Me siguen...

Traductor

miércoles, 6 de julio de 2011

HISTORIA DE LA PEPA

Trajinaba enchancletadas las alpargatas, iba y venía en la cocina, de vez en cuando sobresaltaba al gato dormido sobre la mesa.  Leocadia era la reina de ese mundo tiznado, la acompañaba en sus quehaceres una lora, una vieja cata de las sierras, que de tanto estar adentro casi no tenía plumas. La cocinera y la Pepa pasan las horas charlando, una de maestra, la otra de tenaz aprendiz.  Felino y plumífero habían llegado a un acuerdo de no agresión, que los días convirtieron en pacífica relación, el gato se dejaba espulgar por el ave, y ella dormía sobre su calentito lomo.  A la hora de servir la comida llegaban los trapazos de Leocadia corriendo el bicherío, llegaba la peonada con sus cacharros y comenzaba a servir de una enorme olla, sobre una mesa echa rodante con dos ruedas de triciclo, caminaba lentamente alrededor de los comensales, mientras en su hombro Pepa saludaba con múltiples inclinaciones de cabeza, haciendo secretos comentarios en la oreja de su dueña.  De tanto en tanto la lora saltaba a la mesa y comía las miguitas del pan, sus vuelos eran cortitos, por falta de plumas, acostumbrada a que todos la agarraban antes de caer, ella iba y venia de mano en mano.  Esa noche el viento norte venia de ráfagas, los tamarindos  se agitaban amenazantes sobre el rancho en un silbido furioso echo largo lamento, uno de los comensales anunció que la mala hora había llegado, la mujer lo miro entre la furia y el temor, diciendo -cállese viejo zotreta-  Se oian las chapas volar de los graneros, los trastos del patio rodar, el viento reventó su furia sobre la endeble puerta del rancho en una gran explosión, la lora sin plumas nunca voló tan lejos, agitaba sus alitas como si de verdad volara, con los ojos desorbitados de gozo, solo que al no tener plumas en la cola, no tenía timón, y se estrelló  en los muros de adobe.  En silencio Leocadia la levantó del piso y salió a la noche seguida por el gato, el viento era ahora una suave brisa que los árboles trasformaban en dulce melodía.  El extraño trío se perdió en el tiempo, de vez en cuando, en noches como esta, se oía la historia de Leocadia y sus animales   

22 comentarios:

  1. Hola, Abuela:

    Es como una de esas historias que contaban los abuelos, llenas de misterio e intriga. Leyendas que se convierten en mitos y pasan de generación en generación.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Qué buena historia. Me encanta conocer estas leyendas que son historias que son cuentos pero que tienen que ver con la reaidad. Muy hermoso Abuela. Gracias. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Ja ja! Qué cálida historia de bichos, abuela!

    ResponderEliminar
  4. Ja! Y la palabra de comprobación del comentario fue: grata. Será señal?

    ResponderEliminar
  5. Querida Abuela, otra historia calida, urdidora, amena en la descripción literaria. Me ha gustado mucho.

    Un abrazo,

    Luis.

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola querida abuela !
    Leocadia,¿ existe,existió?.¿Es una leyenda,realidad ,mito?,sólo tú lo sabes.
    Pero la historia,como la cuentas es amena y en cada palabra dibujas,pintas,situaciones fáciles de imaginar.
    Haces que se escuchen los sonidos de las alpargatas en el suelo y los trapazos al aire,la suave brisa del viento,la dulce melodía de los árboles.
    Como siempre tu forma de escribir atrapa y te lleva a ser parte del texto,casi un personaje más.
    Un gusto leerte.
    En el día del 438° aniversario de la fundación de nuestra querida ciudad de Córdoba,te dejo un abrazo puramente sentimental.

    ResponderEliminar
  7. Meu anjo lindo..
    Seu lindo blog com seus belos poemas
    esta em homenagem no meu blog aqui no Brasil.
    Estou muito feliz em fazer essa homenagem
    a uma pessoa tão especial como você.
    Um beijo no coração,Evanir.
    Obs:Tem um presente a esquerda do blog
    para homenageados.
    Caso você gostar.

    ResponderEliminar
  8. Me transporte al lugar y me dieron ganas de quedarme entre tan entrañables personajes.
    Gracias Abuela.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Y esta noche de verano, ha sido un momento estupendo para leer esta entrañable historia.

    Besos abu.

    ResponderEliminar
  10. Una historia bien condimentada, que grato es pasear por cada cuadro de ella. Me encantaron esos dos amigos, felino y plumífero.

    Saludos casi congelados desde mi Salta, hasta allá. Que estés bien.

    ResponderEliminar
  11. Muy buena la historia. Me resultó muy dulce. La iba leyendo y me imaginaba contándola mientras tomaba mate.
    Gracias por publicar.
    BEsos de Norma Soriano

    ResponderEliminar
  12. ¡Buen relato para las noches cálidas de verano, cuando te sientas a mirar las estrellas y empiezas a contar historias! Saludos Abu desde Sevilla.

    ResponderEliminar
  13. ah, una buena historia, me he transportado al lugar, con solo imaginar cada palabra que leí. Saluditos.

    ResponderEliminar
  14. Ameno y doméstico relato. Me gustó mucho.

    Besos Amalia.

    ResponderEliminar
  15. Otra vez me hiciste recordar algo de mi pueblo: cuando era niña me encantaba que mi abuela o su hermana o las dos, nos contaran historias... mitad real-mitad fábula. Y entre más misterios y cositas raras hubiera en esas historias, mejor.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. me has hecho sentir ty apreciar cada letra escrita amalia,la cocina,el gato,la lora,la cacerola humeante de comida calentita y la lora volando por el aire jajajajja lo que se abra reido el gato,verdad?jajajajjajajaj igual que me reido yo amiga jajajjaja

    te dejo besos y abrazos!!

    ResponderEliminar

  17. Vamos a celebrar el día de la amistad con unos días de adelanto...

    Una de nuestras amigas fue quien lo inició hace unos días, y lo continuo con parte de sus regalos.

    Más otro que yo he personalizado, pensando en ti, que lo encontrarás al final de los demás, con el que acompaño para que tengas variedad para compartir.

    Los obsequios están en Mis caricias del alma, en la entrada subida con fecha de hoy.

    Un abrazo de madreselvas para este fin de semana, que a través del aroma envuelven con ternura los sueños que anidan en los corazones...

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  18. Gracias Abuela hermosa historia sabe como se puede sacar cosa que te pueden ayudar a caminar en tu vida la sencillez la naturalidad de las cosa sencilla de lo simple es vivir el momento con naturaleza y sencillez gracias que DIOS te guarde Abuela y cuide de usted muy unidas en oración y abrazo grande

    ResponderEliminar
  19. ¡Qué bonito y cuantas palabras que desconozco!
    Besitos, Abu

    ResponderEliminar
  20. La vida está plagada de historias cotidianas, tristes, hermosas,trágicas...de todo. Pero tu has redactado esta con una perfecta armonía.
    Me encanta tu manera de ver,también esas palabras tan sonantes de tu idioma, me gustan.

    Un abrazo

    Genetticca

    ResponderEliminar
  21. Hola has escrito una historia, como si fuera una leyenda.
    Que gran escritora, eres Ame. ¿No has pensado nunca en publicar un libro?.
    Besos y te mando un poco de carlocito de Valencia, Montserrat

    ResponderEliminar
  22. Que preciosa historia, iba viendo como en una película, todo lo que les sucedía a tus personaje, que buena mano tienes Abuela para las historias!

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.