejan los mejores recuerdos. "No es rico el que más tiene sino el que menos necesita"
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Pones cariño a tus relatos querida Abuela, y al leerte la emoción se adentra en nuestros sentimientos. La vida es sencilla y bella y sus recuerdos ramos de flores inmarchitables.

    Un beso,

    Luis.

    ResponderEliminar
  7. Leyendo tu relato me he visto en esa calleja con los amigos y sus recuerdos, la vida es tan bella que es un gozo vivirla.
    Te digo que el post de mi blog es porque hoy es Santa Mónica el santo de mi hija.

    Un beso bien fuerte.

    ResponderEliminar
  8. Qué hermosura, tu carro, tus amigos y el que sigió viaje también...

    ResponderEliminar
  9. HERMOSO TEXTO.
    LOS AMIGOS SON LO MÁS VALIOSO QUE UNO PUEDE TENER, EN ELLOS NOS VEMOS REFLEJADO; SOMOS NOSOTROS MISMO VIÉNDONOS CRECER.

    BESITOS

    ResponderEliminar
  10. Querida abu, que preciosos recuerdos nos compartes hoy. Me sonrío imaginandote feliz ante la sopresa que les dabas a los niños cuando llegabas a buscarle en el carro.Ese paseo, ese día, no tiene precio en el transcurso de sus vidas, es un tesoro que siempre se guarda.
    Transmites una sensación tan bonita, con ese toque de melancolía ante el que se ha ido...Muchas gracias.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Madame, qué jornada deliciosa! Posiblemente el auto sea más rapido, pero no puede tener el encanto de su carro verde.

    Y felicidades por haber rebasado ya los 500 seguidores. No es sorprendente, por otra parte: quien cae por aquí, queda irremisiblemente prendido.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. Que buena cosa compartir estos buenos recuerdos,a mi también me hubiera gustado coger piedras del río.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Hermosa y triste, al parecer, historia. Como siempre un placer leerte Abuela. Besiños.

    ResponderEliminar
  14. Qué bonito relato abu,está lleno de ternura y melancolia,la vida passa pero los bellos recuerdos quedan en el corazón para siempre.Besitos.

    ResponderEliminar
  15. a esta asturiana amiga y admiradora de tus bellisimas letras la has emocionado hasta en lo más profundo de su alma, un besin muy muy grande y muchisimas gracias por concedernos el privilegio de sumergirnos en tu bellisimo manantial de letras.

    ResponderEliminar
  16. Mágicos momentos, es dulce el sabor de eses recuerdos
    y entrañablemente emotivo le añoranza del ser querido en ese lugar al que viajan las almas puras y buenas.
    Gracias ,amiga, sé feliz ,así como logras hacer que nosotros nos sintamos un poco más humanos con tus escritos, abrazos.

    ResponderEliminar
  17. Mi querida amiga-abuela, preciosas vivencias plenas de amor y nostalgia. Con cuanto gusto me hubiese ido contigo de paseo y acompañado a los niños a dar de beber a 'Flor de durazno'... a través de tus palabras también he sentido el abrazo de tu sobrinito al que besaré cuando mire las estrellas

    dos besos, enteritos para ti :)

    ResponderEliminar
  18. En muchos Países celebramos
    A las Madres en este Mes.
    Aunque todos los Días del Año
    Nos merecemos ese Reconocimiento.
    Una madre es capaz de dar todo sin recibir nada.
    De querer con todo su corazón sin esperar nada a cambio.
    De invertir todo en un proyecto sin medir la rentabilidad que le aporte su inversión.
    Una madre sigue teniendo confianza en sus hijos cuando todos los demás lo han perdido.
    Una Madre no guarda rencor en su corazón.
    Ella siempre espera pacientemente.
    Amiga Te Espero en mi Blogg
    Tengo algo para ti.
    Besos de Tu amiga
    ¡|i¹i|¡,       ,¡|i¹i|¡,      ,¡|i¹i|¡,
    ¹i|¡,¡|i¹     ¹i|¡,¡|i¹     ¹i|¡,¡|i¹
    (¯`v´¯)
    `•.¸.•´
    ¸.•´¸.•´¨) ¸.•*¨)
    (¸.•´ (¸.•´ .•´¸¸.•´¯`•->
    ♥ƸӜƷ SOYPKS ƸӜƷ♥

    ResponderEliminar
  19. Cuanta ternura hay en este relato, cuanta vida en los recuerdos...

    Un saludo grandote. Que tengas lindos días. Siempre.

    ResponderEliminar
  20. Se me antojó ese paseo en el carro verde, pasar por casi todo el pueblo, de una sola calle, e ir recogiendo tantos niños.

    Un gran abrazo, querida Abuela.

    ResponderEliminar
  21. Qué relato tán bonito!!! Al leerlo me transporté al escenario descripto y me llenó de paz
    Yo también tengo mis años de recorrer el mundo y unos cuantos recuerdos de campo, animales, mariposas y cielos maravillosos
    Gracias por dejar tus vivencias para que otras abuelas con muchos recuerdos las compartamos
    Un saludo

    ResponderEliminar
  22. Hace días que no paso a verte,abuela, pero sigues igual que siempre enterneciendonos con tus recuerdos.
    Un beso y un abrazo,grandes.

    ResponderEliminar
  23. Hermasa y conmovedora historia. S´lo una abuela sabe disfrutar de esos momento y luego contarlos con tanta emoción.

    Un beso.

    Rosa

    ResponderEliminar
  24. Es que de a poco uno se da cuenta que los momentos de mayor felicidad son los más sencillos.
    Siempre te las ingenias para emocionarnos.
    Saludos.-

    ResponderEliminar
  25. SIEMPRE ES UN ENCANTO LEER TUS HISTORIAS.
    BESOS

    ResponderEliminar
  26. Delicioso recuerdo entre el amor de la lumbre y el tejido de una plegaria, los animales y el entorno completan este relato, que me ha encantado porque me ha trasladado a otros tiempos donde me he visto contemplando la escena...

    Regalas un sueño que seguro son más quienes o compartimos. Gracias. Un beso. Ranita.

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.