Me siguen...

Traductor

lunes, 18 de junio de 2012

ENVIDIA DE LUZ

El sol se detuvo en su nadir ese fue el día mas largo que se recuerde en el lugar.  Encandilado el astro envidiaba la luz de la niña, ella sentada a la vera del río arrojaba piedritas al cause, las arrojaba como esperando un turno que solo ella conocía.  Caía la piedra y comenzaban los círculos haciéndose ecos en el agua, hasta que desaparecía el último no arrojaba la siguiente, eso era todo, solo que la risa y el asombro de esos ojos detuvieron al rey quien se preguntaba quien osaba competir su luz.  La niña y su magia, mover el mundo circundante con una piedrita cambiando sus formas, alejando los árboles, deformando la cara del sol, solo los pájaros no quedaban atrapados en el movimiento circular, su vuelo era mas veloz.  Ella se asomaba a la corriente y reía con su reflejo, el sol no se dio cuenta que el tiempo pasaba se descubrió en el agua y se quedó a jugar, entonces el río bañaba los campos con luz de sol y de luna.

19 comentarios:

  1. Que bueno su regreso,abuela, poder seguir disfrutando de sus relatos, cuando la leo me siento protagonista en ellos, hoy hasta me vi dentro de las ondas que formaba la niña con las piedras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Un cuento , muy bonito abuela gracias por compartir , y quiero decile otra cosita si que avise a mi "Paciente" y le conte lo mismo que publique en mi blog ,ahora solo falta que hacierten en el tratamiento , besos de Lm.

    En mi cementerio hay un relato nuevo , por si lo quieres leer vale , espero que te guste .

    ResponderEliminar
  3. Hermoso relato.


    Un momento màgico.


    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. un relato hermoso mi querida amalia,como siempre la naturaleza resalta en tus escritos y eso nos hace volar la imaginacion hacia esos campos,ese cielo y esa lluvia que tambien describes en sus sensaciones.

    te dejo un abrazo amiga y siempre es gusto agradable pasar a visitarte,muy feliz semana!!!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Cuánto poder hay en la inocencia. Y la inocencia ni siquiera es consciente de él.
    Muy hermosa la imagen que nos ha hecho evocar, madame.

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. Dios Te Bendiga Abuela Querida.
    Siempre Es Un Gusto Leerte.
    Gracias Doy A Dios Porque Hayas Visitado Nuestro Otro Rinconcito Donde Adoramos Dando Honra A Este Principe, Rey De Nuestra Vida Yeshua Hamashiaj, Gracias Por Tu Carino. Recibe Mis Humildes Oraciones Por Tu Vida Y Familia. Glorifico A Yeshua Hamashiaj Eternamente Amen Y Amen.

    ResponderEliminar
  7. Hola Ame.
    Toda una belleza de relato.
    El Sol, la niña, el agua.
    Besos, Montserrat

    ResponderEliminar
  8. Está genial Abuela! Nada como la luz, el sol,el agua para dar realce a la inocencia.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Un relato precioso con el fondo del sol y el agua.

    Besos y que tengas buena semana.

    ResponderEliminar
  10. Amiga: Los niños tienen el don de cambiar al mundo, en sus manos queda el futuro (esperemos que haya futuro).
    Ya algunos de nosotros modificamos nuestras vidas por la llegada de un nuevo ser y no nos importó esta invasión a nuestra privacidad. Lo aceptamos porque siempre fue y será un acto maravilloso.
    Mi cariño de siempre: Doña Ku

    ResponderEliminar
  11. Disfruto mucho con tus entradas, pero el tiempo que tengo no me da para tanto, así que espero que no te enfandes si no te dejo comentarios, aunque pase por tu espacio y te lea. Saludos

    ResponderEliminar
  12. MUY LINDO CIERRE. ME GUSTA SU TEXTO.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  13. Bonito relato que me transporta hacia los lagos del sur.Qué bueno es leerte, aviva mis sentidos.
    Besossss

    ResponderEliminar
  14. Estimada hermana, Ella se asomaba a la corriente y reía con su reflejo, el sol no se dio cuenta que el tiempo pasaba se descubrió en el agua y se quedó a jugar, entonces el río bañaba los campos con luz de sol y de luna. Gracias así sucede en nuestra alma, somos eso pequeñas corriente dónde Dios se refleja y se sonrie, gracias por su bello escrito, y su gran sencillez para expresar la belleza de la naturaleza y de todo lo creado, que Dios sea con usted, reciba mi abrazo fraterno su hermano en Cristo.

    ResponderEliminar
  15. Me gusta mucho ese sol juguetón, atrapado en el agua que no quiso soltar su reflejo. Esos son los milagros que sólo los niños y muy pocos adultos (tu entre ellos) saben descubrir.

    ResponderEliminar
  16. Más que envidia de luz, yo diría que es desvarío de tanta luz. Cada quien brilla con su propia intensidad. Hermoso relato, querida Abuela.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Acá me tienes amiga, siguiendo a la luz. Me gustó. Gracias por publicar

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.