Me siguen...

Traductor

domingo, 15 de abril de 2012

A LA SOMBRA DE LA VIDA

 La generosa copa del olmo cobijaba al hombre del fuerte sol, el viento traía aromas de las flores del campo y los juncos de la laguna hacían oír el silbido de sus hojas.  La naturaleza agobiada también  reposaba sus ruidos de vida.  Solo las ideas se paseaban en un libre ir y venir en el dulce abandono del sopor, el hombre las miraba en sus ojos cerrados buscando el sueño.  Cuando ya conseguía entregar el cuerpo al descanso pasajero, ella irrumpía en el desfile poniendo alerta sus sentidos.  Se entregaba a la visión del amor vivido hasta que la fatalidad aparecía y olvidaba el reposo.  Desde ese día en que hablaron los aceros, salvó su honor y perdió la paz.  Ahora, fugitivo orillaba los campos y la vida buscando soledad.  Su caballo compartía su suerte, sentir su fuerza vital le daba seguridad, en las patas del animal estaba su libertad.  El equino lo miraba unos segundos y volvía cerrar los ojos, en las largas esperas solo su cola de larga crin se movía agitando el mosquerío.  Los dos vivían robandole a los días trocitos de existencia, deambulaban los caminos como esos yuyos del campo que arrastra el viento en un eterno rodar, fantasmas vacíos de ansia y deseo, reflejos negros de una vida que mató el amor, que dejó de ser en la sangre derramada.

23 comentarios:

  1. Qué precios tan altos se han llegado a pagar por ese honor, más valorado que la vida y que la paz.
    Al menos su soledad no fue completa, y pudo conservar la buena compañía de su caballo.

    Feliz tarde de domingo.

    Bisous

    ResponderEliminar
  2. Abuela muy bueno tu relato. Que tengas una feiz semana.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Hola Abuela , ya estoy aqui con tu permiso , por estos lares , si te dijese que por un momento me parecio , vivír en la piel del hombre que va montado sobre su caballo , en busca de su querida amada , tiene trazos de la literatura de Don Quijote de la Macha , cuando fue a pelearse con los molinos , por el amor de su amada Dulcinea del Toboso , muy bonta esto este relato , que bueno es con un poco de imaginación ¿ No, te parece ? feliz Domingo Abuela , como siempre un placer volver a visitarte , un abrazo de Lm.

    ResponderEliminar
  4. Cuánto saber encierra tu entrada¡¡¡¡ Supongo que con los años uno se hace más sabio, a ver si tengo suerte... Besos alados.

    ResponderEliminar
  5. Es un poema y una historia de amor. El bandido errante que busca paz y sólo encuentra recuerdos y dolor.

    Hermosa postal de la vida y el campo.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  6. Dios Te Bendiga Querida Abuela :0)
    Es Verdaderamente Reconfortante Cuando Atraves De los A~os La Saviduria Va Madurando. Contar Historias Vividas En Otras Escuchadas Revitaliza El Alma Misma. Dios Sabio Y Poderoso Nos Permite Escribir Cosas Increibles Las Cuales Serviran De Mucho Al Que Escucha. Recibe Abuela Mis Humildes Oraciones Por Tu Vida. Glorifico A Yeshua Hamashiaj Eternamente Dueno De La Saviduria, El Amor, Amen Y Amen.

    ResponderEliminar
  7. Hola Amelia.
    Mientras te leía me iba imaginando un Caballero Medieval, galopando en su caballo.
    Son preciosos tus relatos me trasportan a un mundo de cuentos e imaginación.
    Un beso, Montserrat

    ResponderEliminar
  8. Se palpa la soledad en esa existencia robada. Estupendamente relatado, como ya es habitual.

    Besos y abrazos abuela.

    ResponderEliminar
  9. Recuerdos para ese caballero que perdió su amor. Precioso relato.

    Que la semana la tengas llena de buenos goces.

    ResponderEliminar
  10. A veces tus historias me recuerdan algunas sucedidas en mi pueblo. Esta por ejemplo. El caballo, y no el perro, suele ser el mejor amigo de los hombres del campo.

    Un abrazo, querida Abuela

    ResponderEliminar
  11. ¿acaso Martín Aquino?
    genial lo tuyo,
    saludos

    ResponderEliminar
  12. Ese caballero salvó su honor,pero perdió la paz y el amor y ahora es un fantasma del camino,sin rumbo,
    ni destino...QUÉ BIEN LO HAS CONTADO,AMIGA.LO HEMOS VISTO EN IMÁGENES Y ES UNA GOZADA.
    El amor da sentido a la vida y todo lo llena,esperemos que el caballero encuentre de nuevoe
    el amor y la paz.
    Mi felicitación y mi abrazo grande por tu cercanía.
    Gracias por tus palabras.FELIZ SEMANA,AMELIA.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  13. Hermoso y reflexivo relato, Abuela.

    Me encanta.


    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. El descanso del guerrero,pero la guerra del amor continua. La vida es el mejor refugio para no decaer, alerta siempre,porque el amor no es tan solo una estación, es un paisaje,donde se puede hallar un sinfin de cosas bellas.

    Un abrazo amiga

    ResponderEliminar
  15. Algunos de tus relatos son como la vida misma. ¡¡Muy bueno. Un beso amiga.

    ResponderEliminar
  16. Triste destino le destinó la vida.Hrmoso relato amiga,como siempre un placer visitarte.Que tengas una feliz semana.Besitos.

    ResponderEliminar
  17. Tu cuaderno es un lugar con ruído de corazones...

    Un beso desde España.

    ResponderEliminar
  18. Hermoso e interesante relato mi querida amiga, un placer leerte y visitarte.
    Un abrazo lleno de cariño.

    ResponderEliminar
  19. Genial, Abuela.
    Nos da lugar a imaginar el pasado, y también el futuro del hombre y su caballo. Y sacar numerosas conclusiones.
    ¡Felicitaciones!

    ResponderEliminar
  20. pase por tu bloc y me gusto saludos

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.