Me siguen...

Traductor

domingo, 19 de junio de 2011

VELADA EN EL COLÓN

Sentada en un palco del Colon la abuela estaba asombrada, no podía creerlo, tantas veces vio esta escena en las revistas del pueblo,  como algo lejano de un mundo al que sabia nunca llegaría, y ahora estaba en él.  Lucía un traje negro, comprado de apuro para la ocasión acompañado de finas perlas, una estola de piel cubría sus hombros, estos dos lujos pertenecían a su amiga.  Delfina lucía esplendida.  En el foso la orquesta templaba sus instrumentos, la amiga en voz baja le explicaba los detalles.  Comenzó obra dramática en que la protagonista debía renunciar a su amor de plebe, por otro que salvaría la familia de la ruina, la abuela llevaba mas de una hora sentada sin moverse, entraban al segundo acto y los cánticos agudos, se reflejaban en el abdomen de la abuela, donde la pizza con fainá había comenzado una revolución.  Tenia razón Fina, recién después de la función había que cenar.  Entraban al tercer acto y la abuela sentía hasta los pies inflados, en la oscuridad se quitó los zapatos, en el paroxismo de su locura la pobre Lucia ostenta su dolor en un grito de agonía que supera a la orquesta, la platea explota en bravos y aplausos, la abuela por fin, aliviada en el fragor de la ruidosa ovación, siente dos lagrimones rodar su mejilla.  Varios minutos de aplausos  dan tiempo a la anciana de encontrar sus zapatos, su amiga ya esperaba en el pasillo,  le dolían los pies.  Llegaron  felices de la velada pasada, cada una se retiró a su cuarto, la abuela se zambulló en la cama, miró sus pies y vio que tenia los zapatos al revés, colgó el atuendo, de pronto dos ojitos risueños brillaban  en la oscuridad, encendió la luz y con horror  noto que era el abrigo de piel quien la miraba, se levanto y dio vuelta la percha, pobre zorrito en que campo lo habrán cazado.  En las oraciones de la noche, también incluyo a la piel que le dio calor y lucimiento esa noche.

29 comentarios:

  1. Ay, pobre abuela, embutida en sus zapatos y envuelta en esa piel no pudo disfrutar plenamente la función. Y luego vino el remordimiento por el zorrito!
    Un relato muy divertido el de hoy, madame. Me imaginaba a Lucía quitándose los zapatos y luego toda apurada buscándolos al final, para acabar con ellos puestos del revés.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  2. Que bello Abuela. Siempre se ha escuchado que la amistad es un valioso tesoro. Pero estoy segura que es solo hasta que pasan momentos como estos que se puede comprobar, el valor de dedicar tiempo, energías y voluntad a una amistad.
    Mil besitos y abrazos para ti.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. (jajajaja) muy entretenido mi querida abuela.

    saludos

    ResponderEliminar
  4. Pobre Abuela, con la ilusión que lo preparo todo y como acabo la pobre..rezando por el pobre animal que le acompaño esa noche.
    Ja,ja.. lo de los zapatos cambiados de pies, ha sido super divertido.. (para ella no tanto claro).

    Besos mi querida abuela.

    ResponderEliminar
  5. Hola
    me gustó mucho este relato muy divertido y anecdótico
    pero tranquila no eres la primera que le sucede esto...conozco otros tantos casos
    interesante como se da vida a una historia que podría ser muy cotidiana...
    se lee muy bien!

    ResponderEliminar
  6. Hola Ame:

    Que gran creatividad, tienes para construir estos relatos tan hermosos.
    Acabo de estar en el Gran Tetro Colón, al lado de estas dos señoras y automaticamente yo tambien descalzo mis pies delants del ordenador, tambien se me hinchan sabes.
    Bueno, es que cuentas tan bien tus relatos que haces que los viva.
    Besos, Montserrat

    ResponderEliminar
  7. Un remordimiento un tanto fuera de horas...
    Pero, abuelita, no sabe que ya se inventaron los abrigos de lana, de pana, e incluso de nada.
    Muy divertido, con unos toques negros realmente buenos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Fantástico Abuela, dicen que los andaluces tenemos sentido del humor e ironía, pero tú tambien tienes arte y salero. ¿no tendras antepasados de la tierra de mariasantisima?
    Un afectuoso saludo.

    ResponderEliminar
  9. Qué lindo abu, me alegra un montón que hayas pasado una velada de teatro...y que la disfrutaras almáximo.
    Relindo que lo compartas además. Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  10. Muy gracioso tu relato.Lo narras como si lo hubieses vivido en tus propias carnes. Esos pies doloridos que arrancan lagrimones como garbanzos los hemos sufrido más de uno. Tú lo contaste de una forma genial.
    Que tengas una buena tarde. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. ¡Qué dule abuela! Precioso relato.

    Besos abue.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Este relato me encantó porque es bello y ameno. también me gustó el ambiente operístico, tratado con muy buen humor.

    ResponderEliminar
  13. Ay, de esas veladas con la panza llena ¡y en el Colón!

    Una noche inolvidable para la abuela, de esas que nunca más se borran. Yo también hubiera dado vuelta la percha :)

    Recorrer los renglones de tus relatos, abue, es ver con la imaginación tus historias. ¡Maravilloso!

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  14. Creo haber estado al lado de la abuela en la opera...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Ay Abuela, me imagino el momento que habrás pasado. menos mal que la opera de Lucia de Lammermour valia la pena tanto sacrificio.

    Linda saga de historias, me gusta.

    ,
    mariarosa

    ResponderEliminar
  16. Sensaciones encontradas....
    te juro que pensé que sañldrías con un martes 7 jajaj..
    uffff..platea parece que le tocó..suerte que no fue al gallinero!!
    besotes Amalia!!

    ResponderEliminar
  17. buenos dias amalia,una preciosa entrada que me recoerdo cuando era chica y fuimos desde rosario hasta el teatro colon,que teatro mas bonito y grande,una parecia que se fuera a perder alli adentro jajajaj,gracias por traerme a mi mente aquellos gratos recuerdos amiga.

    te dejo besitos y te deseo una feliz semana!!!!!

    ResponderEliminar
  18. Con cuanto amor acompañas a tu amiga. Te imaginé en el teatro y sin los zapatos... gracias por lo lindo de tu entrada.

    Isabel

    ResponderEliminar

  19. S iento por mis amig@s una...

    A dmiración
    M agistral
    I rradiando
    S onrisas
    T odas ellas
    A rmónicamente
    D eseadas

    Con cálido afecto para ti, al encontrarme paseando por este espacio que acoge las visitas con un abrazo de sentimientos abiertos en la cúspide virtual.

    ¡¡Sin antes no olvidarme de desearte un inicio de semana fabuloso al menos!!

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  20. A veces...en este mundo de Nunca jamás, las cosas que vemos o leemos en las revistas, cine o Tv, parecen muy lejos de tocarnos..pero llega ese día, ese fantásico día en que somos protagonistas...
    Lo mejor de esta vida es saber disfrutar de esos momentos cuando llegan
    Besos con sabor a palomitas de maíz que te hagan plof plof plof el corazón..

    ResponderEliminar
  21. Me encanta perderme en tus historias abuela-amiga :) mundos que desconozco y situaciones jamás vividas me abren la imaginación y hasta arrancas un escalofrío por llevar un animal enrollado al cuello... ¡yo no sólo hubiese volteado la percha sino que lo habría escondido entre el resto de ropa! :)

    dos abrazos :)

    ResponderEliminar
  22. Abuela, es de lo mejor que he leído ultimamente... Me he reído, he llorado, he sentido los ojillos del zorrito... genial esta narración llena de buen humor, filosofía, encanto. Felicidades, amiga.

    ResponderEliminar
  23. Hola Abuela, que bonito y divertido relato nos has traido hoy primero se semana, es genial, tienes una capacidad impresionante para la escritura.

    Un besote

    ResponderEliminar
  24. Pobre abuela, pienso en mi mamá, que es viejita pero está muy lúcida, y su sueño es ir al Colón, su nieto, o sea mi hijo prometió que la iba a llevar. Besos tía Elsa.

    ResponderEliminar
  25. Que relato más tierno... Un abrazo abu

    ResponderEliminar
  26. ¡Qué lindo, qué lindo!
    La imagino en el palco, sin zapatos, como yo misma muchas veces, y disfrutando de la música y la amistad.
    Un abrazo tierno tierno

    ResponderEliminar
  27. Me acordé de la primera vez, siendo niña de escuela primaria, me llevaron a ver Ópera, 'Tosca', yo estaba un poco así como la Abuela.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  28. Una mañana divertida la de hoy, me encantó el relato. Ahora lo de los zapatos...

    Un saludote grandote, buena semana para vos.

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.