Me siguen...

Traductor

miércoles, 13 de julio de 2011

VIVENCIAS DE ABANDONO

La niña caminaba en la oscuridad, cantaba en voz alta para aturdir el miedo.  En el rancherío siempre la mandaban a ella a la compra nocturna, era la única que se atrevía.  Llevaba en la mano una botella vacía, que traería con vino y le darían la propina.  El ladrido lejano de los perros anunciaba  movimiento en la barriada. Aun le faltaba cruzar el campo, no se veía el caminito, sus pies descalzos enseguida lo encontraron.  Los ladridos aumentaban como si los perros atados en los patios se hubiesen rebelado.  Se detuvo cobijada por los altos yuyales, su cuerpito acostumbrado a sobrevivir se puso en alerta, abrazó la botella y comenzó a cantar en voz bajas, si hubiera sabido, seguro  rezaba.  Se oían cascos de caballos de los gendarmes cada vez mas cerca, el canto silencioso ya era llanto, abrió los ojos cuando sintió la presencia,   frente a ella  estaba de pie una sombra enorme, sin quererlo retomó su canto a viva voz,  los caballos aplastaban los pastos a su paso, los sables brillaban como relámpagos amenazando las sombras de la noche, el ruido del planazo en la espalda de la sombra hizo que su canto se convirtiera en grito, el sudor de los caballos y los hombres hacían salir humo de sus cuerpos agitados.  Apresaron al fugitivo y se fueron, lentamente la fauna de la noche recobró sus sonidos, la niña siguió su camino.  Con alboroto  los bebedores la recibieron, buscó su lugar al lado del fogón mientras pensaba en lo ocurrido, el perro se acercó buscando su caricia y acomodándose para dormir.  Se irían algún día, ella sabía que mas allá del último farol del rancherío había algo diferente.

35 comentarios:

  1. Inmenso miedo, me dio leerte y pensar en lo peor. Una descripción tan real que como lectora me llegó cada sonido. Muy buen relato abuela.

    Rosa

    ResponderEliminar
  2. Es un cuento fascinante, auténtico, me hizo recordar el miedo que yo también pasé de niña alguna vez... Muy bueno, Abuela. Te felicito. Un placer leerte.

    ResponderEliminar
  3. Terribles vivencias que quedan como manchas oscuras en la cabeza y en el corazón de un ser humano. Desgarra.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Cuando me mandaban subir de noche al desván tambien cantaba para ahuyentar el miedo.
    Precioso relato,abuela.
    Un abrazo.
    El tejón.
    ¿Cuando podré comentar con mi cuenta?

    ResponderEliminar
  5. 恐怖は、心のなかに存在する。

    ResponderEliminar
  6. Pobre, que miedo pasó, menos mal que no le ocurrió nada, muy bien descrito amiga tenía el corazón encogido-Besitos.

    ResponderEliminar
  7. mE ENCANTÓ EL RELATO..VA INCRESCENDO ..Y ASÍ LO SENTÍ YO...,LUEGO HACE UNA MESETA..Y LENTA Y PAUSADAMENTE VUELVE A LA CALMA...
    BUENO AMALIA!!!
    FALTA POCOOOOOOOO
    BESOTES!! BALI

    ResponderEliminar
  8. Muy buen relato, lleno de vivencia. Me llevé tanto susto como tu niña del relato. Uffff, que miedo me dio.

    Muy bueno Amalia.

    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  9. Buen relato, sobre todo el final, que da lugar a la esperanza.

    Bien escrito, Abuela.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Que buen relato.
    Conseguiste que avanzara en la lectura con angustia, para al final relajarme y suspirar.

    Claro que se marchara del rancho, y por su valentía será una gran mujer.

    Un abrazo, querida Abu.

    ResponderEliminar
  11. Siempre un placer volver por tu espacio. Genial.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. EL CIERRE ES MUY ESPERANZADOR.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  13. ¡¡¡ Me hiciste temblar !!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Ja ja ja, muy buen relato, mantienes la intriga hasta el final. Lo leía y mi fantasía viajaba.
    Besossss de Norma Soriano

    ResponderEliminar
  15. Se hace sentir el miedo de la pequeña. Besos.

    ResponderEliminar
  16. Más allá del relato angustiante, queda un aliento de esperanza..."ella sabía que mas allá del último farol del rancherío había algo diferente."
    Un beso abu
    Myrian

    ResponderEliminar
  17. Me hizo recordar mucho a los cuentos que de niña nos leían sobre los llanos..de aquellas historias de Doña Bárbara de Rómulo Gallegos...o la de las leyendas del silbón y la llorona..de verdad se pueden escuchar los ruidos en los yuyales..
    Un relato muy bien contado..besitos abuela

    ResponderEliminar
  18. ella sabía que mas allá del último farol del rancherío había algo diferente. Gracias Abuela siempre hay una presencia superior que cuida siempre de nosotros y esa presencia es DIOS que nos dice que apesar de los momentos dificiles siempre hay algo diferente que nos espera Gracias Abuela y que DIOS cuide de ti unidas en oración y un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Como dice mi madre; "A la buena de Dios", triste pero certeras letras amiga mía.

    Besitos desde mi alma.

    ResponderEliminar
  20. Mala tarea para una niñita. Sus ojos se acostumbraron bien pronto al espanto. Demasiado pronto. Ojala haya algo mejor para ella tras el ultimo farol.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Me asuste.....
    Yo tambien cantaba cuando tenia miedo, mi papá me hacia ir por algo a la habitación de la casa sin prender la luz que para que lo superara, en fin esta hermosa niña si era valiente.

    saludos y abrazos.

    ResponderEliminar
  22. Terrible, sobrecogedor, y más aún porque todavía hay muchas niñas viviendo el abandono de sus mayores y codeándose a cada paso con sus peores pesadillas.

    Muy bueno, Amalia, tanto como siempre.

    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  23. Crecer así, ¿terminará alguna vez?
    Saludos abuela

    ResponderEliminar
  24. Luego de la angustia, ese abandono, la niña mantiene firme la esperanza, sabe que que hay otra luz para ella.
    Un gran relato, y con una realidad impactante.

    Saludos grandotes, Amalia. Linda tarde.

    ResponderEliminar

  25. Cuando a las cumbre veas llegar la borrasca abre las ventanas y la luz del arco iris dispersará las dudas que puedan estar pobladas de sombras...

    Feliz fin semana para que el cuerpo descanse con premura. Es mi deseo como cada semana, para el amig@ que siempre tiene esa palabra afable para endulzar los sentimientos que reposan en el interior del alma...

    Un adiós y hasta el primer instante que me sea posible volver a abrir el marco virtual que alberga la amistad del universo.

    (Desde hoy he empezando a festejar mi santo y me apetece compartirlo contigo..)

    Siempre tuya...

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  26. UN HOMENAJE A TODOS LOS NIÑOS ABANDONADOS. A LOS VACÍOS MENTALES DEL MAÑANA Y A AQUELLOS NIÑOS GRANDES CUYOS PROPIOS VACÍOS LES IMPIDIERON CRECER EN PAZ. TAMBIÉN UN DESEO DE ABRIR LAS ALAS PARA VOLAR. GRACIAS POR ESCRIBIR UN POST TAN BELLO <3

    ResponderEliminar
  27. P.D. = Como verás soy obediente a las reprimendas: Senté mi maldito "traste" frente a la computadora para contar algo más :]

    ResponderEliminar
  28. Auyentar el miedo enfrentándose a él es la mejor manera de enfentarse al resto de los miedos que puedan aparecer a lo largo de la vida.
    Aunque más alla del farol existan otros mundos también contienen sus correspondientes riesgos con sus miedos.
    No existe los paraisos sin sus serpientes.
    Pero crecer,dejar de ser niños no nos impide cantar para disminuir la tensión y gritar ante el horror, porque hay que dar salida a lo desconocido antes de saber su identidad.

    Un abrazo frescotona

    Genetticca

    ResponderEliminar
  29. COM UN BESITO

    AQUÍ Y AHORA

    Aquí...
    La poesía...

    Aquí...
    La vida...

    Aquí...
    El amor...

    Pero...
    Muchas veces...

    Aquí...
    El desencanto...

    Aquí...
    El dolor...

    Aquí...
    El lloro...

    Y en este encanto...
    Y desencanto...

    Aquí...
    Con cosas buenas...

    O...
    Con cosas malas...

    Aquí...
    Siempre lo cierto...

    Que es muy bueno...
    Estar Aquí!...

    Poema de Lili Laranjo
    Traducción de Joaquín Duart

    ResponderEliminar
  30. Buenísimo relato. Comienza con temor, te diría que sentí el miedo de la niña. Luego el desenlace y un tema final: la esperanza. Emocionante historia.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  31. Muy valiente la chiquita. Sólo por eso se merece ir más allá del último farol.

    Un abrazo Abuela

    ResponderEliminar
  32. Pasando a dejarte muchos besos y que tengas una linda semana amiga..

    ResponderEliminar

  33. Es saludable dejarse llevar perdiéndose en el propio "yo" interior, para que el instinto del intelecto se deje conducir donde el corazón disponga... Y así sentirse más gusto con uno mismo y con los que nos rodean.

    Un placer leer tus textos que llenan e inspiran los sentimientos...

    Te entrego un brazo de estelas de colores donde reposa todo el cariño que en este momento tengo reservado para ti.

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  34. Bonito relato como todos los tuyos querida amiga.
    Tus escritos siempre nos hacen reflexionar sobre la vida.

    Un besote bien fuerte para ti.

    ResponderEliminar
  35. Querida abuela-amiga, sigo poniéndome al día con tus relatos. Éste es especialmente sobrecogedor...

    yo también cantaba bajito bajito cuando regresaba a casa al acabar la jornada nocturna, allá por mis años jóvenes

    dos abrazos para ti :)

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.