Me siguen...

Traductor

jueves, 10 de noviembre de 2011

DESILUSIONES DE UNA VIDA PEQUEÑA

La mujer pensaba si realmente estaba viva, o era el fantasma de la persona que fue...
Rondaba la madurez, tenia achaques propios de la edad, un día se dio cuenta que ya no sentía, no ansiaba, no deseaba.  Su vida fue difícil, de luchas, la pasión era el fuego que superaba todas las barreras, la lid era su estado natural.  ¿Se había aburguesado? no eso nunca, siempre amó la libertad, la tarea intelectual, la vida plena, seducía y se dejaba conquistar, le gustaban los juegos que hacían de la vida un buen lugar.  No encontraba explicación, sonó la alarma recordándole tomar la medicación de la mañana, un ansiolítico, mas tarde el antiarrítmico para el corazón.  Siguió pensando relajada, se adormeció.  Ya no salía con sus amigas, no hacia la ronda de bares leyendo y haciendo tertulias café de por medio.  Tomando el té de la tarde miraba tv., su vida se parecía a esos culebrones, las desilusiones, los fracasos de aquellos que creyó modelos de vida, arrastrados por las debilidades que da el dinero, los administradores morales con los que decidió compartir su vida, habían minado la convivencia  y la fascinación por ellos y los principios que mostraban y en los que no creían.  Su mundo estaba muerto, ahora dependía del reloj para vivir y de las pastillas para ser feliz.   De alguna manera ya no existía, solo permanecía, vacía de toda ilusión, no era mujer, era un ente que trataba de mantener a salvo la integridad de aquellos que venían detrás en la familia.  Era su último esfuerzo,  resguardar el futuro de aquellos pequeños seres que creían en ella como un personaje mágico.

25 comentarios:

  1. Excelentemente narrado, estimada Abuela. Alguna vez en nuestras vidas nos pasa estas sensaciones, ese vacío, parece que no estás comodo. Pero creo que siempre hay que mirar hacia arriba, hacia ese cielo que nos proporciona la luz para iluminar cuerpo y alma, abrirse como un paragúas hacia el mundo de la ilusión...

    Un beso,

    Luis.

    ResponderEliminar
  2. Qué bien explicada esta mujer y sus esperanzas rotas. Como los del culebrón. Condenada ella misma a no ser. Le quedan los peques, vivir para ellos, que la creyeron, que la vieron con otros ojos. Ahhh.

    ResponderEliminar
  3. Hola querida Ame. Aunque ella quizá no se daba cuenta esta mujer es o era una gran mujer.

    ¿Te perece poco que los más pequeños la vieran como un personaje mágico?.
    Besos, Montserrat

    ResponderEliminar
  4. ¿Qué decir al respecto, Abu?. Ciertamente el detrimento de la salud limita la autonomía y la actividad intelectual de personas que, como la de tu relato, han sido libertarias. Pero la fuerza vital se conserva también en el espíritu, y se puede compartir con la descendencia.

    ResponderEliminar
  5. Tu relato es fantástico querida y cuantas personas a veces se dejan vencer por la compasión y hacen como las tortugas ,se encierran en su caparazón. Pero hay que luchar sino por tí por los que tenemos al lado y siempre nos ven como personas fuertes que han podico con todo.

    Un besito de corazón.

    ResponderEliminar
  6. Querida amiga... Un escrito realmente emotivo, en el que se plasman los sentimientos, seguramente, de muchas personas, en la edad en la que ya no se pueden barrenar las olas, o jugar a la pelota en la playa, o trotar con los pies en el agua por kilómetros... pero, nunca se debe perder la libertad, la libertad de adentro, que se estimula con los baños calmos de mar, con los paseos tranquilos por la orilla, mirando el horizonte, recordando, por supuesto, los momentos de tomar los sustitutos de esa frescura y agilidad perdida... No queda poco por vivir, todo lo contrario, y seguramente vendrá el tiempo del deleite del espíritu y la grandiosidad de la observación, y con ello, el mayor disfrute de la vida...

    Profunda reflexión Abuela, nos ha hecho detenernos a pensar... Un placer!

    Besos desde mi mar azul, hacedor de mis alas...

    ResponderEliminar
  7. Como dijo Pakiba, muchas veces nos sentimos como las tortuga, con ganas de se encierrar en sus caparazónes, así es la vida, creo. Yo me encierro en mi arte, un abrazo mi amiga

    ResponderEliminar
  8. Excelente: yo creo que esa mujer se aburguesó. Sí, los ideales fueron tapados con otras cosas más materiales y con valor monetario. Pero luego se da cuenta que lo material deja un vacío muy hondo, pero que muy hondo. Que no lleguemos nunca a eso. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Conozco a alguien así pero a pesar de lo que ella crea... su vida no es pequeña y su estar, aunque solo sea eso a veces, "estar", ilumina la vida de los que tiene alrededor.
    un abrazo Abuela.

    ResponderEliminar
  10. Ese es el mejor de los motores para continuar. Y me pregunto si no podrá esa mujer encontrar en él la felicidad perdida. Yo creo que la felicidad no se pierde en realidad, solo cambia de lugar.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. SIEMPRE SUS RELATOS, DEJAN EMOCIONES.
    BESOS

    ResponderEliminar
  12. Seguro que en el fondo de su corazón guarda aún hermosas posibilidades, que le saltarán delante para darle una alegría.
    Besos, Abu

    ResponderEliminar
  13. Tal vez está desilusionada de ella misma, entonces hace su vida pequeña...

    Etremecedor relato, Amalia.

    aludos muchos y que pases linda tarde.

    ResponderEliminar
  14. Siempre he pensado que la felicidad está dentro de ti, a ratos la mente nos juega bromas de mal gusto y nos lleva por otros senderos. Pero creo que el tiempo de cada uno de nosotros es igual de importante así sea solo descansar un un momento que debes de disfrutas y vivirlo, Que si es pequeño por pensar: "resguardar el futuro de aquellos pequeños seres que creían en ella como un personaje mágico." Que mejor forma de invertir nuestro tiempo.

    Intimo y sentido relato.

    Muchos besos querida Amalia.

    ResponderEliminar
  15. Precioso y hermoso lo que escribes, la vida por alguna razón, deja un gran vacío en el interior de las personas, que muchas veces son difíciles de superar, gracias por compartir. Que pases un feliz fin de semana lleno de sensaciones positivas. Un abrazo desde la distancia de un amigo.

    ResponderEliminar
  16. OTRO BELLO RELATO QUE COMPARTES CON NOSOTROS QUE SOMOS TUS AMIGOS. SALUDOS

    ResponderEliminar
  17. Abuela: las desiluciones nos condenan a la tristeza. Las heridas que producen en nuestro corazón, aquellos que amamos y nos defraudaron, es dificil superarlas.

    Hermosa entrada, me llegó al corazón.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  18. Amiga: Al leerte hasta pensé que hablabas de mí y de mi vida, que se sostiene más que nada porque me la paso leyendo y escribiendo.
    Pero no tengo ya ilusión alguna. Hace un momento me asomé a la ventana, vi mi jardín y grité: ¡DONDE ESTÁN TODOS!, ¿QUÉ NO VEN QUE ESTOY SOLA?
    Estoy sola,amiga, ni siquiera es el hecho de estarlo,sino que a veces pienso que voy a salir a la calle y la voy a encontrar desierta y que toda huella del ser humano se ha esfumado.
    Hasta pienso que es mentira que alguna vez mi vientre albergó otros seres y que además esos seres se reprodujeron, creando otros seres.
    ¿Donde están?, por que mi teléfono permanece mudo por días y días.
    Te quiero amiga: Doña Ku

    ResponderEliminar
  19. Amalia:
    los vacíos se pueden llenar, mientras haya esperanza¡
    hermoso relato amiga
    besos enormessssssssssssssss

    ResponderEliminar
  20. Cada cosa para su tiempo, pero no es aconsejable que el tiempo impere sobre nuestras cosas.
    vencerse y quejarse van a la par, superarse y ganarse también.
    Somos, en unidad, conscientes de nuestra pluralidad, no se debe olvidar que la vida es para todos lo mismo.

    Un abrazo

    http://visceral-genetticca.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  21. Realmente no estaba cansada, sino que sentía lucidamente cada momento de cambio.

    Y se sentía útil, su interés en legar su experiencia a los nuevos, es evidente.

    Un saludo de tu seguidor.

    ResponderEliminar
  22. Uno mira la inmensidad de la naturaleza, de la vida pues, y no puede menos que sentirse pequeñito-pequeñito. Ya no se diga de lo que siente al 'comparar' su vida con las vidas de otros cuyas acciones han trascendido a la humanidad.

    Un abrazo querida Abuela

    ResponderEliminar
  23. Querida amiga-abuela, tu relato es un lienzo donde se han plasmado las vidas de cientos de miles de mujeres; no todas tienen valor para afrontar lo que la vida nos depara pero hay que seguir intentándolo, aunque sea con pastillas.

    Un abrazo grande :)

    ResponderEliminar
  24. :(

    Nunca todo está perdido. Y nunca se sabe en que momento despertaremos a la vida. Espero que esa mujer logre la felicidad.

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.