Me siguen...

Traductor

miércoles, 7 de diciembre de 2011

HISTORIA DE UNOS DIENTES...

La anciana caminaba saludando con la mano y regalando sonrisa, estaba contenta,  la oficina social del gobierno le había enviado por fin la dentadura postiza, sentía rara su cara los labios estaban tensos debido al tamaño "universal" de la prótesis.  La miraban al pasar y sentía que la vanidad le tocaba el corazón. Los perros salieron a recibirla, pero como si desconfiaran  por el rostro cambiado,  la olfatearon para convencerse que era su dueña.  Preparó el mate y se sentó a la sombra del tala, cuando quiso sorber la bombilla los dientes no dejaban fruncir los labios, las ganas pudieron mas que la vanidad y se los sacó, desde la mesa ellos le sonreían, ella los contemplaba con orgullo posesivo.  Todos los meses  llegaba el cura a dar misa y confesar, sentada en el primer banco con un ramito de flores del campo, su rostro serio y sus dientes al aire ella  oía  con fruición,  el cura no dejaba de mirarla.  Se puso en la fila de la comunión cerró los ojos y abrió la boca, el cura temeroso deposito rápidamente la hostia, llegó a su banco y aun no podía despegarla del plástico paladar, cuando lo logró su lengua le dolía. De regreso caminando por las dunas pensaba que eran muy hermosos sus dientes, pero con ellos no  podía tomar mate, ni beber agua, cuando comía se movían tánto que se mordía, de a poco se acostumbró a verlos en la mesa del rancho acompañándola y casi sin darse cuenta comenzó a charlar con ellos, por las noches cuando apagaba el candil en la oscuridad le hacían compañía hasta dormirse.  Y llegaron las nevadas, este año el temporal llevaba días, nadie andaba los caminos, y la despensa comenzó a languidecer, se acabó la leña, la vieja sabía que de seguir así moriría como muchos en la zona, lustró su dentadura y se la puso cuando se metió en la cama, el frío era intenso.   A los pocos días llegó el helicóptero del gobierno auxiliando gentes, el viento había abierto la puerta del rancho y desde afuera se veía la imagen escarchada,  eternizada en una sonrisa que el deshielo convertía lentamente en llanto histérico con el rodar de frías lágrimas.

38 comentarios:

  1. SUS RELATOS LOS CATALOGO DE LA TIERRA. PORQUE LE CAMPO ESTÁ SIEMPRE PRESENTE Y COMO SOY CAMPESINO, LOS SIENTO.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  2. Que relato Abuela!

    Excelente. Aunque un poco triste el final.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. excelente cuento... me ha gustado muchisimo... es una gran historia... perdon por la tardanza pero estoy de regreso en vuestras letras jajaja... un abrazo enorme!!

    ResponderEliminar
  4. Muy lindo tu relato... se podrían contar muchas hitoria sobre las dentaduras postizas. jajajajaj. Un fuerte beso y gracias por pasar por mi blogs.

    ResponderEliminar
  5. Durísimo transcurrir de algunas existencias, mientras nosotros nos regodeamos en dolores nimios.

    ResponderEliminar
  6. Bueno, yo imagino la gracia de la Señora Abuela con su nueva dentadura, que enhorabuena lució cuando fue asistida por la situación climática sufrida en el campo o en la zona rural. Algo escénico. Imaginé a la anciana envuelta en un chal o toalla para evitar el frío o la humedad de la lluvia, al tiempo que sonreía. Abrazos..!

    ResponderEliminar
  7. Ni tan siquiera pudo estrenarlos para castañear con la tiritona.
    Cuando hace mucho frío y no se tienen recursos para calentarse lo mejor es meterse en la cama, con todas las cobijas posibles y una bolsa de agua caliente.

    Feliz dia amiga.


    Genetticca

    ResponderEliminar
  8. Qué final tan triste. En realidad también lo es el principio, con esa anciana que necesita que la oficina social del gobierno le envíe una prótesis, pero es que era tan graciosa hablando con sus dientes y pasándolas canutas durante la comunión...

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Me ha recorrido un escalofrio al leer tu fantástico relato y tambien una sonrisa imaginando a la pobrecita abuela tomando su comusión. Muy bueno amiga.

    Un millón de abrazos.

    ResponderEliminar
  10. Huy, me ha emocionado tu relato. Mi sensibilidad aumenta con tus textos. Me ha encantado.

    Un beso,

    Luis.

    ResponderEliminar
  11. Me ha encantado el relato!! un poco triste,pero bastante real (si las dentaduras postizas hablara!!) Un abrazo Abu!!

    ResponderEliminar
  12. El final me dejó pensando Abuela, pero qué lindo, como siempre tu relato. Lo he disfrutado y a la vez me ha emocionado. Gracias amiga.

    ResponderEliminar
  13. ¡Pobre viejita! Así es la vida, tanto ansiamos lo que necesitamos que cuando lo tenemos nos damos cuenta de que no era tan necesario...
    Estupendo cuento, Amalia, siempre sacándole chispas a las historias de campo, sos una maestra :)

    Besotes, querida amiga.

    ResponderEliminar
  14. Excelente. Excelente. Besos.
    Norma Soriano.-

    ResponderEliminar
  15. ¿Me ha gustado el principio, lo que viene después o el final? No lo sé ¡me ha gustado el relato entero! Querida Abu quiero feliitarte de parte de mi hijo (tiene 11 años) y lo primero que me ha dicho cuando le dió un vistazo a tú blog:
    -¡Qué bien mamá, esta amiga tuya es escritora y tiene un libro!
    Saludos desde España- Sevilla.

    ResponderEliminar
  16. Magnifico relato !!! aunque que triste imagen la de ese llanto histérico... final...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Qué triste historia querida Amalia. Pobre mujer.

    Te dejo un fuerte abrazo.

    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  18. La historia en muy linda...no todos los relatos tienen un final feliz verdad? Son casos de la vida real querida amiga...bueno espero que cuando yo use dentadura postiza ya exista un buen pegamento para que no se me mueva tanto ah pero sobretodo que pueda disfrutar yo de los alimentos :-))

    ResponderEliminar
  19. No se si dejó este mundo feliz por su dentadura, pero lo presagiabay sabía el final. Triste, muy triste sí. Saludos, abuela.

    ResponderEliminar
  20. Buenos días abuela:
    Me he quedado un ratito rememorando tu historia que lleva una buena moraleja. Me ha gustado mucho porque llega y enternece. Es precioso leer con tanta molla.
    Me permites que la grabe?
    Te dejo un abrazo agradecido.

    ResponderEliminar
  21. Hola amiga, disculpe mis ausencias, seguro que se pone en mi piel ¿Verdad? no llego a donde deseo estar.
    Me ha gustado su relato y sé el pan que se da con las dentaduras postizas jaja!!su relato es de la vida y si bien tiene un triste final, me hizo sonreír que se le pegara la forma, sí así es.
    Gracias
    le dejo mi ternura
    Sor. Cecilia

    ResponderEliminar
  22. Preciosa historia eternizada en una sonrisa..a la par que tiene dos mensajes...uno es que como ya sabemos, para ser bella hay que sufrir jeje...ahora tenia una linda sonrisa pero no podía hacer las cosas que le gustaban, por otro lado, quizás se pueda hasta decir que enfrentó la muerte con una sonrisa...como debería ser la vida, sonreír aunque las cosas afuera se hayan puesto duras...de verdad que trae buen mensaje este escrito..besos amiga

    ResponderEliminar
  23. Las historias rurales siempre me dejan un aire un poco tristón, no sé bien por qué. Esta mujer formada para recibir la comunión me recordó a mi abuela.

    Un abrazo, querida Abuela

    ResponderEliminar
  24. Querida amiga!

    Impresionante y conmovedor relato! Un placer leerla!

    Besitos azules de brisa...

    ResponderEliminar
  25. Excelente y conmovedor a historia.
    Me recordaste a mi padre que dejaba su dentadura postiza en cualquier lado.

    Mariarosa

    ResponderEliminar
  26. Ppbre anciana se había congelado junto a su amada dentadura.
    Cuánta imaginación creativa tienes Ame.
    Besos, Montserrat

    ResponderEliminar
  27. Querida amiga, el amargo final ha borrado la sonrisa de mi cara... pero la veía tan 'risueña' con la dentadura mayor que el hueco de su boca, que no podía evitar sonreír también. Es triste la soledad del pobre :(

    un abrazo admirado abuela-amiga

    ResponderEliminar
  28. Hola abuela,
    quería avisarte que acabo de publicar la lectura de este maravilloso relato y te invito a visitarme para que me digas si te ha gustado.
    La música es elección de Ruth.
    Un abrazo cariñoso.

    http://beatrizsalas10.blogspot.com/2012/01/la-abuela-frescotona-historia-de-unos.html

    ResponderEliminar
  29. Vengo del blog de Beatris Salas.
    Me ha encantado esta entrañable y triste historia.
    Enhorabuena. Ha sido un placer.
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  30. Abuela:

    He leido tu bella y a la vez triste historia en el blog de Beatriz Salas y le he dejado el siguiente comentario:

    Siempre me han gustado las historias de "La Abuela Frescotona" y, esta historia en particular es dramática y refleja el camino de espinas que se debe caminar cuando llega la dura vejez. La vejez, la pobreza, unos dientes postizos, y el paisaje gélido, forman el relato bellamente mágico y a la vez tan real que las lágrimas ruedan por las mejillas.

    Recibe mi abrazo y felicitaciones.

    ResponderEliminar
  31. Como tantos otros compañeros, gracias a Beatriz he llegado a tu blog. Te leeré despacio, saboreando. Este relato en concreto me ha encantado, aunque me haya entristecido el final.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. Soy admiradora de Beatriz, de su voz, su pasión por lo que hace y de su corazón maravilloso y gracias a ella he podido disfrutar de tu escrito, el cual cautivó mi corazón. Dios te bendiga. Cariños: Tere.

    ResponderEliminar
  33. Fantástica, original, me trajo recuerdos de un baso y una dentadura, que hacia regañar a un ser muy querido. Beatriz excelente, la musica un lujo, y a ti abuela" mi felicitación.

    Besos

    ResponderEliminar
  34. Ay, Abuela... ¡Sos GENIAL! Encantadora historia -maravillosamente narrada- en la que me hiciste pasar de la sonrisa a la risa y de la risa a la pena por su final. ¡Felicitaciones, Abu! Un beso enormeeeeeeeee!!!

    ResponderEliminar
  35. Un relato ¡¡Fantastico, y narrado por nuetra amiga, Dos veces ¡¡¡Fantástico. QUE TEGAS UN BUEN DÍA.

    ResponderEliminar
  36. Hola,buenas tardes, vengo del blog de Beatriz Sala y he querido conocer a la abuena y sus historias y relato, me ha encantado lo que he leido hasta ahora, te felicito amiga,seguire leyendo,
    abrazos, Lola.

    ResponderEliminar
  37. Vengo a saludarte desde el blog de Beatriz Salas donde he escuchado de su voz tu triste pero tierno relato que, de veras, me ha encantado.

    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.