Me siguen...

Traductor

lunes, 25 de febrero de 2013

LLORA FLORCITA...

Llora la flor, no sabe como ni quien le robó su cielo.  Deambula la calle contando bolitas de polvo que forman las gotitas de sal al caer a tierra.  La lágrima es envuelta por el guadal y la lleva rodando unos centímetros hasta que ya no tiene dolor que sorber y queda seca, como un lunar en la huella.  Cuando despertó el bebé no estaba prendido a su pecho, arrastró su debilidad y salió en su busca caminando lento bajo el sol quemante, la sed abrazaba su cuerpo necesitado de líquido por la gran pérdida en el alumbramiento.  Se sentó a la sombra de un árbol y el frescor la adormeció.  Lloraban sus pechos blanco maná que bajaba en torrente, su vientre vacío reclama el fruto perdido, dolores ajenos a la inocencia rompían el velo de la infancia robada.  La niña madre si sobrevive al trauma del parto, con el tiempo resignará su pena, la soledad será su compañera y comprenderá que su hijo quizás viva feliz.  También entiende que sus destinos nunca serán compartidos, pero al menos tendrá la fantasía de imaginar grandes sueños para él.

29 comentarios:

  1. cuantas historias como esta existen todavía. He conocido a una joven mujer de más de treinta años que aun buscaba a la niña que tuvo a los quince, sus padres, junto al pastor de su Iglesia la entregaron al nacer, pues consideraban que ella no iba a saber cuidarla y para los abuelos sería una carga.
    Historias que parecen de novela y son reales.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  2. Que linda historia, parece real. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Una historia muy real de las cuales ahora muchas salen a la luz y que tienen que ser tremendas para las que lo han vivido.
    Gracias por pasarte ppor mi casa y tus bonitos comentarios.

    Un abrazo bien grande

    ResponderEliminar
  4. Pase a visitarte y a desarte una semana con buenos logros.

    Cariños

    Frase de la semana:

    "Todos deseamos mejorar el mundo, y todos podemos hacelo con solo empezar por nosotros mismos."

    (anónimo)

    ResponderEliminar
  5. UFFFFFFFF, TEXTO QUE MUEVE FIBRAS...!!
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  6. Una historia muy bien contada y con visos de realidad...¡¡Cuántas niñas madres deambulan por el mundo!!
    Verdaderos traumas,que marcan emocionalmente y nunca se superan...Estas niñas crecen apresuradamente y esa herida es una cicatriz eterna,que arrastran de por vida...
    Mi felicitación por tu post solidario y generoso y mi abrazo inmenso por tu buen hacer,compañera de letras.
    Feliz semana.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  7. Cuanta ayuda y cariño necesitaría esa niña-madre, todas las niñas-madres del mundo de antes, ahora y siempre !!

    ResponderEliminar
  8. Me has conmovido, la historia no es para menos ¡qué terrible experiencia! Le queda el consuelo que tal vez su hijo sea feliz, pero a ella ¿qué vida le espera?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Cuantas madres sufren la ausencia de sus hijos y viven para siempre esa tristeza. Esto está ocurriendo hoy, también hoy, es horrible que esto pase en el mundo civilizado? Un beso Abuela, buen relato!

    ResponderEliminar
  10. Amiga tus relatos consiguen mover las fibras mas profundas, y es que al leerte es inevitable pensar en tantas florecitas que van por ahi sufriendo su pena, esta es la realidad.
    Un fuerte abrazo y una linda semana.

    ResponderEliminar
  11. La realidad supera a la ficción. Pensemos que solo es una pesadilla de la fantasía.

    ¡Saludos Nona, un abrazo!

    ResponderEliminar
  12. La pérdida que desgarra...Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. No sé si este relato está inspirado en algún caso de verdad, lo cierto que es muy bueno. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  14. Texto que no por triste deja de ser muy bello. Me impactó la ternura y la delicadeza con que tratas esta dramática realidad de muchas niñas que son madres precoces y se ven obligadas a abandonar su criatura (muchas veces sin su consentimiento). Me sacaste un lagrimón, muchacha.

    ResponderEliminar
  15. Hola abuela la verdad es que es un relato desgarrador a la par de real ; aquí en españa hay muchos casos parecidos o de niños que han sido robados besos de Lm.

    ResponderEliminar
  16. Hola mi querida amiga, un relato ciertamente muy triste, lavida nos golpea constantemente, pero hemos de seguir ofreciendo esperanza.
    Gracias
    Con ternura.
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  17. Un cielo robado para siempre...
    Estremecedor, Amalia.

    Saludos y que estes muy bien!!

    ResponderEliminar
  18. Es muy poético, muy triste y tremendamente conmovedor.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Debes saber que en España están saliendo cientos de historias de bebés robados en los años 50, 60, 70, 80...en fin, una desvergüenza más de este país.
    Besos, querida Abu.

    ResponderEliminar
  20. Que triste y conmovedor relato Abuela, muy triste!!!
    Un besito...

    ResponderEliminar
  21. Muy triste.
    Los vientres siempre vuelven ha llenarse,mientras se van vaciando las ilusiones. Una mujer es un vientre primero, una mujer después. Los hombres...simples sembradores que jamás conocerán en vivo y en directo el dolor de un parto.

    Un abrazo amiga

    ResponderEliminar
  22. Es muy triste pero muy real. Enhorabuena

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
  23. Qué delicia abuela reencontrarme contigo. Triste, hermoso y real como la vida misma. Gracias por dejarme pasar a tu rinconcito. Besos.

    ResponderEliminar
  24. Recien estoy conociendo el mundo de los blogs y encontre el tuyo y me ha gustado lo que escribes.
    Un cariño.

    http://historiarealdecarmen.blogspot.com.ar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen Real no puedo entrar a tu blog, saludos amiga

      Eliminar
  25. Qué triste relato, querida amiga! Muy real, me has commovido!Me gustò venir a tu blog, un abrazo

    ResponderEliminar
  26. En el Dia Internacional de la Mujer, recibe mi abrazo, acompañando estos sentires para que mimen tu ser:

    En lo femenino la ilusión es realidad
    En lo femenino la gota de rocío es alimento
    En lo femenino el beso no es una casualidad
    (Frag: Jose Luis Padilla)

    Cariños

    ResponderEliminar
  27. Triste micro, con sentimientos muy profundos. Me gustó, Abuela.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.