Me siguen...

Traductor

miércoles, 8 de febrero de 2012

SUEÑOS DE PAPEL

Los ojitos de un lado del vidrio, del otro la lluvia.  Los pies esperaban la orden de los ojos para salir corriendo apenas caída la última gota, el niño tenía puesta sus botas de lluvia y en la mano varios barquitos de papel.  El barrio pobre tenía sus ritos sagrados, poner botes de papel en los ríos que se formaban en las cunetas,  era uno de ellos.  Los niños se reunían en la bajada del puente viejo buscando los trechos mas serenos del torrente para soltarlos, así tomaban velocidad antes de llegar a los "saltos" espumosos del agua barrosa.  Algunos los hacían de doble hoja, eso era un lujo pues el material era escaso en la barriada, la meta era llegar al sereno torrente del arroyo.  Pintados de colores parecían alegre cardumen perseguido por los gritos de ánimo de sus dueños, algunos escorados, otros altivos en su conformada estructura, eran obstruidos  por los giros locos de los que resistían a pura pirueta, al final del recorrido como por un impiadoso acto de magia llegaban convertidos en oscuros pañuelos ya sin dueños,  que se enganchaban en los arbustos de la orilla, ahí quedaban  hasta que los vientos de agosto los desprendiese en alocado vuelo sin final.  Cuando esto sucedía todos regresaban al punto de partida y la algarabía de esas vidas,  tan frágiles como sus botes de papel, volvía a comenzar.

36 comentarios:

  1. Los niños siempre inventando juegos, no se cansan.

    Un lindo relato querida Amalia.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Me encantan tus lindos relatos..es un placer leerte.
    Este relato tuyo me trae recuerdos de mi ni;ez.
    Un enorme y calido abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hermoso relato, hermosa manera de transmitir las bellas imágenes dibujadas con tus letras.
    Buen jueves
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Así de simple,acabas de narrar los caminos de la vida, cada cual pintando el suyo, cada quien con menos lastre, cada más con carga excesiva.; pero todos en el mismo rio de lluvia, sorteando lodos y recovecos. Al final, el retorno a lo debído, el inicio a lo embargado,sustituyendo a quiene se van.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Los barquitos de papel. Me agradó leerlo.
    Es una historia que revive mi memoría.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Que lindo escribes abu, tu relato me lleva a la infancia donde la imaginación en aquella mi época se desbordaba en inventos para jugar ya que las circunstancia no daba lugar para otra cosa.Besitos y feliz día

    ResponderEliminar
  7. Precioso, y qué recuerdos tan tiernos me ha traído! Si supiera cuántos barquitos de papel hice de niña! Cómo me gustaba verlos navegar, atravesando tormentas imaginarias. Le agradezco mucho que me haya hecho revivir esto hoy. Es un momento impagable.

    Feliz día

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. como una sipnosis de mi infancia,
    muy bonito
    saludos

    ResponderEliminar
  9. A mí también me gustaba jugar con barquitos de papel. Mucho.

    Un abrazo, querida Abuela

    ResponderEliminar
  10. Quanta emozione mi trasmettono i tuoi bellissimi pensieri!Sei bravissima!
    Ciao cara Amalia ti mando un bacione
    Buon pomeriggio!
    Luci@

    ResponderEliminar
  11. Tierno, explícito y elaborado relato, he disfrutado mucho leyendolo
    Te envío un abrazo fuerte!!

    ResponderEliminar
  12. Con que simple alegría se puede ser feliz en a infancia. Hermoso relato, me remonta a mi propia niñez.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  13. He pasado un rato muy ameno leyendo tu hermoso relato. Cuantos recuerdos de mi infancia, yo también hacia barcos de papel! Aprovecho para invitarte a que me visites en mi blog
    http://cuentosdensueno.blogspot.com.

    ResponderEliminar
  14. Precioso relato de la infancia que no necesita de grandes cosas para disfrutar.
    Me acuerdo de la mia cuando las muñecas nos las hacíamos de trapo y disfrutábamos tanto o más que con las de ahora ,que hablan,hacen pipi.etc. y es que los niños con su imaginación necesitan bien poca cosa para ser felices.

    Un abrazote amiga.

    ResponderEliminar
  15. Hermoso recuerdo hecho relato, abuela.

    Me gusta.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. ME HIZO RECORDAR MI NIÑEZ EN MI PUEBLO; CORRIENDO TRAS ESOS BARQUITOS.
    BESOS

    ResponderEliminar
  17. Creo que hoy tu relato nos ha trasladado a la infancia. Juegos que vivíamos entusiasmados e inmersos en nuestro mundo de inocencia.

    Besos abuela y gracias por tu paso.

    ResponderEliminar
  18. precioso relato amiga donde he vuelto a los dias de mi niñez cuando yo tambien fabricaba esos barquitos de papel que muchs veces hasta formabamos concursos para ver a quien le salia mas chulo jajajjaja y el que mas navegaba ese se llevaba la ovacion de todos jajajjaaj.

    besitos mi querida amalia y que pases un hermoso dia!!!!!!

    ResponderEliminar
  19. De tú mano me llevas a tus bellos relatos y me diviertes y entretienes de lo lindo. Saludos

    ResponderEliminar
  20. Querida abu: Gracias por tus expertos comentarios, me alegran y me enseñan mucho. Yo jugaba con ramitas que hacían de barcos y hasta transatlánticos... Ahora tu me llevas a soñar con aquellos tiempos. Te deseo lo mejor, linda abu.

    ResponderEliminar
  21. Quizá, quizá, antes. Se esperaba menos, se conseguía más. Esos botes, hoy, en mi barrio solo un mito. Los juegos son otros, y casi siempre en solitario.
    Qué emoción en el texto.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  22. El alma de los niños partía en sus barquitos de papel...La alegría les llenaba el alma de mariposas en vuelo,que ensayaban tocar el cielo cada día.
    Mi felicitación por esos recuerdos,que nos renuevan por dentro y soltamos el alma,como niños, en tus letras de papel,amiga.
    Mi abrazo inmenso y mi ánimo siempre.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  23. Amiga: Cuando una siente que ya la vida no le está dando muchas alternativas, extrañamente, comienza a pensar en esos días de la infancia, cuando la felicidad no costaba mucho.
    Bañarse en le río, reír despreocupadamente, correr a la casa y comer las cosas exquisitas que cocinaba la abuela era la felicidad. La felicidad limpia y completa, esa que luego ya no se nos da tan fácilmente, pero que siempre añoramos.
    Recibe mi cariño de amiga: Doña Ku

    ResponderEliminar
  24. Dios Te Bendiga Abuela.
    Recuerdo Una Cancion Que En Mi Pais Natal Cuba Se Llamaba Barquito De papel.
    Lindas Palabras Nos Hacen Remontar A Nuestra Ninez. Abuelita Como Siempre Recibe Un Gran Abrazo Con Carino, Que El Senor Siempre Te De palabras De Aliento Para Todos. Glorifico A Yeshua Hamashiaj Eternamente Amen Y Amen.

    ResponderEliminar
  25. He terminado oliendo la tierra mojada y escuchando el chapoteo de las botas de los niños
    Un besote cielo

    ResponderEliminar
  26. Un hermoso relato, excelentemente vívido por cierto
    que tengas unas maravillosas jornadas,
    besos

    ResponderEliminar
  27. Volví a mi infancia, con ganas de ver los barcos en los remolinos y deshacerse de correnteza.Os pequeños hoy en día no jugan más de esa manera, ¡ay!

    ResponderEliminar
  28. uff gracias por ese recuerdo... que bella infancia y haa!1 yo creo que es la etapa mas bella donde VIVIR... ERA SOÑAR!!! un abrazo enorme y disculpe la tardanza abuela, pero trato de estar lo mas que puedo con ustedes!! un beso y un abrazo!!

    ResponderEliminar
  29. estimada hermana, ante todo gracias por su aporte en mi blog su comentario ha sido muy bueno y profundo, al leer su texto veo y descubro que todo esto ocurre también en la vida espiritual de cada uno,es un volver siempre a empezar y volver siempre la mirada a Dios muchas y con muchas facilidad apartamos la mirada de Dios, todo se nos cae y temenmos que volver a empezar gracias por su riqueza y gracias tambien por compartirla con nosotros, Que la paz de Cristo habite en usted con toda su riqueza.

    ResponderEliminar
  30. Uy, Amalia, qué hermosos recuerdos, me hiciste volver en el tiempo cuando yo también hacía esos barquitos de papel y con mis amigos jugábamos carreras a ver cuál de todos llegaba antes a la esquina...
    ¿Te acordás de cuando el agua hacía "sapitos" sobre los charcos? :)
    Una belleza de relato, con la calidez y hermosura de la nostalgia.

    Besazos, querida amiga.

    ResponderEliminar
  31. Gracias mi buena amiga por acariciarnos el corazón con la sublime belleza en cada frase de tú hermoso texto, y por hacerme también partícipe de esos recuerdos de infancia cuando construía eses barquitos de papel, excelente entrada. Que tengas un feliz fin de semana lleno de sensaciones positivas. Un beso desde la distancia de un amigo.

    ResponderEliminar
  32. Que belleza de recuerdos mi querida abu
    Siempre debemos de llevarlos con nosotr@s y no perderlos nunca..Siempre junto a nuestro corazón
    Feliz fín de semana mi niña

    ResponderEliminar
  33. Estimada hermana, gracias una vez más, Que Dios guarde y bendiga su nieta es una gran verdad lo que ella dice el amor es amante, el amor de Dios ha sdo derramado en cada corazón del ser humano,en los niño vemos el amor más puro y es en ellos donde Dios derrama su gracias para darnos a conocer ese gran mistrerio que es el amor, ellos llevan dentro a ese Dios pequeñito que hemos de cuidar en allos, difrute a su nieta y deje amar, Dios se vale de esos pequeños regalo para manifestarnos su amor, Dios sea con usted y gracias buen fin de samana .

    ResponderEliminar
  34. Hola, querida abu: Hoy nuestros hijos están supermimados, todo nos parece poco para darles, yo creo que nos estamos equivocando, pero bueno, ya está hecho.
    Seguramente los niños de ahora, no entiendan lo mucho que se puede disfrutar con un barquito de papel, ellos se lo pierden, padres e hijos hemos entrado en una sociedad de consumo que sólo nos traerá problemas.
    De esta entrada tuya, se pueden sacar muy buenas reflexiones, gracias por todas ellas.
    Te dejo un fuerte abrazo.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  35. Tu relatos son cadenas genéticas naturales de los humanos en sus distintos estadios. Esta la he vivido casi tal cual la relatas. Otros tiempos en donde la inocencia no era negociaba. Volver a tu casa, en cualquier momento, aun luego de una larga ausencia; es garantía que encontraré lo que necesito. Este cansado peregrino te agradece que tu camino siga despejado para que la vida siga transcurriendo.

    Un fuerte abrazo mi estimada amiga.

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.