Me siguen...

Traductor

lunes, 9 de abril de 2012

BURBUJAS

El niño sopló el círculo y la burbuja salió disparada, corrió detrás del globo de jabón asombrado de su creación.  Ella parecía jugar, suavemente bajaba él la soplaba y como asustada se alejaba deslizándose en corrientes invisibles.  En silenciosa danza reflejaba los colores como un ojo curioso, un golpe de briza la arrojó sobre un rosal y como una nova estalló.  El niño presuroso, volvió a soplar en el mágico círculo, la agitación le dio impulso al aliento y salieron muchas pompas de todos los tamaños, liberadas del pesado líquido parecían mariposas  volando, algunas se alejaron en la brisa, otras mas tímidas bajaron hasta el pasto donde desaparecían.  El infante feliz mostró a los mayores su poder, podía crear burbujas y atrapar el aire en luces de colores.  El pequeño humano descubría el orgullo del poder...

42 comentarios:

  1. Dios Te Bendiga Querida Abuela :0)
    Ya Tenia Algun Tiempito No Te Visitaba, Solo Posteaba. Tuve Algunas Situaciones Mas Dios Grande En Misericordia Todo Lo Soluciono. Y Aqui Estoy Deleitandome En Tus Escritos Que Me Remontan A Cuando Era Pequena Y Hacia Ponpitas De Jabon. Lindos Recuerdos. Recibe Abuela Un Gran Abrazo Con Sencillez Y Humildad. Glorificio A Yeshua Hamashiaj Por Tu Linda Vida Amen Y Amen.

    ResponderEliminar
  2. Amiga que belleza de relato nos dejas, lleno de inocencia y colores, me trajo tantos recuerdos de mi niñez.
    Un abrazo grande y feliz semana.

    ResponderEliminar
  3. Você é mesmo uma filosofa, querida Amalia! Hermoso relato! Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  4. Bello texto, Abu, hacia tiempo no sabia de ti. El texto es bellos, lleno de recuerdos de aquellos tiempos genuinos de la ninnez y el amor.
    Un abrazo, Abu.

    ResponderEliminar
  5. Burbujas! Cuántas las hice en mi infancia, soplando en pajitas de ricino! Cuanto más alto y más lejos más encantadoras!

    ResponderEliminar
  6. Feliz regreso a tu casa Ciber.
    Un niño piso una hormiga y la mató. Miró a su abuelo y le dijo...mira abuelo, que fuerte que soy, puedo matar...
    El abuelo le contesto.
    Tu fuerza y grandeza solo sera valorada si puedes devolver la vida,quitarla está al alcance de cualquier monstruo.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  7. Que bonito relato, querida Abuela, tierno, entrañable, lleno de vida infantil...

    Un abrazo,

    Luis.

    ResponderEliminar
  8. Las pompas para un niño son como las ilusiones para los mayores, cuando se rompen queda un poco de vacío.

    ResponderEliminar
  9. Con qué destreza nos acerca usted esos deliciosos recuerdos de la infancia, de tardes suspendidas entre mágicas pompas de jabón. Es maravilloso todo lo que un niño puede encontrar en una simple pompa de jabón.

    Bienvenida de regreso, madame. Espero que haya disfrutado de sus vacaciones.

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. lo haces simple, pero que va, entras en las almitas de los niños
    saludos

    ResponderEliminar
  11. ¡Hola, Abuela!

    El niñito también descubrió el placer del descubrimiento científico.

    ResponderEliminar
  12. Así nos pasa a todos, que recuerdos.

    ResponderEliminar
  13. A los niños les encantan las burbujas y a mi nieta en particular,siempre me hace que le compre un cacharrito de ellos y se divierte por la calle cuando ve que otros niños las quieren coger.
    Un bonito relato infantil

    Un besazo amiga.

    ResponderEliminar
  14. Las burbujitas les encantan a los niños y a mi nieta en particular, siempre me hace que le compre un cacharrito de ellas y se lo pasa en grande por la calle haciendo burbujitas y viendo como otros niños las quieren coger.
    Una historia infantil preciosa.

    Besos amiga.

    ResponderEliminar
  15. Hermoso y entrañable recuerdo.

    Y taan cotidiano!!

    El tiempo nos pone en nuestro lugar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. El orgullo es una palabra de doble filo, igual que el poder. Muy buen relato abuela. Felicitaciones.

    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Muy bonita la lectura, es un placer pasar por aquí, hacía días que no pssaba por aquí por falta de tiempo, pero no creas que te había olvidado.Saludos

    ResponderEliminar
  18. Hola Abuela , que bonita la entrada de hoy , la verdad es que hay que ver cuando uno es un zagal o como diria mi abuelo , el pobre ya fallecio , la inocencia de los chiquillos cuando son pequeños ,y no saben nada de la vida y con cualquier cosa eran y son felices ,verdad? me alegro de que te lo hayas pasado bien en tus vacaciones , en el pequeño combento , besos de Lm.

    ResponderEliminar
  19. El poder del que nosotros carecemos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Que lindo relato, los niños se maravillan ante la plasticidad de la naturaleza, un abrazo cariñoso,

    ResponderEliminar
  21. Ay Abuela tu me haces soñar , cuantas veces corrí detras de esas burbujas , yo siempre quería tener un frasquito de esos pero no tenía plata ....hasta que descubrí la forma perfecta de hacerla casi por casualidad , y perfeccioné la técnica hasta hacerlas un arte en mis clases de ciencia , soñar soñar y crear algo mejorado no tiene precio en los ojos de un niño que experimenta la belleza de una burbuja gigante , son mágicas

    ResponderEliminar
  22. Increíble amiga! Un placer leerte!

    Besitos desde mi playa en brumas...

    ResponderEliminar
  23. La felicidad es como un chispazo. Algo parecido a la sensación que producen esas burbujas de jabón. Una dicha súbita, tan inexplicable como fugaz.

    Un abrazo, querida Abuela

    ResponderEliminar
  24. Estimada hermana, ¡Feliz Pascua! ante que nada es un gran placer volverla a ver, pero sólo quiero decir que gracias por ese bello regalo de su presencia y como va caminando en su vida espíritual, gracias por su alma sencilla, sólo puedo decirle es que Dios la ama tanto que Él tiene sus momento, y que lo importante es descubrirle y dejarse amar por ÉL gracias por que hoy he aprendido algo de usted y es su sencillez de vivir la alegría de sentir al señor muy cerca, que Cristo resucitado lleve a feliz termono su obra en usted,ÉL actua en el silencio,En silenciosa danza reflejaba los colores como un ojo curioso,así es el señor en su vida que Dios éste con usted, reciba un abrazo fuerte de su hermano en Cristo. Gracias

    ResponderEliminar
  25. Creativos imaginarios, así son los niños. Queda de los padres estimular ese poder de la creación.

    ResponderEliminar
  26. Recuerdo la magia que aquellas burbujas de colores encerraban cuando era pequeña, ¡me encantaba aquello!.
    Gracias Abuela por devolverme a mi niñez.
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  27. Me siguen gustando esas burbujas de colores....
    besiños

    ResponderEliminar
  28. Hermosa historia. Me dejaste ver la escena con tan bella narración.

    Saludos.

    Rosa

    ResponderEliminar
  29. que belo texto amada !!
    fazer bolinhas de sabão é uma brincadeira muito linda e gostosa e divertida de se brincar

    ResponderEliminar
  30. Hola Amalia, bienvenida. Siempre es un gusto volver a leerte. Y esas burbujas, que lindo y simple juego que logra hacer disfrutar a los nietos.

    Un abrazo.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  31. Amalia, tu preciosísimo escrito demuestra, una vez más, que los niños viven haciendo poesía en todos sus actos cotidianos. Sólo falta un alma sensible que la vierta en palabras. Esa eres tú. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  32. Que hermosa es la inocencia sobre todo la de los niños, capaces de hacer brotar la magia con unas simples burbujas de jabón. Querida abuela, un placer visitarla den nuevo y pasear en su compañía por su hermoso blog que nos da un toque de ternura y de frescura a la vez.
    Un cariñoso beso.

    ResponderEliminar
  33. Hola, que gusto tenerte de vuelta por estos lares,espero hayas pasado muy lindo, que tengas unas estupendas jornadas, besos mil

    ResponderEliminar
  34. Yo, cuando era joven, también hacía pompas de jabón, como se decía por aquí, y me creía con mucho poder, dueño del mundo, porque las hacía más grandes, más fuertes, me consideraba con poder, como ese niño que narras. Que no se pierda nunca esa inocencia. Feliz fin de semana, abuela.

    ResponderEliminar
  35. El ansia de poder es el verdadero motor de la historia, de ahí la frase de Carlitos Marx...

    Excelente mini-relato!

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
  36. Tan tierna regresas como siempre. Quizá más.
    Eres un sol, Abu.
    Te abrazo

    ResponderEliminar
  37. Gracias mi buena amiga por acariciarme el corazón con la sublime belleza en cada párrafo de tú hermoso texto, y por concederme el privilegio de ser testigo de ello. Que tengas un feliz fin de semana lleno de sensaciones positivas. Un beso desde la distancia de un amigo.

    ResponderEliminar
  38. VIVA LA MAGIA Y LA FANTASÍA DE LOS NIÑOS...QUÉ PENA QUE MUCHOS ADULTOS LAS DEJAMOS EN EL CAMINO!!!
    BESOS aMALITA Y FELIZ FINDE!!!

    ResponderEliminar
  39. Hola Amelia.
    Con las cosas más sencillas, que felices pueden ser los niños.
    Te mando un beso, Montserrat

    ResponderEliminar
  40. Amelia,te hiciste niña de nuevo y soplaste pompas de jabón para todos nosotros.
    La ilusión de la infancia ve la magia y siente una inmensidad,que queda
    grabada en su alma,amiga.
    Mi felicitación y mi abrazo grande siempre.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  41. ME ENCANTA TU BLOG,ENHORABUENA,ME PASARÉ DE VEZ EN CUANDO A VER COMO TE VA Y A LEER TUS NUEVOS ARTICULOS...UN ABRAZO...LUIS....

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.