Me siguen...

Traductor

lunes, 6 de julio de 2015

VIENTO SUR

La lluvia no cesaba, el ruido de los desagües se eternizaba en lánguidos chorros musicales.  Los pájaros parecían hastiados del tiempo gris, pocos se animaban a volar.  En tantos días de lluvia el silencio crecía y natura parecía adormecerse con sus ramas agobiadas, se amortiguaban los ruidos.  Todo parecía esperar el viento del sur.  Yo miraba el paisaje de a poco me integraba a la quietud, buscaba los animales de la granja especialmente las aves muchas se quedaban donde las sorprendía la tempestad siendo presa fácil de los zorros.  Hubo un tiempo de mi vida en que me sentía protegida y contenida en días como estos, el cambio climático influía en mi ánimo, ahora, con el paso de los años me parezco mas a los árboles, me siento frágil. Las lluvias mansas me recuerdan el otoño, estamos en verano pero creo que mi cuerpo ya llegó a la próxima estación.  Todo huele a humedad, los patos se bañan en los charcos alborotando la tarde.  Ojalá llegue el viento del Sur.

19 comentarios:

  1. Todas las estaciones son favorecedoras de nuevos proyectos .
    Las ilusiones que nunca falten.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hola mi querida Amalia, los días lluviosos son propicios para la melancolía, nos recoge interiormente y afloran recuerdos. Querida, el paso de los años al mismo tiempo que nos hace fuertes por la experiencia de la vida, también nos volvemos más vulnerables. Vendré el viento sur, vendrá.
    Un gran abrazo.
    Sor. Cecilia

    ResponderEliminar
  3. Anche la pioggia estiva qualche volta può rendere malinconica la nostra giornata, ma in questi giorni di grande calura un bel temporale, che non provocasse danni, sarebbe il benvenuto.
    Felice giornata un abbraccio
    enrico

    ResponderEliminar
  4. Precioso, como entregarse al devenir de las estaciones... UN abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Abu, que profundas tus palabras. Quizás las personas que tienen el privilegio de vivir en las latitudes con estaciones tienen una sensibilidad más profunda del paso de la vida que nosotros, los habitantes del trópico. Hermoso eso de parecerse cada vez más a los árboles. Allí está la sabiduría. Un fuerte abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
  6. Que lindo tu relato Abuela!! me encantó!!
    Un besito grande.......buen fin de semana...

    ResponderEliminar
  7. Hermosas, auténticas palabras que narran realidades cercanas. La naturaleza siempre nos habla y en tu prosa se reviven momentos preciosos de la vida misma. Un placer leerte siempre, Abuela. Besos.

    ResponderEliminar
  8. La lluvia me gusta mientras no me moje. De lo contrario, puede hacerme sentir indefensa. En la Cd. de México llueve mucho en verano, la semana pasada llovió todos los días, todos. Llega a ser tan hartante como entristecedor.

    Un abrazo, querida abuela.

    ResponderEliminar
  9. Lo que más me queda de este texto es la idea del cambio, que la lluvia, después de un tiempo, consiga sacarnos los árboles que llevamos por dentro.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Me gusta lo escrito y como lo trasmites... Te mando un beso desde el Sur.... Murcia....

    ResponderEliminar
  11. Precioso Abu. Espero que estés bien, yo ya estoy de vuelta por este mundillo bloguero después de las vacaciones. Un fuerte abrazo. @Pepe_Lasala

    ResponderEliminar
  12. Já tenho saudades da chuva e de ti. Por cá não chove à muitos meses, foi declarado 65% de seca extrema.
    Gosto do teu texto que foca os sinais do tempo. Esperemos bons ventos.
    Beijos

    ResponderEliminar
  13. Ya de vuelta de mis prolongadas vacaciones,vuelvo para dejarte un fuerte abrazo con mis cariños.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  14. Paso a dejarle un beso de ternura esperando que se encuentre bien, cuando mi blog cumple 6 años de vida.
    Sor. Cecilia

    ResponderEliminar
  15. Le deseo que pase unas Felices Navidades.
    Un abrazo.
    Sor. Cecilia

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.