Me siguen...

Traductor

jueves, 27 de septiembre de 2012

MANJAR DE SOL

El plato celeste con flores azules en los bordes, le ofrecía al niño aquello que los estudiantes usamos como ejemplo práctico de una célula, ahi estaba,  rodeado de hermoso disco blanco que desvanecía su consistencia al trepar el pequeño domo amarillo, el huevo.  Tan perfecto se veía,  que no sabía como comerlo sin romper su belleza.  Tomó un fino grisin y cuidadosamente pinchó la membrana blanquecina, la yema líquida se pegó al palito de pan y lo llevó a la boca.  El huevo parecía un ojo gigante que lloraba una lágrima color de sol, que dejó su rastro hasta llegar al plato, donde al enfriarse se espesó quedando desechada por el comensal.  El orificio se convirtió en un crater, el huevo estaba roto y vacío ya no tenía atractivo, el niño se retiró de la mesa  dejando a medio comer la gran célula inmolada...

24 comentarios:

  1. Hola Abuela, estoy de nuevo leyéndote, qué como siempre es para mi un deleite adentrarme en tus sencillas y profundas historias. Me encanta ese manjar de sol con el que hoy nos deleitas. Un abrazo muy fuerte y mi cariño especial para ti.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, es que lo más sabroso para los niños es la yema (lo digo porque lo recuerdo :)) Con el tiempo aprendes a apreciar las dos partes de la "célula".

    Un placer el plato que hoy nos ofreces.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  3. Hola Abuela, creo que nos hemos cruzado, yo aquí, en mi blog. Las energías son así. Está muy ríco ese manjar de sol, y es muy atrayente a la vista. Me encanta lo que has escrito. ¡Qué desilusión para ese niño, verlo todo roto!
    Un beso y buenas noches.

    ResponderEliminar
  4. Mi querida amiga, disculpe mi tardanza en llegar a su casa.
    Me deleitado en sus bellas letras,con un huevo y un niño, ha creado una bella historia.
    Gracias
    Con ternura le dejo un beso
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  5. Que lindo, de seguro solo le gustaba lo blandito del huevo. Me lo disfruté mucho muy vívido.

    Saludos querida Amalia.

    ResponderEliminar
  6. Te acuerdas del batido de huevo con azúcar. Qué rico!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  7. El plato, sus detalles y esa delicia a medio comer!!!

    Buenas noches, Amalia. Saludos hasta allá.

    ResponderEliminar
  8. Hola, buenas noches!
    Abuela ....
    imaginar la decepción de que el niño vea el huevo roto ..
    ¡Gracias!
    Buen Jueves!
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Un placer disfrutar de tus relatos, como este en que nos describes la belleza del huevo tan perfecta, y la desilucion de un niño al terminar con ella.
    Amiga, mi abrazo de siempre, fuerte y calido.

    ResponderEliminar
  10. Me encanta leerte abu, sentía en el gusto el sabor del huevo rico,rico, jejeje.A mis nietos les emcanta mojar el pan.Feliz finde.Besitos.

    ResponderEliminar
  11. La pequeña escena es una Obra Maestra...

    ResponderEliminar
  12. Lindo cómo convertiste una simple cosa en un texto grandioso, y me despertó el deseo de disfrutar de una yema de huevo bien rayuela.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  13. Muy divertido, pero una historia que también nos deja ver, como el hombre en su temprana edad es prácticamente intorlerante a lo que ya no guarda lógica. Nuestra naturaleza es así, nos dejamos llevar por las cosas lógicas en la vida, a pesar de que la lógica no todo el tiempo es como lo esperamos. Me gustaron mucho las metáforas que usaste en este relato. Muy divertido y muy interesante.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Qué curioso cómo adornar una cuadro tan simple con palabras y dotarle de cierto suspense.
    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Los huevos fritos, tienen algo de soletes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Muy buena descripción de ese rico huevo. Que tengas un buen fin de semana. Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Biología y vulcanología en un mismo plato, abu. ¡Qué arte! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Hola Abuela.
    Me ha gustado mucho tu narración! que tengas un bonito fin de semana!
    Un cariñoso abrazo!

    ResponderEliminar
  19. Una buenísima narración, un placer es leerte, te deseo un buen fin de semana.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  20. Estimada hermana, gracias por este compartir, Dios se revela en muchas cosas que a veces no esperamos, Él es también ese manjar que alimenta nuestra alma interior,ese sol que ilumina nuestro caminar, hermana hay un silencio que es el silencio interior a pesar de los ruidos cosmicos que puedan exisrir en nuestro alrededor, hay un silencio que está en lo profundo de cad unoese silencio que es el silencio de Dios, un silencio que nos ayuda a no perder la Paz, aun en medio del ruido, gracias por su deseo de Dios y su sed de ÉL, que Dios sea con usted.

    ResponderEliminar
  21. Ni más ni menos que un insatisfecho resultado. El hambre que devora y se come a si misma.


    Un abrazo amiga

    ResponderEliminar
  22. Hola Abuela , una manera muy original de detallar y describir , la manera de que el niño se comiera un huevo , la verdad al principio penese ...!!Que queseria¡¡ lo que se estaba cominedo ,hasta que descubri que era un huevo frito ,jajajajaja , la verdad es que se me hace la boca agua , ya que ahora me apetece comerme un huevo frito ,jajajaja besitos de Lm.

    Pd: Cuando puedas y si quieres en mi cementerio hay un relato nuevo , se llama "El Crupier" feliz Sábado .

    ResponderEliminar
  23. Te ha quedado de un poético, Abu, precioso.
    Y los niños, siempre tan espontáneos y tienos.
    Te abrazo fuerte, querida Abu

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.