Me siguen...

Traductor

lunes, 1 de octubre de 2012

PEQUEÑITA CRÓNICA URBANA

Sintió el ardor quemante del acero entrar en su cuerpo, vio la mirada de su atacante reconociendo esa furia en la mano que blandía la navaja.  Mientras caía se dijo -así que esta será mi muerte...-  morir por nada, ni nadie, ser un acto numerario en las estadísticas.  La sangre se derramaba, corría por las baldosas abandonando sus vasos sanguíneos  el pequeño río dejaba a su paso minúsculas fibrillas de coágulos,  ya casi no fluía.  Una hormiga asombrada agitaba sus antenas tratando de descifrar el obstáculo en su camino, un curioso se agacho y fijó los ojos en los suyos ya sin movimiento - este hombre murió- dijo.  Yo mismo sentía la masa de mi existencia inerte y despojada.  Las hormigas animadas por la quietud y frialdad comenzaron a trepar el cuerpo, el curioso sintió su zapato adherido al piso al espesarse la sangre que pisaba.  Llegó la morguera y en una sucia bandeja de latón pusieron el cuerpo y se lo llevaron.  Una vida sin historia trascendente, una persona común, igual que el matador, despareció en la tragedia de un encuentro que nadie sabe por que sucedería.  Solo fue la muerte que paseaba disfrazada de fracaso y ambición,  y se cargó al primero que encontró.

27 comentarios:

  1. Somos apenas humo, que se esfuma...

    ResponderEliminar
  2. Una crónica muy fuerte y descarnada, amiga, pero lamentablemente cada vez más real!
    Me impactaron sus palabras en este conmovedor relato...

    Abrazo azul desde mis costas que la esperan...

    ResponderEliminar
  3. Por no ser no somos nada, y en cualquier momento ni de la vida somos dueños.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. UFF!! Mi querida abuela, una historia estremecedora y muy bien contada.
    Un beso y buen día

    ResponderEliminar
  5. No sabemos nunca donde tenemos nuestro destino y esta estremecedora historia lo demuestra .


    Abrazos amiga desde esta ciudad que es Barcelona en Catalunya

    ResponderEliminar
  6. Hola, buenas tardes!
    Abuela
    Sad .... muy angustiado y tiene sentido común, me encontré deseando que ... realidad no es muy parecido a la literatura, ha sido posible, por lo menos, me eclipsó estos hechos por pequeña rutina que te mate ..
    Gracias por el cariño de la visita!
    Tengan una linda semana!
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Lo de pequeñita crónica, tengo que debatirlo contigo. "La cosas buenas si son breves, dos veces buena" Saludos desde Sevilla

    ResponderEliminar
  8. Buenas tardes, abu. Me llegó la espesura salada de la sangre sobre el suelo. Tus palabras dieron en el clavo y la escena quedó diáfana y suculenta. El detalle de la hormiga, genial. Besos.

    ResponderEliminar
  9. Una historia fuerte, Abuela, me ha gustado lo de la hormiga... Un beso y mi cariño. Escribes genial. Te quiero.

    ResponderEliminar
  10. Un drama: la escritora se cansa de un personaje y le mata.
    Aquí el personaje es su muerte, no sabemos nada más de él que se muere y que es uno más entre los unomases, el grueso de los mortales.
    Escribe todo haciéndolo agradable.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. La muerte siempre se disfraza de lo mismo, aunque queramos darle otro nombre.

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
  12. Macabro, violento... y muy real.
    Te felicito, Abuela, me encantó.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  13. Nena, drama excelentemente narrado, sos una genia. Besitossssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  14. Una auténtica crónica urbana, nunca mejor dicho Abuela. Toda nuestra existencialidad se disuelve en un momento bajo la incompresión del cielo, el nuestro propio. La vida sigue atravesándonos.
    Fuerte narración, muy precisa, muy bien escrita.
    Un abrazo inmenso

    ResponderEliminar
  15. Hola Amalia.
    Demuestra este relato lo frágil del cuerpo humano.
    Como un induividuo puede terminar con al vida del prójimo o con su propia vida por desperación.
    Besos, Montserrat

    ResponderEliminar
  16. Hola Abuela , ese fue un mal día para la pobre víctima un relato extremecedor , te pone los pelos de punta , muy bien escrito besos de Lm.

    ResponderEliminar
  17. Hola Abuela.
    Excelente tu forma de narrar este conmovedor relato!
    Un cariñoso abrazo amiga y linda semana!

    ResponderEliminar
  18. EXCELENTE RELATO. EXCELENTE IMÁGENES. ME TRAMA.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  19. Un relato desolador,pero real como la vida misma...Aparentemente la vida y la muerte pasan sin explicación,pero todo tiene su lógica interna,todo tiene su sentido...
    Mi felicitación por la maestría de tus letras,que nos llegan directas...nos sorprenden,nos emocionan...
    Mi abrazo inmenso y feliz semana,compañera de letras.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  20. Amiga: Que triste final, pero más triste aún es la indiferencia con que escuchamos y vemos la muerte de un ser humano. ¿Por qué?, es que ya son tantos los muertos que se nos ha acabado el asombro.
    Por lo menos en México ya se habla de 80,000 muertos, al final del sexenio del presidente Calderón.
    Dios nos libre del mal, querida amiga: Doña Ku

    ResponderEliminar
  21. Mi querida y buena amiga, ando sin tiempo, como ya es habitual, pero deseo decirle que mi blog cumple tres años de estar a su lado y ustedes en el mío. Hay más noticias que allí les dejo.
    Con ternura
    Sor.cecilia

    ResponderEliminar
  22. Qué dura, triste, y tan cierta historia, querida abuela: morir es anda como dicen, y al morir sólo somos un número más para engrosar las estadísticas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  23. Estimada hermana, gracias por este compartir, la vida esta llena de grandes cosas, pero lo unico es que todo Dios lo permite para el bién de cada uno, Dios sea con usted.

    ResponderEliminar
  24. Ahí si, cosas de la vida. Una fotografía de un suceso cotidiano muy bien relatado.

    ¡¡FELICITACIONES!! Amalia.

    Voy regresando.

    ResponderEliminar
  25. La muerte se complace en ser cruel. A menudo no deja ningún consuelo, y en algunos casos ni siquiera un recuerdo.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  26. En el lugar y el momento equivocados, es cuando ella se aprovecha...

    ResponderEliminar
  27. ¡Ah, la vida, querida Abu!
    Nos trae y nos lleva, sin explicaciones.
    Besos

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.