Me siguen...

Traductor

lunes, 6 de agosto de 2012

EL ACCIDENTE

Joaquin sentado como un indio y con el ceño fruncido reclama con la mirada la desobediencia de Mora, esta lo mira entre el temor y el dolor con sus ojos de uva y su hocico negro.  La casa está en silencio un auto atropelló a la perrita de mis nietos, tiene para días de reposo y por ahora la guardia de los infantes es permanente.  Por la tarde el desfile de amigos de los niños con sus mascotas convierten la casa en un espacio público que huele a zoo.  Patitas cortas( mi nieto Joaquin) es el médico de cabecera y se siente como la dra. Juguetes  contando a las visitas los pormenores del accidente.  Mientras, voy y vengo con mi mate repartiendo algunos dulces y refrescos y observo como funciona la pequeña tribu, todos se muestran solidarios con los sufrientes mientras aprietan contra el pecho a sus mascotas que los miran sorprendidas y resignadas ante semejante muestra de afecto repentino, ladridos y lamidas no se hacen esperar, cuando el caos afecta la paz de la accidentada que se une al jolgorio llega entonces el final abrupto de la visita, los mando a todos a jugar y recobran su estado habitual de risas y reproches acompañados del gato, el cuis, el perro y hasta el gallo de Lucas que en el alboroto pierde algunas plumas en la montonera.  Los animalitos siguen a sus dueños, que según el estado de ánimo los tratan, pero igual que ellos no tienen memoria para el rencor.  El día es bello, la casa esta llena de risas y Mora a mi lado disfruta, somos testigos de los años dorados del ser, la infancia.  Creo que el único tiempo en que el humano no tiene prejuicios y es feliz sin preguntarse por que.

22 comentarios:

  1. Mi querida abuela, un relato conmovedor.
    Deseo la pronta recuperación de la perrita.
    Y que los pequeños (tus nietos) sigan jugando y felices.
    Un beso a todos

    ResponderEliminar
  2. Bueno, que suerte que la perrita está bien.

    Así que "un gallo"?

    Yo tuve una rata, que se llamaba "Frankestein".

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Las mascotas, cuánta ternura nos regalan.
    Me recordaste a mis amigos de la infancia...

    Saludote, Amalia. Buenas noches.

    ResponderEliminar
  4. Menos mal, que no tienen espacio para el rencor. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Precioso cuadro cotidiano. Las mascotas son muy queridas, me alegro que solo esté herida.

    Saludos cariñosos Amalia.

    ResponderEliminar
  6. Nada como la vida así, sin prisas, apreciando las pequeñas cosas que llenana cada dísa. Algo casi imposibles en ciudades como esta en la que vivo.

    Un abrazo, querida Abuela

    ResponderEliminar
  7. Que real mi querida Amalia. La vida de las abuelas, pasa por los nietos, sus juegos y sus mascotas.

    Un cariño.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  8. Me encantan los animales, yo tengo convaleciente a una paloma y un perro, se han acostumbrado y se llevan muy bien, no regañan´. Qué lindo zoo el de tu casa. Imagino que lo que disfrutarán tus nietos. Genial. Besos.

    ResponderEliminar
  9. Buenas tardes Amelia.
    Que ternura.
    Deseo que Mora se ponga bien pronto.
    Un beso, Montserrat

    ResponderEliminar
  10. Hola mi querida Amalia, me ha hecho sonreír su historia real, ya me la imagino...
    Sí, los niños no tienen perjuicios son libres. Nos tendríamos que preguntar... Cuando nosotros dejamos de ser auténticos?
    Mil besos de ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  11. Lindo relato con mascotas y chicos mirando y viviendo la vida limpios de prejuicios!!
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  12. Hola, Buenas tardes!
    Está bien, abuela?
    Linda historia ...! Éxito Pobre perro! Qué buen lugar para vivir.
    Los niños no discrimina ... ellos son más inteligentes para eso.

    lo que quieren es jugar y divertirse ...
    Lo siento ... que mientras que algunos crezcan en la ignorancia de los demás y llegar a tener cualquier tipo de perjuicio ... incluso para ser feliz!
    Gracias por el cariño de la visita!
    Buen miércoles!
    Besos

    ResponderEliminar
  13. É de ouro este tempo de ser criança e entrar nestas historias, devemos embarcar nesta onda e ficarmos por momentos ao nível delas.
    Sorrisos para todos

    ResponderEliminar
  14. Hola buela , lamento lo de tu perrita , espero que pronto se ponga bien , por lo demas los niños , son asi una entrada muy comobedora , besos de tu amiga Lm.

    ResponderEliminar
  15. MUY BONITAS IMÁGENES!!!
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  16. Que tierna entrada abu, espero esté recuperada la perrita.Recuerdos de infancia me has traído jejeje.Besitos.

    ResponderEliminar
  17. Passando para te desejar boa noite e pedir desculpas pela ausência. Mas esta semana está de arrepiar. Conciliar os afazeres profissionais com esta vida de blogueira dá um trabalho danado. Mas aqui estou eu só para te deixar o carinho da minha amizade e dizer que você é muito importante para mim. Um abraço apertadinho e um cheirinho com carinho.
    Beijokinhas docinhas
    Gracita

    ResponderEliminar
  18. Me emociona tanta ternura infantil, tanto dolr sincero, tanto animal con sus penas.
    Bello escrito, tan tierno y grande que hace olvidar las miserias adultas y entran ganas de ser de nuevo un menino.

    Abrazos amiga, estás bien?

    ResponderEliminar
  19. Me encanta saludarte de nuevo,ya qque hacia muchos dias que no me conectaba por problemas de vértigos, ahora un poco recuperada te mando un fuerte abrazo desde el otro extremo del mundo.

    Un beso grande amiga,

    ResponderEliminar
  20. De nuevo por tu casa abuela, disfrutando de las cosillas que nos dejas.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Coincido cinto por ciento con la frase final.
    Saludos, Abuela.

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.