Me siguen...

Traductor

viernes, 13 de julio de 2012

EL NIÑO Y EL PERRO

El niño comía la masita con deleite, con la punta de los dedos la tomaba y lamía el azúcar lentamente.  El perro lo miraba, estiraba la pata tratando de llamar su atención pero él distraído en el placer del sabor ignoraba al animal.  Cuando casi acababa la dulzura dejó un trocito  para su "amigo" que se abalanzó sobre la mano arrebatando  la galleta que de un bocado engulló, esta vez el niño acarició al perro y siguieron su paseo.  Miraba a ese par compartiendo la tarde, uno saltaba en un pie tratando de no pisar las baldosas rojas, el otro enarbolaba el rabo  y ladraba celebrando la hazaña.  Era una relación amable los unía el compartir del amor y la alegría, atados entre si por un mutuo sentimiento de lealtad.  Sentados en el umbral de la casa también compartían los silencios , solo las miradas dialogaban el asombro del vivir.  La niñez es ese tiempo de la vida en que vemos el mundo a través de la magia de la fantasía, y esperamos crecer para abrir todas las puertas.  El niño musita al oído del can -Cuando yo sea grande...-  la invisible boca del destino se abrió en una sonora carcajada.

25 comentarios:

  1. Paso para desearte Feliz fin de semana.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. ¡Que niño no gozó del cariño de un perro! Y cuántas fantasías enciera la frase"Cuando yo sea grande..." Hermoso relato!

    ResponderEliminar
  3. que hermosa es la relacion entre los niños y los animalitos,sobre todo los perros que se convierten en sus guardianes,en sus fueles amigos,aun recuerdo el perro que me acompaño durante la infancia y gran parte de mi vida,siempre lo llevo en mi corazon.

    un palcer pasar a saludarte y sobre a todo leerte amiga.

    te dejo un fuerte abrazo y te de seo un hermoso fin de semana!!!!!

    ResponderEliminar
  4. Dios Te Bendiga Abuela Querida.
    Recuerdo Que Cuando Era Pequena Mi Abuela Hacia Unos Dulces Platanitos Fritos, El Olor Llegaba Hasta Donde Estaba Jugando Con Primas. Sin Decir Nada Iva Por El Pasillito y veia los ricos platanitos que estaban muy bien puestos encima de una mesita. miraba por la ventana y podia darme cuenta que mi abuela se habia ido, metia mi mano y tomaba cuantos podia, que deliciosos eran.
    ten un hermoso fin de semana abuela y que la Paz de Cristo reine en su vida. Reciba mis oraciones por tu vida en el nombre de Jesucristo amen y amen.

    ResponderEliminar
  5. El final es de fábula y realidad. ¿Qué es más leal, un perro o el destino? ¡Viva la niñez!

    ResponderEliminar
  6. Un relato lleno de poesía. Quien a disfrutado de la niñez con un perro amigo, comprende y se emociona con tu historia.


    buen fin de semana.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  7. Lindo relato.

    Hola Amelia, no te había visto. Me alegro que aún estés por aquí.

    Saludos cariñosos.

    ResponderEliminar
  8. Uma boa noite para você.
    Que história encantadora. a infância é a melhor fase de nossa vida mas só percebemos quando já percorremos um longo caminho. Gostei demais do seu blog. Muito charmoso. Gostoso estar aqui.
    tenha um ótimo final de semana
    Um carinhoso abraço
    Gracita

    ResponderEliminar
  9. Hola, Buenas tardes!
    ¿De acuerdo?
    Hermoso texto!
    ... Muchos de los niños sueñan con tener un perro como el mejor amigo, una vida marcada por momentos inolvidables y de compañerismo maravilloso que existe en esta relación ... el perro sigue siendo un niño a ejercer su autoridad en un mundo de "adulto-los jueces" que se arbitren acerca de su vida todo el tiempo ...
    Gracias por el cariño de la visita!
    Buen fin de semana!
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Mi querida amiga, me ha hecho feliz leer su relato. En mi libro de Historias de Sesy Bo,- que aún tengo en le imprenta- cuento la amistad que tenía con mi perro Panchito. Cuando jugábamos al escondite, él hacía ver que no me podía encontrar ,para que le encontrará yo. Cuando mi abuela me pegaba, habiendo sido él que había roto la maceta, me defendía de mi feroz abuela, y podría contar muchas cosas.
    Gracias por la ternura de su historia.
    Con ternura
    Su amiga
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  11. Es una belleza pasar por aquí un momento y sentir este importante relato colmado de sentimientos
    Feliz fin de semana.
    Saludos desde Abstracción texto y Reflexión

    ResponderEliminar
  12. Estimada hermana, ante todo gracias por su delicadeza y confianza, gracias por este bello compartir, hay que ser como niños, Jesús lo pide mucho en su evangelio volver hacer como niños, que ÉL nos conceda un corazón de niño y la pureza y sencillez de los niños,hermana estare en contacto con usted,y estoy a su disposición en lo que pueda servirle, su hermano en Cristo Jesús mi abrazo fraterno.

    ResponderEliminar
  13. Precioso cuento lleno de ternura.
    Un abrazo.
    ¡¡BUEN FIN DE SEMANA!!

    ResponderEliminar
  14. Un escrito magnífico, acabo de descubrir este sitio y me ha atrapado. Me tomaré mi tiempo para explorarlo. Ya hoy, sábado, tengo el día salvado!!

    Saludos, joven abuela!

    ResponderEliminar
  15. Real y abstracto, filosófico y tierno... me ha gustado mucho Abuela. Mi cariño.

    ResponderEliminar
  16. Mucha sabiduría la tuya, querida Abu. Y ternura a manos llenas.
    Te abrazo con dulzura.

    ResponderEliminar
  17. De niña no me gustaban los perros, menos cuando un pastor alemán me mordió. Ojalá yo hubiera sido como ese niño. (ahora ya me gustan los perros, aunque prefiero a los gatos.)

    Un abrazo, querida abuela

    ResponderEliminar
  18. Querida amiga, ahora no tengo perro, vivo en departamento, cuando vivía en casa tenía dos pekineses. Ojalá los humanos fuéramos tan amorosos como los caninos. Entra en mi blog y verás unos labradores m´s bellos que otros. Muy buen cuento. Besos. Cuidate nena del ofri jaja

    ResponderEliminar
  19. Me encantó! Sobre todo la última frase :)

    ResponderEliminar
  20. muy buenos relatos los felicito por el blog y por la inspiración dada por esos relatos sagrados de quienes enseñan a vivir.

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.