Me siguen...

Traductor

lunes, 23 de abril de 2012

FUSILIS

La abuela puso frente al niño el plato con una buena porción de fusilis, esos fideos largos con un agujerito en todo su recorrido.  Atrapó uno y cuando ya lo tenía en la boca se dispuso a disfrutar del manjar, con una mano sostenía su cabeza y con la otra el tenedor, se ponía visco siguiendo el recorrido del fideo mientras lo "sorbía", la presión de los labios hacía que la salsa escurriera hacia el plato.  Cuando apretaba en demasía la pasta se cortaba, o se trababa y no se deslizaba, con entusiasmo renovado trataba de mejorar la succión que con el impulso hacía efecto "latigazo" y el fideo después de un fino reguero de tuco terminaba pegado en la mejilla del comensal.  Yo inmóvil disfrutaba el momento, se oían los suspiros de Oki, el perro y del niño cada vez que reponía la carga de aire para terminar cada fideo.  El mantel y la servilleta rompían su monótona blancura con algunos faroles rojo tomate, igual que la boca del angelote, buscó mi mano y salimos al patio a comer el postre, naranjas desgajadas y sin piel en un platito. ¿ Porque será que la comida y el amor se llevan de la mano? , uno hace al goce del otro,¿ será porque los dos son alimentos?...

40 comentarios:

  1. Jugar con los fideos es cosa maravillosa de la niñez. Ya sea latigazo o salpicada, esas competencias son una locura. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Es que eres abuela y las abuelas tienen o mejor dicho, tenemos un don especial, disfrutamos de todo lo que los nietos hacen, hasta que ensucien con salsa el mantel.
    Un beso.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  3. Eso es una gran verdad amiga, los dos son alimentos, uno para el cuerpo, el otro para el alma.
    Bello y tierno relato.
    Abrazos y feliz semana.

    ResponderEliminar
  4. Amelia,hemos estado presentes viendo a tu nieto comerse
    ese plato delicioso de fideos largos...QUÉ BIEN LO HAS CONTADO,
    TÚ MISMA LO HAS SABOREADO CON TU AMOR DE ABUELA...!
    Ahí está la clave para estar sano,cuidar el cuerpo y el alma
    de forma sana y equilibrada,eso lo sabes bien,amiga.
    Mi felicitación y mi abrazo inmenso por hacernos partícipes
    de las "pequeñas grandes cosas" que son las que dan sentido a la vida.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  5. Ese punto de vista de abuela es que hace de un simple fusilis con salsa una alegría!

    ResponderEliminar
  6. Coincido los dos son los alimentos....de la vida.
    Un abrazo.
    David

    ResponderEliminar
  7. son el motor del mundo, incluso cuando unoccina sin amor... sabe muy diferente, en cambio si se hace con el amor de una madre (para mi es el mas grande) es el mejor condimento que es unico, y llega hasta el alma.... un abrazo abuela!!!

    ResponderEliminar
  8. Así es como me gusta comerlos a mi, me resisto a dejar de ser un niño.
    Que buena comparación abuela, el amor y un plato de fusilis.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Che bello leggere questo tuo scritto è semplicemente meraviglioso e gustoso,come un bel piatto di fusilli!
    Ciao mia cara amica e lieto e colorato giorno!
    Un bacio:)
    Luci@

    ResponderEliminar
  10. Nunca jugué con fideos de pequeño, pero debería ser divertido. Disfrutarás del nieto. Un cordial abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Deliciosa estampa, madame. Y qué gran mundo a explorar puede encontrar un niño en un fideo!

    Feliz día.

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. Hola Abuela , una entrada verdaderamente bonita y amena , esto me hace recordar que aquí en España los llamamos Spaghetti , y los comemos con carne de cerdo picada y tomate , oregano , todo el mejunje que se suele poner , bueno a lo que voy eso me hace recordar cuando yo apenas si tenía 6 años y mi madre había hecho macarrones con tomate , y como yo siempre era la ultima en terminar , ya que mi madre y mi hermano se salian a la calle a tomar el sol y de paso a comerse un platano , pues yo para no estar sola salia a la calle con un puñado grande macarrones en la mano y le decia a mi madre con la boca llena :_¡¡Mama , ya e terminado!! y acto seguido , me entraba en casa y me lavaba los churretes de tomate en la cara , la verdad es que si que el amor y los alimentos van de la mano , una entrada preciosa , un beso de Lm.

    ResponderEliminar
  13. Dios Te Bendiga Abuela.
    Debo Admitir Que Al Leer Esta Preciosa Muestra De Completa Observacion Sonrei. Porque Me LLevastes A esa Mesa Y Me Vi Tambien Alli, Disfrutando De Ese Delicioso Espaguetti Envuelto En Salsa De Tomate ajajaj. Es Increible Como Hasta Lo Mas Pequeno Cuando Se Hace Con Amor Todo Se Vuelve Perfecto. Recibe Abuela Mi Respeto Y Mis Oraciones Por Su Interesante Vida :0)
    Reciba Un Gran Abrazo Con Humildad. Glorifico A Yeshua Hamashiaj por Tu Vida Amen Y Amen.

    ResponderEliminar
  14. Estimada hermana, que decir ante tan bello escrito, sólo que descubro en el lo importane que es difrutar cada momenta,con libertad siendo lo que somos, así sin más, difrutar de cada cosa y de nuestras personas queridas con sencillez y simpleza, creo que me falta mucho por aprender gracias por su mensaje, Dios sea con usted, y reciba mi abrazo fraterno,un bello y Santo día.

    ResponderEliminar
  15. El amor de abuel@ tiene un toque especial. ¿Le habrían dejado los padres disfrutar sus fusilis de esa manera? Por esto y por otras tantas "vistas gordas" es por lo que amamos los recuerdos de nuestros consentidores abuelos. Un vínculo muy especial el que se crea entre ambos.

    ¡Qué bien relatas abuela!
    Besitos.

    ResponderEliminar
  16. Bien lo dices.

    No solo de pan vive el hombre.

    Buen relato.



    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Hola abuela, me gusta mucho como escribes. Es cierto que es una delicia ver a un niño comer fideos con tomate. Un besote.

    ResponderEliminar
  18. Bonito relato que bien lo describes todo.
    besos

    ResponderEliminar
  19. Preciosa entrada. Uno alimenta el cuerpo y otro el alma. Van de la mano casi siempre, pero hay personas maravillosas, llenas de amor, que por desgracia no tienen qué comer... Besos Abu, eres un cielo de gente.

    ResponderEliminar
  20. los dos son alimento!!
    buenísimo, saludos

    ResponderEliminar
  21. L verdad amiga que cuando he leido el título de la entrada no sabia lo que era, aquí a esos fideos largos que dices les llamamos "espaguetis" y como buen alimento que es a los niños les encantan y si los hace la "yaya" (abuela) más.

    Mil besos para ti.

    ResponderEliminar
  22. hola amalia,claro que el amor y la comida van de la mano amiga,porque sin amor no se prepara y sale rica una comida,eso creo yo.
    esta entrada me ha traido el recuerdo de mis nonas que cocinaban unas pastas riquisimas que hasta la fecha no he vuelto a comer,no habia como la comida de ellas amiga.

    te dejo un abrazo fuerte y te me cuidas del frio quee stara pegando mucho estos dias,muy feliz semana!!!!!!!

    ResponderEliminar
  23. Siempre es hermoso y tierno lo que escribes...
    Un placer leerte, Abuela!

    Besitos azules desde mi playa...

    ResponderEliminar
  24. Amiga mía. La tarea de abuela es una de las mayores compensaciones que tiene la vida. Tierna como el amor esa pequeña historia cotidiana ,sin recargas ni remilgos. Buenos fusilis, buenas naranjas, que no falten y si puede ser acompañados de amor.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  25. Abuela, se dice que el amor entra por la cocina. Muy bueno su relato como los demás. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Las criaturas nos hacen ver el mundo y sus pequeños detalles de una forma más tierna. Besos, Abu, me gusta tu felicidad.

    ResponderEliminar
  27. Tal cual abuela, las dos son alimento. Eres maravillosa escribiendo.

    ResponderEliminar
  28. Me encantó este relato,se me puso la piel de gallina..y yo creo que si,ambos son alimento,ambos son calor!!!!
    besos querida amiga,espero que te encuentres muy bien!!!
    abrazibesos y luz<3

    ResponderEliminar
  29. Uffff! qué ricos. Siempre me gusta leerte abuela, eres un encanto.

    ResponderEliminar



  30. Siento que tus textos son un regalo del viento
    Y su lectura la textura del acercamiento.

    Siento que tus textos se visten de espuma
    Y su lectura es el aliento de una dotada pluma.

    Siento que hoy tengo una escusa
    Para brindarte con pausa mi ternura.

    Sintiendo el tacto de este abrazo
    Que te estoy dando
    Con la calma que de él se esta adueñando.

    María del Carmen


    ResponderEliminar
  31. Encontre tu blog visitando otros, y la verdad es q me encanta lo q leo, con tu permiso me quedo una ratito mas por tu rincon, besos.

    ResponderEliminar
  32. Buenas preguntas, preciosas imagenes dibujaron tus letras Abue
    Pasa un lindo viernes
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  33. Así es, Amalia, uno para el cuerpo y el otro para el alma. Me encantó tu descripción fotográfica de la escena. Tienes la sensibilidad a flor de piel, capaz de captar la poesía al vuelo en lo cotidiano que pasa desapercibido a los prosaicos.

    ResponderEliminar
  34. Yo creo que si, sabes amiga, con tus letras me has pintado en esa misma situación, cuando era una niña solía pasar esa misma escena con el mismo alimento. Abrazo.

    ResponderEliminar
  35. Realmente una historia tierna y hermosa.
    Que dulces los niños con los morritos sucios.
    Ay Amelia, es que me encanta tu escritura.
    Besos, Montserrat

    ResponderEliminar
  36. Amiga: Después de tanto ir y venir del hospital a la casa y de la casa al hospital para los dichosos análisis clínicos, las citas con el medico internista, la anestesióloga y nuevamente con el oncólogo etc, etc. Hago un alto, me apaciguo, te leo y comento:
    Es verdad, las madres y las abuelas también demostramos nuestro amor a través de la comida.
    El acto de dar de comer a quienes amamos y que ellos nos digan : "oye madre u oye tita (así me dicen mis nietos), ¡que rico está esto!", nos llena de contento y nos liga amorosamente al hijo, al nieto y hasta al sobrino.
    Te quiere tu amiga de siempre: Doña Ku

    ResponderEliminar
  37. Interesante conclusión, Abuela.
    Respecto a ambas preguntas, yo creo que sí.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  38. Que bonito relato, me encanto visitarte. Un saludo.

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.