Me siguen...

Traductor

martes, 18 de octubre de 2011

JUANITO

Al viejo y gastado hospital todos los días acudía gente hasta saturar la consulta en largas filas de espera, donde a medida pasaban las horas decaía la charla junto con los ánimos. Las viejas escaleras mostraban una suave depresión  en mitad del escalón debido al uso, llevaban al piso superior donde también hacían fila los pacientes en sus humildes ropas de cama, algunos con la bolsa de suero o de sangre a cuestas.  Las personas mostraban cierta ansiedad siguiendo con la mirada el recorrido que terminaba en la sala de baños.   Allí sentado en una tabla puesta sobre el oscuro y  hediondo inodoro,  estaba un sujeto cuya piel tenía un dudoso color anaranjado que mostraba el mal de su páncreas, con los ojos cerrados sonreía, mientras Juanito el "cofiur", así llamado por sus clientes terminaba la obra pedida, una enorme cresta que iba desde la frente hasta la nuca como un enorme abanico.  Puso un espejito frente a la cara color naranja y el esbozo de sonrisa,  se transformó en un suave y gozoso grito, devolvió el espejo y salio luciendo su nueva imagen arrastrando sus muletas.  El próximo, una mujer con ojos de asombro por la exoftalmia y el cuello enorme de bocio, se acomodó y dijo- Juanito sorprendeme-   El peluquero tomó los quebrados y amarillentos cabellos, y comenzó a dibujar fantasías, cortó aquí, roció con aerosol de laca y color y..  ¡¡ya está!!  La cabeza de la dama semejaba a una enorme medusa asombrada,  como la imagen congelada de un cuento de terror.   Todo el piso tenía una población de vidas miserables.   Juanito les hacía realidad la fantasía de sus personajes de ficción en el peinado y el maquillaje, el también tenía un deseo, pero como atrapador de sueños sabia que no podía sentarse en el inodoro mágico, su pedido  no existía en este mundo, vivir eternamente.   El Sida ya esperaba con su blanca bata para  darle el diagnostico terminal.  

22 comentarios:

  1. Mi querida abuelita:
    He pasado a visitarte y a darte las gracias por tu cariñoso comentario y deseos de felicidad para mi hija Rebeca
    Tanto ella como yo te lo agradecemos de corazón
    He puesto unas pocas fotos espero que te gusten
    Beitos Victoria

    ResponderEliminar
  2. Abuela, hace tiempo que no pasaba por su casa pero veo que los relatos siguen siendo sorprendentes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Impresionante y real relato.

    Abuela: cuantas personas viven para darle a legría a otros y en ellos la felicidad significa dar sueños, regalar alegría.

    Un beso.

    Isabel

    ResponderEliminar
  4. Que triste el vivir de fantasias ¿No? Con un poco de de fe y trbajo se pueden llevar a la realidad; aunque sea en parte. Nunca todo está perdido (Nisiquiera cuando la meta a conseguir es la vida eterna:)

    BEZOO... Te extrañaba <3

    ResponderEliminar
  5. El relato impresiona y entristece.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. la entrada de hoy es tétrica y amorosa a la vez. me ha gustado y mucho.

    ResponderEliminar
  7. Hola Ame:
    Pobre Juanito.
    Mientras te leía me iba imaginado las pasillos del hospital.
    Ay, la verdad es que si pensáramos más en lo que somos, la gente quizás seríamos más solidarios y nos querríamos los unos a los otros.
    Sabes, me da mucho que pensar este escrito.
    Besos, Montserrat

    ResponderEliminar
  8. La realidad cotidiana, que no queremos ver, o a veces nos devasta. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. No te imaginas cuanto me ha gustado tu historia
    Ahí te va un beso grande , amiga

    ResponderEliminar
  10. Me he quedado triste, enternecedora historia... Juanito existe. Besos Abuela.

    ResponderEliminar
  11. La vida es eso verdad? lo bueno y lo malo de manos dadas, y a nosotros...solo nos queda aprender a amar...lo bueno....y lo malo de cada uno. Que Juanito sea eterno en su bondad y en nuestra fantasia! Besos abuela!

    ResponderEliminar
  12. Hacía tanto tiempo que no pasaba por aquí...
    Y lo vuelves a hacer, una y otra vez, siempre nos sorprendes, eres increíble.

    Un enorme beso.

    ResponderEliminar
  13. Fiquei com pele de galinha! Arrepiante como se estivesse la. Esta é a realidade e pensamos que só acontece aos outros.
    Sensibilizou-me.
    Abraço

    ResponderEliminar
  14. Juanito, él con su carga de dolor y sin embargo ayudaba y participaba para que los demás creyeran y soñaran.

    Muy bonita historia.

    Mariarosa

    ResponderEliminar
  15. Estimada...me gusta mucho su blog. Me lo recomendo un admirador de usted, no se que edad tiene ustede pero creo que yo podria se su mama.. Le deseo muchas fgeliciddes y siempre "palante...."
    Un abrazo desde alemania. Hilda Breer

    ResponderEliminar
  16. Pobre Juanito ,que sufrimiento! y todas estas vidas... sentí que estaba allí! Sus relatos todavía me emocionan, Amalia. Un fuerte abrazo, querida amiga

    ResponderEliminar
  17. Muy triste entrada amiga, pero aún así en sus miserias los seres humanos saben buscar los momentos de alegrar la vida a los demás.feliz día.Besitos.

    ResponderEliminar
  18. Hola!!!
    ¿Cómo estás??, Tanto tiempo que no paso por aquí, estuve vagabundeando…
    Que historia dolorosa, se me puso la piel de gallina….
    Buena semana y un abrazo de oso.

    ResponderEliminar
  19. Sobrecogedor relato, Amalia.
    Hay seres humanos que ante la fatalidad eligen repartir ilusiones a quienes lo rodean aunque a ellos ya no les quede ninguna. Juanito es un ejemplo de piedad y misericordia.

    Estupendo como siempre.

    Besazos gigantes.

    ResponderEliminar
  20. Madre mía que relato, pobre Juanito. Que cosas mas bonitas nos cuentas.
    Un besito cálido de luz.
    Mau

    ResponderEliminar
  21. ESE CIERRE ME ENTRISTECIÓ MUCHO...

    ResponderEliminar
  22. Hola soy Nati, estoy visitando blog despues de algun tiempo de vacaciones, me he encontrado con tu espacio y me parece fascinante, me encanta tu forma de trabajar.
    Yo tengo dos blog uno es de cuentos cuando quieras puedes visitarme sin compromiso.
    Hasta pronto un saludo muy cordial Nati.

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.