Me siguen...

Traductor

viernes, 31 de agosto de 2012

HIGIENE FORZADA

El niño murmuraba mientras se quitaba las medias, enojado por la manía de aseo de su mamá que todos los días le hacía lavarse los pies y rodillas en un fuentón, todos los días antes de ir a la escuela.  No podía sacar la media, se le había pegado por la transpiración y la tierra,  formándose una maza oscura, húmeda y olorosa en la prenda. -La verdad que mamá tiene razón, pero¿ quien va a ver dentro de la zapatilla?-  Miles de puntitos oscuros habían dejado minúsculas gotitas de sudor en los tobillos, que se abrieron paso entre el polvo. -Y las uñas, hum.... si mamá las ve le dará un ataque de espanto-  estaban negras, repletas de mugre y largas.  El dedo gordo ostentaba la suya como un arma, la del pie izquierdo estaba quebrada de tanto patear la pelota, las tres siguientes no le iban en saga, la del segundo dedo se doblaba hacia abajo cubriendo la punta, los mas discretos eran los dos pequeñitos que se deformaron por el calzado y apenas crecían.  Los pies estaban lejos de la cabeza y la verdad que poca atención les prestaba, hoy se le dio por investigar esa zona olorosa y olvidada, se abrió los dedos y le asombró todo lo que pudo encontrar, barro, pasto y algún hilo desprendido de la media, la verdad, sabía Dios por que los puso lejos de la cara.  Los metió en el fuentón y disfrutó moviendo los dedos mientras enjabonaba  el trapo para las rodillas, otra zona lejana, donde algunos pelillos asomaban a través del callo formado por tanto rezo en la capilla.  Se inclinó y tomó el olor de ambas, también tenían lo suyo pero distinto, estaban secas.  El trapo jabonoso bajaba y subía por la pierna derrochando espuma de un raro color marrón -No olvides detrás de las rodillas...-  desde la cocina la madre sin verlo guiaba la limpieza.  Se enjuagó y tomó la toalla en la quedaban algunos rastros, donde faltó friega pasó el paño, comenzaron a salir rollitos hasta que quedó la piel blanca y tersa.  Apareció mamá con alicates terminando la tarea con rico talco, la verdad que ahora se sentía bien, uñas cortas, pies secos y tibios...mamá me mima, mamá me ama.  El hombre cerró la puerta y mirando sus pies se dispuso a comenzar el día con el recuerdo de tiempos felices, abrazó el recuerdo de su madre con un beso.

22 comentarios:

  1. Y nosotros, todos los días lidiando con sus retobos!!!

    ResponderEliminar
  2. Ciao nonna, le mie vacanze sono finite...purtroppo!! Felice fine settimana a te...ciao

    ResponderEliminar
  3. Querida Abuela, ¡qué relato más enternecedor y bien descrito!. Me ha gustado mucho.
    Besos. Rosa.

    ResponderEliminar
  4. Hola, buenos días!
    Abuela!
    Hermosos recuerdos ...!
    Las madres ... son siempre cuidado con la casa y con los niños. Práctico, sencillo y organizado, siempre están dispuestos a ayudar a todos, higiene prinicpalmente .. Las madres muestran su amor y cariño siempre manifestación explícita de ...
    ¡Gracias!
    Buen fin de semana!
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. tierna,como siempre. En casa no teniamos agua corriente, habia que sacarla del pozo, la ropa se lavaba en el rio...asi que la higiene era un ritual semanal,pero curiosamente nunca olíamos mal, las comidas eran más sanas.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Dios La Bendiga Abuela Preciosa.
    Es Reconfortante Recordar Esas Cosillas Que Con Tanto Ajetreo A Veces Se Nos Olvidan. Nuestras Madres Joyas Son, Regalos De Dios. Le Mando Abue Un Gran Abrazo Y Hermoso Fin De Semana. Recibe Mis Oraciones Por Su Vida Y Familia. Glorifico Eternamente A Yeshua Hamashiaj Amen Y Amen.

    ResponderEliminar
  7. Las madres todos los dias batallando con los peques.
    Un relato lleno de ternura.

    Besotes amiga.

    ResponderEliminar
  8. Un buen relato, las madres siempre preocupadas por la higiene de los hijos.
    Me ha gustado como lo describes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Es de creer que, por algo, se llega a ser madre. No sólo por la necesidad de un recuerdo.

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
  10. Precioso mi querida amiga, me remontaste a la bella epoca de mi niñez con este tirno relato, cuanto de bueno les debemos a nuestros padres y abuelos, que con su ejemplo aprendimos tanto.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  11. Simpáticos chamacos que le huyen al baño.

    Un abrazo, querida Abuela

    ResponderEliminar
  12. ¡¡Como me ha gustado el cuento!!
    El hombre que evoca su niñez en un acto tan cotidiano como el de lavarse y cortarse las uñas de los pies.
    Besos poéticos

    ResponderEliminar
  13. hola,
    tenes un blog muy bonito :)
    me encanto, te sigo...
    saludos desde: http://www.mi-mundo-flash.blogspot.com.ar/

    ResponderEliminar
  14. Abu, es en verdad tiernísimo y precioso. Y creo que muy real. Me ha gustado aunque me ha dado una extraña melancolía.
    Besos, querida Abu

    ResponderEliminar
  15. Los recuerdos, Amalia, los recuerdos de nuestra madre...

    Un saludote enorme, que tengas linda semana.

    ResponderEliminar
  16. Bello relato , el final precioso. Buena semana para ti Abue

    ResponderEliminar
  17. Amalia. Recuerdos de esa índole te ayudan a sobrellevar esta cosa indefinible, dura y refractaria al conocimiento que llamamos vida. La mía está gobernada por los dulces recuerdos y enseñanzas de mi abuela Sofía, que hizo de mí un hombre (no digamos bueno) pero si un poco mejor.

    ResponderEliminar
  18. Simplemente tierno y bello. Me ha encantado.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  19. ¡Ay las madres de aquellos tiempos!
    La mía a veces cuando esperábamos el metro me miraba las orejas y a veces cn la punta de pañuelo y un poco de saliba me las repasaba y es que coin aquella luz se veía mejor.
    Besos, Montserrat

    ResponderEliminar
  20. ¡Qué buen final!
    Felicitaciones, Abuela.

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.