Me siguen...

Traductor

martes, 8 de mayo de 2012

PEQUEÑA HISTORIA COMUNICACIONAL

-Abuela cuéntame una historia, que sea tuya-  pedía mi nieto mientras se acomodaba en la enorme cama junto a mi.  La tv. sin sonido pasaba las imágenes en desfiles de colores  donde la sociedad actual mostraba su decadencia cultural.  -Pues en mi época no existía la tv.-   los ojos del niño me miraron burlones -¿y como se entretenían? -   ignorando el tono le contaba que simplemente jugábamos, leíamos y también escuchábamos radio, donde los programas eran para la familia y también seguíamos historias como Tarzán el Hombre Mono, Sandokán y muchos otros, el niño me miraba entre el asombro y el desencanto  -menos mal Abu que nací ahora...-   Tampoco había "compu" ni móviles, y los teléfonos eran una cadena de personas que se iban llamando hasta llegar al  destinatario, ademas todos podían escuchar tu charla.  Lo mas rápido para comunicarse era el telegrama, desde la oficina de correos enviabas un mensaje abreviado, te cobraban por palabras, y sin importar la hora un mensajero lo llevaba a tu domicilio, era algo así como el twitter hoy.  -Era un tiempo muy aburrido y poco informado Abu-  Al momento sonó el móvil, era su padre, mi hijo que le daba las buenas noches y programaban el día por venir...   Antes nos acostábamos sin planes para el día siguiente, suponíamos que sería tan bueno como el que se iba, a veces nos sorprendía, pero enseguida se buscaba la seguridad de la rutina diaria, esa cada vez mas escasa, formar un plan de vida a largo plazo y ser feliz en el.

37 comentarios:

  1. Pensar que viví el Mundial 78 por radio. Y de todas formas, de lo más importante que ocurría, tampoco nos hubiésemos enterado o no sé. Soy esceptico. Extraño los telegramas de mi vieja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. ¿Y como lo contará tú nieto a sus nietos?.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Amelia.
    Qué conversación más bonita entre tu y tu nieto.
    Sabes que no se pìerda nunca estos diálogos de abuelos/as y nietos/as, porque de las personas mayores se aprende mucho.
    Por lo menos yo, ahora me siento más segura de mi misma que cuando era joven y mis experiencias me sirven de mucho.
    Es un placer leerte.
    Recibe un abrazo amiga mía y ¡viva Argentina!, desde Valencia (España), Montserrat

    ResponderEliminar
  4. Que cierto Amalia. La vida de nuestros nietos es diferente, nada es para siempre. Será por eso que se asombran de nuestros relatos de infancia.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  5. A veces se echan de menos esos tiempos, Abu!!! Quizá por eso, ahora vivo en Foldada... Eso sí, al menos, de momento, Damián prefiere las cajas de cartón a los juguetes de plástico... a ver cuánto le dura. Abrazos,

    ResponderEliminar
  6. Yo andaba por este mundo en tu misma época. También aprendíamos muchas cosas de nuestros padres a leer un libro, a hacer arreglos en la casa, a tejer, bordar...jugabamos con nuestros amigos en la vereda sin temor a nada.
    Beso hoy desde http://siempreseraprimavera.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  7. Muy lindo tu recuerdo. Mi madre solo podía hacernos dejar la pelota a la hora del "Toddy". Tarzán, Sandokan y Poncho Negro y el fiel KAlunga nos hacia prender a la radio a vivir sus aventuras. ¡Que viejos somos!

    ResponderEliminar
  8. Amalia, sin embargo el encanto de la abuela contadora de historias (como el del libro)jamás será reemplazado por la tecnología. Me encantó tu símil del telegrama con el twitter. "quiérote mucho abu stop"

    ResponderEliminar
  9. el tiempo pasa, la vida va cambiando
    ¡cuántas reflexiones nos haces hacer!
    saludos

    ResponderEliminar
  10. Hay cosas irremplazables.

    Como una abuela.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Y venga artilugios electrónicos, verdad abuela?? Menos mal que aún continúa la palabra. Abrazos.

    ResponderEliminar
  12. Claro, seguro que todo eso que le cuentas a tu nieto a él le suena ahora a chino, pero de todo esto lo que importa es que con los años él recordará estos momentos y los considerará preciosos. Los momentos con su abuela: la frescotona escritora.

    un placer leerte.

    ResponderEliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  14. Dios Te Bendiga Querida Abuela.
    Con Historias Verdaderas Tan Hermosas Me Remonto No A Tantos A~os Cuando Toda La Tecnologia Estaba, Mas No Era Tan Abusada Como Ahora. Y Sonrio Cuando Recuerdo Haber Sido Nina Y Haber Disfrutado Con Primas, Amigos/as Jugando Las Escondidillas O Cosas Semejantes. Instruir Al Nino/a En El Camino Del Senor Jesucristo Hace Que Aprenda A Diferenciar Con Saviduria Lo Que Es Necesario Para El Y Lo Que No. Te Mando Abuela UN Gran Abrazo Y Mis Oraciones Por Tu Vida Y Familia. Glorifico A Yeshua Hamashiaj Eternamente Amen Y Amen.

    ResponderEliminar
  15. Mi querida amiga, un relato muy cierto.Esas conversaciones yo las tenia con mi madre cuando me contaba cómo se vivía cuando ella era una niña. Todo corre tanto, y demos gracias que podemos contar a los niños, otra forma de vida más sosegada e incluso me atrevería a decir , más feliz, que lo que toca hoy vivir.
    Con ternura
    Sor. Cecilia

    ResponderEliminar
  16. Cuando él cuente a sus nietos de todas las tecnologías actuales, seguro que se quedarán, como él ahora, boquiabiertos; porque quizá vivan en distintos planetas y para comunicarse se teletransportarán.
    Tanto avance a veces me pilla mayor.

    Buen relato abuela. ¡Qué añoranzas!
    Besitos.

    ResponderEliminar
  17. Vivimos en una época de rápidos cambios! Lo bueno es que hay gente con talento, como tu, querida Amalia, que escribe estas historias y nuestros nietos y bisnietos sabrán cómo era. Hermoso texto,mi amiga, un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Amelia,la evolución nos lleva por delante a todos...
    Los avances de la tecnología van muy deprisa,pero el espíritu va lento,muy lento
    y es una pena,porque si cuidáramos los valores humanos tanto como los avances
    materiales,todo sería para bien de la humanidad.
    Mi felicitación por tu entrañable y real escrito,que nos muestra las diferencias
    en costumbres y avances entre distintas generaciones.
    Mi abrazo grande y mi ánimo siempre.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  19. Eran tiempos que estimulaban la imaginación y la fantasía de los niños. Había que inventar los juegos en lugar de apretar botones. Era más cálido y humano. Ahora, simplemente, es más rápido y seguramente más cómodo. Pero yo prefiero aquellos juegos de antes :)

    Feliz día, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  20. Muy tierna conversación; los niños preguntan todo, les pica la curiosidad, y se extrañan de la vida de antes, mis nietas, también me hacen alguna que otra y me dicen, cómo abuela vivíais así?
    Un abrazo.
    Felicidades por compartir la diferencias.

    ResponderEliminar
  21. Estimada hermana, gracias por este hermoso dialogo,me ha gustado su conversación, realmemete eran otros tiempo, pero creo que eramos felices co casa sencilles, sin nada de extraordinario, hoy vivimos una tiempo de avances y inventos, pero creo que poso se vive, ante la vida sen sentia más humana, hoy todos estamos apegados a todo inventos mecanicos y poco se difruta de estos momento que usted nos regalo hoy, gracias por su detalle, Dios la ilumine siempre y gracias por ser así, reciba mi abrazo fraterno de su hermano en Cristo.

    ResponderEliminar
  22. Tu nieto te adora, seguro.
    Es que no es pa' menos, querida Abu.
    Muchos besos, alguno para él.

    ResponderEliminar
  23. Hay amiga cuanto te pareces a mi, cuando leo tus escritos es como si yo plasmara en el papel las cosas que me pasan.
    Los nietos quieren saber y siempre me dicen que les cuente cosas de antes y sobre todo de como era su abuelo y de lo que hacia y yo disfruto mucho con ello, así que me pongo y todos disfrutamos, ellos escuchando y yo reviviendo mi historia.

    Vivan las abuelas que disfrutan de sus nietos.
    Muchos besos para tí.

    ResponderEliminar
  24. Mis nietos ya están rayando el límite del 'cuéntanos, yaya, historias de..'
    Pero sí les encanta saber las historias de su madre, como es natural, contadas por la yaya.
    La historia se repite.
    Como Pakiba, también un ¡viva las abuelas, viva por los nietos, viva por los padres/madres!
    Un abrazo bien grande

    ResponderEliminar
  25. Mis saludos más azules para todos...

    Un placer leerte amiga...

    ResponderEliminar
  26. Y como no había TV, Internet, computadorizas, ni nada de eso, abundaban las narraciones orales. Cuántas historias no surgirían en noches oscuras.

    Un abrazo, querida Abuela

    ResponderEliminar
  27. Hola abuela , una entrada muy emotiva y con mucho encato , yo soy joven todavia , pero mi madre solia contarme , que cuando ella era jovencita , solia poner la radio , y escuchar las radio novelas que ponian , por las tardes y la verdad es que ahora yo lo pienso y ahi que ver lo rapido que avanza la vida , antes los niños jugaban a las canicas y ahora , ya no lo hacen , besos de Lm.

    ResponderEliminar
  28. Me has recordado tantas cosas de la infancia... Qué hermosa narración para la memoria. Gracias Abuela, eres un sol. Me ha encantado.

    ResponderEliminar
  29. Las narraciones de entonces te llevaban a poner en practica la imaginación y la fantasía para entretener ha los niños, hoy en día lo tienen mas fácil por los medios que tienen a su alcance los niños. Gracias amiga por compartir. Que pases un feliz fin de semana lleno de sensaciones positivas. Un beso desde la distancia de un amigo.

    ResponderEliminar
  30. Qué bonito amiga, me has hecho retroceder unos cuantos años y vivir cosas maravillosas. Muchas gracias, me ha encantado. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea.
    http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  31. Abu, me encanto la reflexion, es tan actual y tan antigua como los valles de la tierra. Ahora vivimos demasiado rapido, prefiero lo arcaico, las cosas ya no salen al natural y se precisa tener tanta tecnologia para sobrevivir estos momentos faltos de luz. Un abrazo, Abu, has traido la perfecta onda -la verdadera- que dice que lo viejo nunca sera...
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  32. Abu, qué lección de vida con esta narración. Cómo han cambiado los tiempos¡¡¡¡ Y eramos muy felices cambiando libros cuentos en los kioskos, remangandonos el pantalón para coger ranas y meterlas en un bote, o criando gusanos de seda.... Prehistoria. Besos y sigue hablàndoles a tus nieticos de todas esas cosas, para que no caigan en el olvido. Un fuerte abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
  33. Creía que en los telegramas cobraban por letra y no por palabra, pero debo de estar equivocado.

    Ahora, cada generación cree que la anterior se aburría mucho por carecer de los "adelantos" técnicos de los que disfruta sin saber, siquiera, si esos adelantos son realmente necesarios o no.

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
  34. El viento se ha llevado las nubes de tristeza,
    El verdor del jardín es un fresco tesoro,
    Los pájaros han vuelto detrás de la belleza
    Y del ocaso claro surge un Amigo de oro.

    Gracias por traerme gratos recuerdos abu
    Con cariño Victoria

    ResponderEliminar
  35. Quem inventou os computadores, foram os mais velhos de ontem.
    Gosto da radio, fui educado a ouvi-lo até tive uma emissora clandestina,
    mais tarde fiz um programa no radio clube do Bié, Angola.
    Quando vi pela primeira vez TV, tinha 22 anos.
    Gosto dessa relação com as crianças.
    Obrigado

    ResponderEliminar
  36. Interesantísimas reflexiones, Abuela, como siempre.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.