Me siguen...

Traductor

domingo, 13 de enero de 2013

DIMENSIONES HUMANAS

En ese amanecer los altos tacones ya no tenían el brillo de la noche, la media de seda rota dejaba ver los dedos del pie donde aun lucían las uñas restos de color.  Se sentó en un hito de la ruta y lentamente contaba su dinero, pasó un camión y tocó bocina, ella lo ignoró.  Llegó a la humilde casa y se bajó de los tacos, como estaba se tiró en la "catrera".  Sonó el despertador, comenzó a vestirse para ir a estibar al puerto, pañuelo al cuello, boina y una larga  faja de paño negro enrollada en la cintura que sostenía sus riñones y donde acomodaba su facon con empuñadura de plata.  Le decían el Chino por sus rasgos aindiados, le temían, varios duelos cargaba su daga y era el mas macho entre los hombres.  Como era la mas fémina entre las mujeres cuando caminaba la ruta por las noches.  Se movía como pez en el agua en sus dos roles, su lucha acabó cuando aceptó el misterio de su vida, era un ser que vivía dos existencias, pasando de una esencia a otra evitando la tortura de no ser en ninguno de sus estados.

20 comentarios:

  1. Descubrió que no había que elegir, sino que era los dos. A partir de entonces seguro que fue mucho más feliz.

    Feliz tarde de domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, lo primero que hay que hacer para vivir en paz, es eceptarse uno mismo, conseguido ésto, te puedes comer el mundo. Besicos de nieve.

    ResponderEliminar
  3. Una vida con dos caminos muy diferentes. Saludos amiga es placer pasar por tú espacio.

    ResponderEliminar
  4. Oi Amália.
    A felicidade está em se aceitar como é para viver em equilíbrio e encontrar a paz tão almejada. Uma ótima semana. Beijinhos no coração
    Gracita

    ResponderEliminar
  5. Muy buen relato. Muy bueno para pensar en domingo, ja ja ja. Aceptarse es lo primordial. Besos nena.

    ResponderEliminar
  6. Seguro que al aceptarse tal como era, fue su felicidad,pero cuantas personas no lo quieren hacer y se encuentran en tal dilema que por ello no pueden ser felices.
    Me ha encantado tu escrito amiga.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  7. Gracias abuela por pasar a saludarme. Tu entrada de hoy me recordó lo que me dijo un alumnito: -Mi tío trabaja de travesti en la ruta-
    A veces la miseria obliga a esas cosas.
    Beso de otra abuela desde Mardel y buen año para vos

    ResponderEliminar
  8. Ser y no ser, toda una contradicción.

    Excelente texto.

    Una aclaración, Abuela, por su comentario en este blog: http://garciachenzohistorietas.blogspot.com.ar/

    Tanto Matías como yo somos argentinos, así que lamentablemente conocemos bien de cerca las cosas a las que hace referencia...

    Saludos y Suerte

    J.

    ResponderEliminar
  9. ¡Qué bien lo has relatado! "Lo bueno si breve, dos veces bueno"
    Un abrazo:)

    ResponderEliminar
  10. Muy bello relato, querida Abuela. Tan oportuno para estos tiempos de intolerancias de todo tipo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Como vivir dos veces. Muy bien logrado relato
    Abrazo

    ResponderEliminar
  12. Por eso es mejor no ser el más macho, aquellos que quieren ser el superlativo de lo que pretenden, resultan escondiendo otras vidas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. La realidad de tantos y tantas, doble existencia, prejuicios. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Hola abuela
    Un buen relato, el aceptarse uno tal y como es es encontrar la paz con uno mismo.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  15. Triste y cruda historia querida amiga, complicado cuando uno no sabe que camino llevar en la vida. Besitos y feliz día.

    ResponderEliminar
  16. Fíjate Abuela, que cuando yo era pequeña había un "catre" muy cerca de donde estaba la cuadra de las mulas, y´allí dormían los que cuidaban las mulas. Veo que allá, hablas de la "catrera" Qué curioso, que es una palabra que aquí ha desaparecido y parece que allí todavía existe, cuando dices "se tiró en la 'catrera'" Me encanta leerte. Un beso grande.

    ResponderEliminar
  17. Brillante!!!! Hermosa descripción de un ser que en parte está dentro de cada uno y cada una, tus ojos hermosa abuela ven más allá de lo que muchos ven.

    Que bueno tener el placer de leerte.
    Gracias…

    ResponderEliminar
  18. Triste, pero muy real...
    Muy bueno, Abuela.

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.