Me siguen...

Traductor

sábado, 30 de abril de 2011

EL TIEMPO ES EL DUEÑO

Las horas horadan el tiempo, es tan sutil su presencia, que no encuentran su corazón.  Ellas buscan y buscan, y nada encuentran, las horas esclavas marcan su récord, que ostenta orgulloso.  Giran las agujas en un círculo eterno, que el segundero trata de seguir, gastado se deja caer.  El tiempo también pudo con él.  Las agujas corren veloces, pero él vengativo, las sigue rabioso.  Nadie lo desafía, ni se atreve a marcarle límites, éste apresura su paso, los marcadores gastan sus ejes, enloquecidos pierden su ritmo y enredan sus flechas, se anudan entre si cayendo inertes al lado del minúsculo segundero...   El tiempo pasó, y dejo su huella.
¿Que es el tiempo? sin masa visible, sin luz ni penumbra.  Se adueña de cosas y seres, moldeando caprichoso sus formas y esencias, confirmando que todo nos es ajeno, que somos sombras fugaces temerosas, que su paso nos toque.  Como las agujas tratamos de matarlo, pero aun así, sabemos que somos su presa.

viernes, 29 de abril de 2011

SEDUCCIÓN DE ÓPALOS

Como una nube que se mueve
voluptuosa y lenta
así
tus ojos me miraban.
Me atraparon tus pestañas
en su sombra me escondí.
Descubrí la seducción de tu mirada
y deslumbrado me quedé
enceguecido por el brillo de tus ópalos.

jueves, 28 de abril de 2011

NOBLEZA DE AMOR

El viento se llevó mi esperanza
ya no creo en los amor
ni promesas de amadores.
He quedado atónita
desnuda frente a ti
el pudor de la lealtad
no basta de consuelo.
De que vale la nobleza en el querer
si cualquier brisa pasajera
se apropia de tu amor.

viernes, 22 de abril de 2011

AVISO

ESTIMADOS AMIGOS, TODOS, NO ESTOY EN MI CASA, A MI REGRESO VISITARÈ A CADA UNO, ¡¡¡FELICES PASCUAS¡¡¡

PASION DE SOLEDAD

La letra de un tango, en un fragmento dice algo asì, "Sus ojos se cerraron y el mundo, sigue andando".  Habla de la indiferencia general, ante el hecho de la muerte, en este caso toma un perfil personal, que lo hace más doloroso.  La parca se lleva a la dueña de un gran amor, que al quedarse solo, reflexiona el mundanal comportamiento, ante un hecho tan natural y tràgico.  Esta imagen llegò a mi mente, estos dìas en que muchas personas por ser pràcticantes, o seguidores pasivos de la religiòn cristiana, se largan a las calles a dar testimonio de los aconteceres de la Pasiòn de Cristo.  Veo a cada uno con su vida a cuesta, salen a la luz los ditintos modos de fe, que indudablemente, lleva el fervor de su necesidad.  Estas noches, y dìas de turismo religioso, en que cada uno llega a su Gòlgota, con una carga de trastos, viejos como la humanidad, no ven la muerte, hecha carne de Cruz, sólo tratan que sus necesidades, queden a sus pies.  Dan gracias, piden, oran viejos rezos, aprendidos allà lejos en el tiempo, se apuran a concluir para seguir caminando iglesias.  Nadie consuela, nadie comparte, todos son invitados que llevan como presentes sus carencias, y el entusiasmo colectivo de saberse privilegiados por Dios, a quien van como mercaderes, "yo te doy, si Tù me das".  ¿Acaso no saben que Él es todo, dueño de la saciedad infinita?  Hormigas egoìstas se mueven al lado del Yacente, muecas apuradas, flores ya marchitas de tanto paseo, el pastor que todos los años repite las mismas concluciones, que ya nadie escuha, sumidos en sus pensamientos, o dormitando la noche en ese instante.  En el templo vacío, alguien mira el campo de batalla, flores en el piso, papeles, cirios encendidos, que ya olvidaron su ofrenda, es de madrugada, sólo queda el Muerto, dando gracias que el caliz de la hipocrecía, y la ignorancia ya pasò.  Y siente la angustiosa soledad, que espera a los humanos  en el momento de su muerte.  Como dijo el poeta, "Que solo se quedan los muertos"...

lunes, 18 de abril de 2011

ESPECTRO EN SEPIA

El cansancio llamó a mi puerta, me resisto a abrirle...con estrépito la derriba.  Veo su imagen sepia que se desvanece ante la luz cegadora de la vida, me mira, tratando de asustarme, aguanto la mirada lejana y agónica -¡¡¡Vete, vete!!!  Mi fuerza y mi sangre... mi historia, te repelen, no entregaré mi energía-  El me responde- No importa, robaré tu memoria-  Entonces, pido piedad al espectro que huele a vejez.  No se asombra, hasta creo que con lástima me otorga el acuerdo, le doy mis años aun vibrantes, para que devore, a cambio de mis recuerdos.  Despierto de mi siesta en el sillón del jardín,  reconozco y disfruto mi hogar, las risas y corridas, anuncian la llegada de mis nietos, arrebolados pelean por mi regazo, yo gozo los aromas de pureza y caramelo, mientras voy resignando mi cuerpo a los años.

sábado, 16 de abril de 2011

OPCIÓN EXISTENCIAL

Deambula veloz, la sombra entre los árboles, nada siente, nada ve.  Solo quiere agotar la voraz oscuridad, llegar a la luz, pues sin ella, no existe.  Desespera la nebulosa, perdida en la nada, no encuentra su razón de ser.  Como el bien y el mal, la sombra y la luz, se sustentan en reciprocidad.  Viven de la negación eterna de sus presencias, angustiando al hombre con una opción que según sea, lo acercará, o lo aislará  del resto.

jueves, 14 de abril de 2011

CANTA LA ALONDRA

Canta la alondra, posada en la rama
rompe el silencio, su dulce trino.
La niña la mira, y sueña ser ella.
Quien pudiese ir por los aires
desgranando notas, que toma el viento
y, como simiente desparrama sobre el mundo.
Contagiadas las aves, unen su canto
coro celestial, que borra del mundo
sonidos de muerte.
Felices las aves, y su dulce destino
pintar paisajes con acuarelas de plumas.
Cajitas de música, que alegran la vida.

martes, 12 de abril de 2011

GUAPO ENAMORADO

Las gotas de lluvia en la espalda, parecían empujar el paso del hombre, que se resistía a la prisa.  ¿ Quien puede andar bajo un torrente celestial, con tanta indiferencia ?  Alguien que viaja en espíritu, al que el cuerpo sigue, como perro fiel.  La poca gente en la calle corre, salta los charcos, se atropella por los taxis, se choca en los portales.  El viento le robaba el humo del cigarrillo, parecía arrastrarlo en la noche, estirando las volutas hasta desaparecer.  Los puños cerrados, los dientes apretados, no podía sujetar la furia, las ganas de golpear, de gritar...   Tuvo un acceso de tos que terminó en llanto, la angustia liberada, los fluidos se mezclaban con la lluvia.  Tenía frío, había dejado atrás las luces, caminaba por una calle tímidamente iluminada por el farol de la esquina, al que el viento hamacaba sin pudor.  Entró al viejo bodegón y se sintió protegido, ese era su ambiente, las voces, el humo, el olor del expreso, y el alcohol.  De un trago vació el vaso de caña, pidió otro que degustó lentamente, mientras cerraba los ojos sintió el perfume almizclado que traía una voz de mujer, y con ella una caricia, imaginó otra voz, otro rostro... y se dejó tocar.  ¿ Por que llorar por una mujer, por que entrar a mundos extraños?  Aquí es rey entre sus pares.  Amor como el suyo era  negado, ilícito socialmente, nacido para el rechazo.  Gimió el bandoneon,  se abrazó al cuerpo de mujer, que se entregó manso y ardiente, ese era el madero al que se aferraba, él lo llevaría lejos del embrujo de esos ojos, de niña caprichosa

domingo, 10 de abril de 2011

EL ALBAÑIL Y LA PURÍSIMA

El viejo barbado,  y humildemente vestido estaba arrodillado, por la posición, los gastados zapatos se le salían y mostraban sus pies desnudos, quemados por la cal de toda una vida de albañil.  Con el frío se partía la piel, sangraban causándole mucho dolor.  Lloraba quedo, las lágrimas bajaban por sus manos unidas, y rodaban  dentro del raído abrigo.  Lo extraño es que la ermita, tenia su hornacina vacía, la luz del cirio alumbraba dos florcitas del campo, que había traído como todos los días, pero su Purísima no estaba...   En la inocencia que guarda la ignorancia, en las personas olvidadas, su relación con la imagen, era intensa, por ello se preguntaba el por que de su ausencia.   Quizás,  la virgencita se fue por que nunca cumplió su promesa de hacer una hornacina para ella, pues esa era muy pequeña.  La verdad que era de san Roque y su perro, quien se fue con el anterior cura, y el que llegó la puso  aquí.  Sacó las herramientas, y trabajó toda la noche, adornó el marco con caracolas, y piedras brillantes, por dentro la pintó celeste, como el manto, y el minúsculo domo amarillo, con rayos de sol.  Amanecía, salio al prado y de las primeras flores que abrieron su corola, juntó un ramo que puso dentro.  Contemplando su obra, el albañil se durmió.  El cura venía apurado, se hacía tarde para la misa, aun debía acomodar a la Virgen en la hornacina, doña Maruchina le había renovado el manto y temía no entrara en el pequeño habitáculo.  Cuando llegó, casi tropieza con el viejo en el piso, con cuidado acomodó la imagen.  Sonó la campana y el devoto guardián de la hornacina despertó, su Purísima había regresado, dulcemente le sonreía, de su corto viaje como madre que es, le trajo de regalo,  paz, y la certeza de la fe en los milagros, para aquellos corazones que creen, que es posible vivir, para servir, y amar.

jueves, 7 de abril de 2011

HISTORIAS DEL JUNCAL

Los juncos de la laguna,  resistían inclinarse ante el viento.  La soberbia figura enhiesta,  formaba círculos en el agua, por el tembloroso esfuerzo de permanecer erguida.  Decían los lugareños, que cuando el viento silbaba entre ellos, eran los muertos del juncal, que pedían oración.  Esa noche,  los dispersos ranchos en el campo, permanecían iluminando a sus difuntos, y esas lucecitas, titilando,  parecían estrellas en el suelo de la pampa.
Todos en la zona vivían de dicho arbusto, que crecía a orillas del agua.  También eran propias de la zona húmeda, y protegidas por los tallos, las yarará, y las corales, temibles por su ofidico y mortal veneno.  Para cosechar la planta, el hombre se metía en el agua, con un brazo rodeaba la planta contra su hombro, con el otro,  machete en mano, daba un certero golpe de corte.  Ese abrazo, a veces se lo daba a la misma muerte, que sin piedad, prendía los colmillos de aguja en su cuello.  A la luz de la luna, brillaban las cruces en el humilde camposanto, donde alguna madre, esperaba el alba velando, y orando al ser querido,  en la angustia, que esa noche lo aquejaba, según los avisos del viento.  Con el amanecer amainaban los aires, se apagaban los cirios, y las viejitas dejaban a los difuntos descansar, después de arroparlos con sus rezos.

martes, 5 de abril de 2011

ROELA

Inclinado sobre el atril, el orfebre, daba forma al precioso objeto.  Pulía lentamente la roela, pensando que su trabajo conocería mundos lejanos, sería prueba de amor, dolor de ambición, muestra de poder, y capacidad económica.  Nadie reconocería su nombre en ella, pero él sabia, según la belleza que imprimiera en la joya, los posibles beneficios, y daños que causaría en el espíritu humano.  Mantuvo su forma original, y la rodeó con virola de oro blanco.  Ahora faltaba el mensaje, que mostraría al poseedor de la misma.  Descartó la sutil filigrana, era una obra con cierta rusticidad, necesitaba darle luz, y belleza.  Nada mejor que una piedra, pero, ¿cual?  Al fin, optó por un brillante redondo, que engarzo en su centro.  Nada  como esa piedra ancestral, para reflejar en sus cincuenta y siete facetas, todos los colores de la luz.  Miró la pieza terminada, y pensó, solo un hombre la llevará, para encadenar con ella el corazón de su amada.  Sobre la pana azul, la joya desafiaba al mundo con la definición de sus formas, realzadas por el brillo de la piedra, gritaba su deseo de ser poseída, y lucida en el cuello vanidoso de mujer.  Puesta en la vitrina, el hombre se sentó,  observaba  los rostros de los pasantes que la admiraban, y supo que poco tiempo pasaría,  para entrar a su fino estuche de regalo.

domingo, 3 de abril de 2011

DOLOR DE DESAMOR

Despréndeme de ti
arrójame al aire
como afrenta de honor.
Písame
convierte mi existencia en polvo
y, aunque  aun respire
en molécula convertida
seguiré tus pasos
y atraparé tu sombra.

viernes, 1 de abril de 2011

EMIGRACIÓN

A la sombra del parral mateaba Juan, tanto era el calor, que ni los pájaros se oían, solo el zumbar de la abejas entre las uvas maduras.  En una pequeña radio a pilas, escuchaba,  que en la ciudad se mataba la gente, la gran cantidad de habitantes hacia imposible la convivencia.  La pobreza arrasaba los hogares, junto con el hambre, y las enfermedades.  En la lucha por los bienes y la comida, se robaban la dignidad.  Juan miraba la inmensidad que lo rodeaba, el silencio musical de la naturaleza, no podía darle imagen a las palabras que oía. ¿ Como pueden robarse la tierra, el espacio de cada uno?  Si hay tanto para repartir ¡¡¡  El canto del hornero anunciando la lluvia, confirmaba su razón.  Si hasta los pájaros del cielo, elijen donde poner su casa¿, porque no el hombre?.  Miraba con orgullo su pampa, donde todo era generoso sobre ella, el pasto, el agua, la vida... apaga la radio.  Piensa,  en tanto el paisanaje,  cegado por las luces emigre  a la ciudad, donde no son dueños de nada, desprecie el don de la tierra, por brillos que opacan su vida,  en una lucha vana, donde ninguna cruz recordará su nombre, en tanto, no acepte  la grandeza de ser un hombre de campo, en el que la riqueza son el trabajar la tierra, y amar la vida...no encontrará su destino.

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.