Me siguen...

Traductor

martes, 21 de junio de 2011

EL RAMO DE GLADIOLOS

Ese día la abuela quería ir al cementerio a llevar flores a su amigo, el difunto esposo de Delfina.  Con un gran ramo de gladiolos y paciencia, se puso en la fila del ómnibus, abonó su boleto y enfiló por el pasillo,  lamentablemente no quedaban asientos libres.  Los caballeros, el que no dormía leía el diario, se afirmó en un respaldo y con la mano libre se tomó del pasamanos, los gladiólos curiosos se metían en lugares insólitos, orejas, ojos, despeinaban los cabellos.  Hasta que uno de esos a los que el día se le anuncia oscuro, dio un manotazo al ramo y quebró los tallos, gesto tan grosero colmó la paciencia de la abuela, viendo su ramo vilmente asolado con lo que quedaba de él comenzó el aporreo al agresor gritando  -¡¡Inservible, hombre inavenible¡¡   El pasaje dividido generalizó la batahola, la abuela con el ramo cada vez mas pequeño gritaba -¡¡Salvajes¡¡-  El chófer detuvo la marcha y dejó en la vereda a los dos revoltosos, el hombre maltrecho y avergonzado, la abuela furiosa.  Como si recién la viera el pasajero le pidió perdón, relajada la anciana aceptó la disculpa y ofreció la suya, de pronto el hombre la abrazó y lloró -Perdón señora, mi familia no creería lo que acabo de hacer, perdón-   La abuela lo recibió conocedora del espíritu humano  -Está bien hijo, ¿ puedo ayudarte?  ¿que te aqueja que te pone tan mal?-  Como un niño desolado contó los echos, padre de familia, buen pasar, feliz, pero el destino dijo basta, seis meses le quedaban a su calendario.  La abuela le tomó el rostro entre sus manos y con ternura le dijo  - Hijo, dicen que todo está escrito en el libro de la vida, yo te digo, el único que lo escribe es Dios, y solo El sabe leerlo-     Como el niño que fue el hombre dijo -Oh abuela, ¿quien es usted, donde la encuentro?-   - No te preocupes por mi, solo debes encontrar al dueño de este circo que es la vida, si no, mira la función que dimos, solo para  conocernos-    Caía la tarde - Recuerda, no desesperes y te aseguro que en siete meses, nos volveremos a encontrar.  Tú acepta tu vida y mantén feliz y protegida a tu familia-   Quedó sola, sacó de su corpiño el monedero y llamó un taxi, cuando llegó Delfina impaciente salió a su encuentro -¡¡Abuela  ¡¡  ¿ te perdiste?  estás agotada, seguro te impresionó la visita a Estanislao...     Esa noche rezó un responso por el fallecido, y una oración pidiendo fortaleza para ese alguien sin nombre que le regaló su dolor.

31 comentarios:

  1. Estas situaciones se dan muy seguido. Hay personas que no se, son descuidadas o realmente mal intencionadas. Lo lindo del relato es que todo terminó en un encuentro de paz.

    Bien relatado, Muchos besos Abue.

    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  2. El vivo necesitaba más a la abuela, madame. Al final no importaban las flores, porque ella había hecho un regalo mucho mejor.

    Feliz día

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. No cabe duda que Dios siempre pone a alguien en el camino para darnos ese aliento que a veces necesitamos...la abuela hizo su gran obra del día...un bellisimo texto que nos muestra la solidadaridad ..un abrazo grande mi querida amiga...feliz día

    ResponderEliminar
  4. Menos mal que está la abuela, siempre, en cada instante que la necesitamos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Mis lágrimas caen..recordando un episodio similar ocurrido hace pocos días..
    La verdad que ángeles como la abuela de la historia existen..y existen para no hacer caer en desesperanzas a las personas desahuciadas..la vida no está escrita en ninguna parte, las cosas mas inverosimiles pueden cambiar si se tienen Fe...espero que con el paso de los meses el hombre se de cuenta que los milagros existen...
    Muchos besos abuela..

    ResponderEliminar
  6. que sala eres y que alma para el relato

    ResponderEliminar
  7. Los gladiolos siempre aportan algo hermoso. En realidad lo que pasó también estaba escrito en el libro de los días, y todo es encuentro. Hermosa narración que nos hace pensar en las casualidades causadas por el misterioso "destino". Felicitaciones Abuela. me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  8. En la vida hay muchas ocasiones parecidas,suerte que a veces nos damos cuenta y rectificamos, pero tambien hay momentos que si no fuera por alguna buena persona nos encontraríamos idefensos ante situaciones como la que me ocurrio ayer a mi.
    Fuí a tirar los plásticos al contenedor y sin darme cuenta se me colaron las llaves de casa (que momento Dios!!),pero pasó un muchacho y me preguntó que me pasaba y al explicárselo y sin pensarlo dos veces casi se metió en el contenedor y las sacó. Esas personas son dignas de todo el amor y respeto y hay muchas, pero como siempre se ve más lo malo que lo bueno.
    Un abrazo querida.

    ResponderEliminar
  9. Las abuelas son muy sabias.

    Me encanto el relato, tienes muy gran capacidad para atraparnos en tus historias.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Hermoso texto.

    Y me encantò el final esperanzado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. me gustó mucho, gracias por esos minutos que disfruté leyendo.

    ResponderEliminar
  12. Y la Abuela brindó un ramo de esperanza. Cosas de la vida, no?

    Un saludo enorme, que estés bien.

    ResponderEliminar
  13. hola... es una gran historia y me gusto muchisimo y me gusto muchisimo la respuesta de la abuela al niño: No te preocupes por mi, solo debes encontrar al dueño de este circo que es la vida, si no, mira la función que dimos, solo para conocernos... y esto pasa en inumerables ocaciones con las personas que mas amamos!!! saludos y muchos abrazos... Kevin Matus

    ResponderEliminar
  14. Mi querida abu, ¿cómo no sacar tiempo en mi día para visitarte si siempre tengo la userte de encontrar tus palabras emotivas, sencilla y estimulantes?
    Es una preciosa historia, esta abuela cada día me gusta más.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  15. !Que hermosura de texto abuela!, en verdad la vida es así, un circo en el que vivimos sin saber hasta cuando... y lo mejor de todo, el final: ese final lleno de vida y de esperanza a borbotones.

    Mil besitos gordotes

    ResponderEliminar
  16. Otra sencilla y hermosa lección. La abuela serena y tiempla con su saber estar. Escucha, comprende, compadece y aconseja dando ánimos y abriendo una vía a la esperanza.
    Un privilegio leerte, abuela.
    Un abrazo. Que pases una noche serena.

    ResponderEliminar
  17. Grandioso abuela querida... llenas de calma nuestras horas más inquietas con tus relatos tan vivos, tan esperanzadores ¡gracias! :)

    dos besos y dos abrazos enteritos para ti

    ResponderEliminar
  18. MUY CURIOSA SITUACIÓN.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  19. Querida abuela:

    Tu relato desprende ternura, sonrisa, y ganas de leer mas y más. Gracias por tus textos que aunque desaparecida por circunstancias que no vienen al cuento me deleitan cada vez que tengo la ocasión de recrearme entre tus lineas

    Un enorme beso, si me lo permites.

    ResponderEliminar
  20. Conmovedora y algo estremecedora, Abuela. Debo confesar que a mí me gusta recorrer los cementerios, pero siempre que lo hago siento como si yo fuera otra alma en pena.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Una ratito que tengo vengo a leerte.
    Una preciosa vara de gladiolo blanco ha emergido estos dias en el jardín y a esta la tumbó la lluvia, leo que a la tuya la tumbó e lmal genio

    ResponderEliminar
  22. Que mejor que un regalo de esperanza, una palabra al tiempo apropiado.... muy bello.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  23. Entrtenido relato. ¡Como siempre! Un placer pasar leerte y saludarte. Saludos desde Sevilla con sus eternas y calurosas tardes.

    ResponderEliminar
  24. Siempre estupendos tus posts abuela...

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. hay amalia querida,me he reido pero tambien me he emosionado con este calido relato,porque yo me hiba imaginando cada secuencia jajajjaj y mi esposo que estaba cerca de mi sentado en el sofa del salon me miraba medio azorado de ver que yo me reia carcajadas limpias jajajja y despues me vio emosionada jajajjaj abra pensado y que estara leyendo jajajaja

    te dejo un abrazo reina y pasa un hermoso dia!!!!

    ResponderEliminar
  26. Humano sentido, esperanza y consuelo gratuitos.
    Todos envueltos en el mismom pañuelo en este valle de lágrimas.
    Pero el sol sale más allá de toda noche.
    Un nabrazo
    Genetticca

    ResponderEliminar
  27. Muchas gracias Frescotona por tu comentario en mi sitio. Estaré siguiéndote y poniéndome al día con los relatos, va un cordial saludo, Rodisi

    ResponderEliminar
  28. Una bella historia con broche de oro. Enhorabuena por el blog. Me gustó saber. Un abrazo!

    ResponderEliminar

  29. La vida tiene un trayecto corto, por eso es importante romper las reglas y tomar la iniciativa...

    En perdonar y olvidar a los que han dañado, sin guardar rencor, ser sinceros con nosotros mismos y con los demás, reír a mandíbula abierta y nunca, nunca, olvidarse de ser feliz y así vamos forjando un mañana más transparente.

    Al menos lo intento, y deseo que seas feliz hoy, el resto de semana y siempre!!

    Te aprecia

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  30. ¡Cuanto ayyuda a veces poder descargar un dolor !¡como cambia todo si a uno lo escuchan!¡Que sabio el pensar de la abuela!.
    Gracias por este texto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. Amiga: Creo que a las abuelas se nos desarolla un sentido especial, ese sentido que nos hace confiables y con el que podemos consolar.
    Pues demos gracias a Dios por tenerlo y por ponernos enfrente a quienes podamos ayudar a paliar su dolor.
    Te quiero amiga:DK

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.