Me siguen...

Traductor

lunes, 7 de octubre de 2013

PINTOR DE LUZ

El patio del solar era reflejo del país tropical, se confundía la fronda con las flores de enormes corolas y largos arlos. Protegido del sol estaba el pileton donde se lavaba la ropa de la casa, ese rincón olía a agua fresca, a jabón de ese que se hacia en larga barra y se cortaba en trozos para el uso diario, olía a coco y lavanda.  Un gorrión bebía la lágrima del grifo, el sol y la briza cálida invitaban a quitarse la blusa y darse un refrescon.  Repetía en silencio - gracias por el agua... gracias por el agua... - y arrojaba manotazos sobre su torso, animada por la soledad  deja caer la pollera y se introduce en el pileton.  Con las piernas dobladas sobre el pecho sintió correr el agua cristalina sobre su cuerpo , apoyó la cabeza en la pared y se dejó estar,  miraba los islotes que hacia el agua en la piel donde había cuajado el sudor, rodeaba la zona y seguía cayendo.  Tan quieta estaba,  que un picaflor bajó a la altura de los ojos y bebió la gota de su pelo.  Adormecida la niña-mujer soñaba con amores de fantasía, mezcla de inocencia y caramelo.   En la penumbra del follaje, el pintor robaba la imagen plasmándola en la tela.  No había modelo que posara la pureza de la inocencia...

28 comentarios:

  1. Un lindo relato.

    Que gusto verte de nuevo Amalia, espero que sea por largo tiempo.

    Un saludo cariñoso acompañado de un abrazoz.

    ResponderEliminar
  2. Es muy bueno leer lo que escribes, Amalia! Me alegro de que hayas vuelto, un abrazo cariñoso

    ResponderEliminar
  3. Amalia , que relato tan bello...tan vivido que me ha parecido estar allí ...besos

    ResponderEliminar
  4. Gracias mi buena amiga por pasar por mi blog en su 4º aniversario, siempre recordaré su primera visita ¿Se acuerda?
    Bien, un excelente relato corto con un buen mensaje, plasmar la inocencia.
    Mil gracias
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  5. Cuadro vivo, un relato que nos hace ver detalles de una tela imaginada y real.
    ¡Hermoso!

    mariarosa

    ResponderEliminar
  6. Amalia, nos has relatado de maravilla...Cómo el agua disfruta refrescando el cuerpo de una niña, cómo el picaflor bebe de su pureza y cómo el pintor plasma en un cuadro su bella inocencia...La naturaleza nos cuida, nos alimenta y nos ama, sólo hay que confiar en ella y disfrutarla, mientras el Creador nos mira siempre admirado y cercano...
    Mi felicitación y mi abrazo grande, compañera de letras.
    Feliz semana.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  7. La naturaleza siempre nos habla y nos da la belleza, unida a la inocencia y al arte, el cuadro ha de ser completo. Me encanta.

    ResponderEliminar
  8. Nena te has venido con todo, hay tanta pureza en tu escrito, me encantó. Gracias por publicar.-

    ResponderEliminar
  9. Un agradable y soñador rinconcito, donde la naturaleza y la inocencia están presente. Precioso relato mi querida Amalia. Gracias por compartir tus letras. Te dejo un fuerte abrazo . Feliz día.
    Lola Barea.

    ResponderEliminar
  10. Ante todo bienvenida de nuevo y a más nos traes un relato puro y de una belleza que nos imaginamos maravillosa.

    Un abrazo y espero seguir leyendo tus bonitas historias.

    ResponderEliminar
  11. ME HACÍAN FALTA TUS RELATOS DE LA TIERRA.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  12. Y yo recuerdo, cuando era pequeña, ver ese pilón en el que se lavaba la ropa, estaba al lado de una gran higuera, era un rinconcito con encanto.
    Lo has escrito tan bien que, por un momento, he visto ese cuadro con la niña bañándose bajo un sol de verano.
    Ha sido un placer visitarte hoy.
    Te dejo un fuerte abrazo con mis cariños.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  13. ¡Hermoso escrito Abuela Frescotona!. Me ha gustado mucho.
    Abrazos. Rosa.

    ResponderEliminar
  14. Να είστε καλά και πάντα ευτυχισμένη!:-)

    ResponderEliminar
  15. ¡Bienvenida! Se te echaba de menos.
    (Creo que los comentarios de estas dos entradas se me han cruzado)
    Abrazo Inmenso Abu.

    ResponderEliminar
  16. Se siente la cadencia del pincel sobre la tela... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Que bonito amiga, una escena perfecta para la mano del pintor.Encantada de tu vuelta.Besitos.

    ResponderEliminar
  18. Genial, Abuela; asimismo, qué buen final, completamente inesperado (por lo menos, para mí).
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  19. Hermosisimo amiga, ese final es maravilloso, cierras con broche de oro tu relato!
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  20. Pintar la luz o, más bien, hallar la luz en plena oscuridad, ese sí es un don. Bello relato.

    Un abrazo para ti, Abuela

    ResponderEliminar
  21. Gracias por la magia de tus letras, bienvenida.

    María

    ResponderEliminar
  22. Qué gusto me da volverte a tener en el ciberespacio, querida Amalia. Mucha falta me hacían tus palabras llenas de ternura y poesía.

    ResponderEliminar


  23. Regálale a los demás el brillo de tus ojos...
    ese precioso brillo que proviene de tu alma;
    sin ocultarlo detrás de cualquier modesta escusa,
    puede que algún ser humilde precise de esa dulce mirada...

    Un abrazo soñando
    y un beso amando

    Atte.
    María Del Carmen

    ResponderEliminar
  24. Feliz de leerte nuevamente Amalia querida!!! Maravillosos tus trabajos y aplaudo tu calidad de esscritura.
    Gracias por tu visita a mi blog y dulce mensaje.
    Abrazos y besos
    Buen Fin de Semana
    Raquel Luisa Teppich

    ResponderEliminar
  25. Que linda y fresca la mañanita,,, así empieza una bella poesia, me ha recordado esos magicos instantes tu bello escrito, un abrazo feliz Amalia,

    ResponderEliminar
  26. Hola Abuela , un relato muy bonito , y que mejor modelo que una chica joven labandose en una pileta , me a gustado saber que ya estas de vuelta , besos de tu amiga Flor .

    ResponderEliminar
  27. Has pintado muy bien la ternura.

    Eres magica

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.